sábado, 25 de febrero de 2017

1 Corintios 4,1-5: El juicio reservado a Jesucristo

Domingo de la 8 Semana del Tiempo Ordinario, Ciclo A

El juicio reservado a Cristo
4:1 Los hombres deben considerarnos simplemente como servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios.
4:2 Ahora bien, lo que se pide a un administrador es que sea fiel.
4:3 En cuanto a mí, poco me importa que me juzguen ustedes o un tribunal humano; ni siquiera yo mismo me juzgo.
4:4 Es verdad que mi conciencia nada me reprocha, pero no por eso estoy justificado: mi juez es el Señor.
4:5 Por eso, no hagan juicios prematuros. Dejen que venga el Señor: él sacará a la luz lo que está oculto en las tinieblas y manifestará las intenciones secretas de los corazones. Entonces, cada uno recibirá de Dios la alabanza que le corresponda.

No hay comentarios: