sábado, 19 de marzo de 2016

Filipenses 2,1-11: Humillación y glorificación de Cristo

Filipenses 2,1-11
Domingo de la 26 Semana del Tiempo Ordinario A,
Martes de la 31 Semana del Tiempo Ordinario II,
Domingo de Ramos: ciclos A,B y C

2,1-4: La unidad en el amor
2:1 Si la exhortación en nombre de Cristo tiene algún valor, si algo vale el consuelo que brota del amor o la comunión en el Espíritu, o la ternura y la compasión,
2:2 les ruego que hagan perfecta mi alegría, permaneciendo bien unidos. Tengan un mismo amor, un mismo corazón, un mismo pensamiento.
2:3 No hagan nada por rivalidad o vanagloria, y que la humildad los lleve a estimar a los otros como superiores a ustedes mismos.
2:4 Que cada uno busque no solamente su propio interés, sino también el de los demás.

2,5-11: La humillación y la glorificación de Cristo
2:5 Tengan entre ustedes los mismos sentimientos de Cristo Jesús.
2:6 Él, que era de condición divina, no consideró esta igualdad con Dios como algo que debía guardar celosamente:
2:7 al contrario, se anonadó a sí mismo, tomando la condición de servidor y haciéndose semejante a los hombres. Y presentándose con aspecto humano,
2:8 se humilló hasta aceptar por obediencia la muerte y muerte de cruz.
2:9 Por eso, Dios lo exaltó y le dio el Nombre que está sobre todo nombre,
2:10 para que al nombre de Jesús, se doble toda rodilla en el cielo, en la tierra y en los abismos,
2:11 y toda lengua proclame para gloria de Dios Padre: "Jesucristo es el Señor".

No hay comentarios: