sábado, 27 de febrero de 2010

EL EVANGELIO DE LA SAGRADA FAMILIA: La Transfiguracion

EL EVANGELIO DE NAZARET

          La Transfiguración:
          Mateo 17,1-8
          Marcos 9,2-8
          Lucas 9,28-36


APRENDER A MIRAR A JESUS CON LOS OJOS DEL PADRE

Poco antes del episodio de la transfiguración, Pedro nos dice quién es Jesús: "Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo", Mateo 16,13-19; Marcos 8,27-29; Lucas 9,18-20

En el evangelio de Mateo, Jesús alaba a Simón (Pedro) porque "ningún hombre te ha mostrado esto, sino mi Padre". Ahora, otra vez..., el Padre le dice a Pedro, Santiago y Juan: "Este es mi hijo amado, escuchadle".

Estas "repeticiones" del Padre no se deben a su "mala memoria" (en mi casa diríamos que el Padre se está haciendo mayor y repetirse es síntoma de que comienza a "chochear"), sino un AVISO para el discípulo y para la comunidad que escucha el evangelio.

Cuando el Padre repite sus palabras es porque sabe que todavía no hemos eschuchado o comprendido; vaya, que todavía no nos hemos enterado! Así que Jesús lleva a Pedro, Santiago y Juan, a lo alto de una montaña para ver si estando más cerca de las "alturas" hay alguna posibilidad de que escuchen mejor.

Para Pedro, volver a escuchar lo que a su modo ya había dicho antes, fue una señal. La misma señal descubrirá cuando Jesús le pregunte varias veces seguidas: "¿Pedro, me amas?" "Tú sabes que te amo" contestará, sin embargo, Pedro siente que algo se está rompiendo en su interior: algo está muriendo y algo está naciendo dentro de él, aunque todavía no sabe qué o quién es.

NUEVO Y ANTIGUO TESTAMENTO

No nos debe pasar desapercibido el cambio de actitud del Padre. En el Antiguo Testamento el Padre parece arrepentido de habernos creado "a su imagen y semejanza" (Génesis 1,26). Sus hijos le han decepcionado profundamente, de modo que... se las apañen solos. La separación entre el Padre y sus hijos es tal, que "ver al Padre" significa "despídete porque vas a morir!". Cuando Moisés pregunta: "¿Quién eres?" la respuesta es: "Yo soy el que soy!", o dicho de otro modo: "Ya te irás enterando..."

En realidad, el Padre sigue intentado que sus hijos aprendan de otro modo lo que deberían haber aprendido a su lado. Solo así tiene sentido que el Padre envíe a su Hijo, "no para condenar al mundo sino para salvarlo". Sin embargo, el problema entre nosotros sigue siendo el mismo: Adán y Eva vieron al Padre con sus "nuevos ojos" y quedaron temerosos y confundidos. El mismo problema tienen Pedro, Santiago y Juan: "Eschuchan al Padre" con los "oídos de de sus antepasados", y siguen temerosos y confundidos.

PEDRO

En el evangelio de Marcos y Lucas (Mateo es más discreto), Pedro intuye que deberían "hacer algo" pero no sabe el qué. Por este motivo, se le ocurre la idea de "levantar tres tiendas o hacer tres chozas". En realidad, Pedro no está del todo desacertado: ¡el Padre no los quiere pasivos!, por eso les dice a los tres: "Escúchenlo".

Para el Padre, "escuchar" es mucho más exigente que "poner el oido". "Escuchar" quiere decir: "¡Espabilen de una vez y hagan lo que él (Jesús) les diga!"

SIN EMBARGO, SIGUEN SIN ENTENDER

Los evangelistas, Mateo, Marcos y Lucas, dejan muy claro al final del episodio que los discípulos seguían sin enterarse. Los tres nos están diciendo que no conocemos al Padre y al Hijo, que no entenderemos sus palabras "solo poniendo el oído". Hay que caminar, hay que bajar de la montaña donde nos hemos subido para volver a subir con la intención purificada.


martes, 23 de febrero de 2010

LA NUEVA EVANGELIZACION Y LA ESPIRITUALIDAD DE LA SAGRADA FAMILIA

Espiritualidad encarnada,
histórica y de comunión

La espiritualidad de la Sagrada Familia se nos muestra a través de los miembros de una familia o comunidad de fe. Se trata de una espiritualidad encarnada, histórica y de comunión, es decir, basada en el testimonio antes que en la doctrina, en la experiencia antes que en la idea, en el misterio antes que en el silencio. La espiritualidad de la Sagrada Familia forma parte de lo que se ha llamado “nueva evangelización”.

Palabras como “espiritualidad encarnada” o “nueva evangelización”, son explicadas en los libros y en conferencias, sin embargo, la sabiduría que estas palabras comunican no puede ser compartida solamente a través de manuales y lecturas. La nueva evangelización no es una doctrina, sino una nueva manera de “sentir” y ser miembro de la iglesia, de relacionarnos, de celebrar nuestra fe y orar. La nueva evangelización no se produce cambiando solo los libros de texto.

La fe pone en marcha el proceso de conversión alterando nuestros esquemas, prejuicios y seguridades. La gente que nos conoce percibe que algo está cambiando en nosotros porque el modo como nos ven y el modo como los vemos no es el mismo. Más tarde reflexionamos estas vivencias, pero una fe que no se ha sentido en el desierto, la oración, la mortificación, el conflicto, la duda, la promesa... es una fe formada de ideas en vez de experiencias.

La fe desafía nuestras ideas

La nueva evangelización retoma el sentido bíblico de fe, la cual no nace como una “idea” sino como una “experiencia” que a menudo contradice y desafía nuestras ideas. La espiritualidad de la Sagrada Familia es un ejemplo de espiritualidad encarnada, de ahí que la:

a) experimentamos a través de nuestros sentidos, emociones, alegrías y tristezas
b) vivimos y celebramos en familia (iglesia doméstica)
c) compartimos y ofrecemos en comunidad (iglesia local)
d) reflexionamos y meditamos con la guía del evangelio y la tradición de la Iglesia (iglesia universal).

La fe: encuentro con una persona y una familia

La nueva evangelización retoma la experiencia de fe aquellos hombres y mujeres cuyas vidas fueron transformadas por el encuentro con una persona que los llamaba a ser familia (comunidad).

Cuando vivimos nuestra fe como una llamada a la comunión de vida, oración y trabajo con nuestros hermanos/as, nuestra espiritualidad nazarena es profética, sacrificial, redentora y novedosa, sin embargo, cuando nuestros intereses nos alejan de la familia o comunidad a la cual pertenecemos, entonces, nuestra espiritualidad nazarena se deteriora hasta el punto de hacerse irreconocible e inútil para los planes de Dios.

La espiritualidad nazarena no es una ideología que limita nuestra experiencia de Dios a unas explicaciones o doctrinas. Se trata de una espiritualidad siempre en gestación y, por tanto, siempre trayendo nueva vida al pueblo de Dios.

Fe y espiritualidad

La fe cristiana no nace de nuestros deseos, expectativas y planes, sino del deseo y los planes de Dios. La fe la hemos recibido de Dios, pero nuestra manera de expresarla y celebrarla se concreta en el testimonio personal, dando origen a una espiritualidad.

domingo, 21 de febrero de 2010

MISION DE CUARESMA

Hoy, domingo 21, comenzamos la mision de cuaresma en nuestra parroquia de la Sagrada Familia de Chimayo. La mision dura cinco dias y se extiende desde el domingo 21, hasta el jueves 25.

La Cuaresma nos recuerda que nuestra vida es un viaje, una peregrinacion. Los cristianos no creemos que Dios nos creo para vivir y morir en esta tierra. Por eso, entendemos la vida como una escuela, un taller, donde aprendemos quien somos y quien estamos llamados a ser.

La persona humilde reconoce que necesita de la guia, la experiencia y el testimonio de otras personas. Por eso, hemos invitado al padre Luis Jaramillo para que dirija nuestra mision de cuaresma. El padre Luis Jaramillo es un buen amigo de los Hijos de la Sagrada Familia y de nuestra parroquia. Ademas de ser bilingue (ingles y espanol), es una persona con amplios conocimientos de antropologia, historia y doctrina cristiana y catolica. Su ultima aficion, me dice, es el arte grafico por ordenador y la musica "que diga algo".


P. Luis Jaramillo,
sacerdote invitado para dirigir la mision de cuaresma


Holy Family Parish (1)


P. Luis Jaramillo y diacono Jose Lopez (al fondo)


Holy Family Parish (2)


Catequistas y grupo de confirmacion


jueves, 18 de febrero de 2010

MIERCOLES DE CENIZA Y LA ESPIRITUALIDAD DE LA CUARESMA

El Miércoles de Ceniza es un día muy celebrado por los católicos en New Mexico. Las capillas, iglesias y santuarios se llenan de feligreses y visitantes que quieren recibir las cenizas. El sacerdote, diácono, o una persona instruida en el significado y ritual de la ceniza bendice al penitente haciendo la señal de la cruz sobre su frente y le dice: "Conviértete y cree en el Evangelio".

Joanne Dupond Sandoval at El Santuario de Chimayo

Con el Miércoles de Ceniza comienza la Cuaresma. La espiritualidad de la Cuaresma es muy importante para la armonía y reconciliación de las familias porque, durante 40 días, en vez de culpar a los demás, el cristiano está llamado a reconocer en primer lugar sus propios errores, debilidades y faltas. Este reconocimiento se lleva a cabo en el corazón de la persona pero, durante la cuaresma, el penitente muestra a su familia y a la comunidad que es consciente y reconoce que sus infidelidades y debilidades le afectan no solamente a él (o ella), sino a todos los que tienen o han tenido alguna relación con esta persona.

sábado, 13 de febrero de 2010

15 BODAS...Y UNA MISA: Celebrando juntos el sacramento del amor

Hoy celebramos el sacramento del matrimonio en el Santuario de Nuestra Senora de Guadalupe, Santa Fe. La anecdota es que no se casaba una pareja sino quince parejas! Algunas de ellas llevaban muchos anos viviendo juntos y esperaban con gran expectacion este dia. Algunos se habian confesado por primera vez la tarde anterior, otros todavia no habian recibido la primera comunion, otros estaban muy contentos de volver a recibirla. La iglesia se habia llenado para celebrar el amor, bendecir a los esposos y a sus familias.

Santuario de Nuestra Senora de Guadalupe
(Santa Fe, New Mexico)

jueves, 11 de febrero de 2010

DIA MUNDIAL DEL ENFERMO

El IIIer Encuentro de Pastoralistas (enero 25-26-27), nos invita a desarrollar una pastoral de los sacramentos en "clave nazarena". Los sacramentos son celebraciones de la Iglesia, y por tanto, celebraciones de la familia!

Jueves 11 de febrero, Dia Mundial del Enfermo, es una ocasion para recordarnos que la enfermedad no debe ser algo de lo que debamos avergonzarnos, ni siquiera temer, sobre todo en el seno de la familia.

La espiritualidad cristiana fue un revulsivo contra aquellos que entendian la enfermedad como un castigo divino y obligaba a la marginacion de la persona enferma.

(Continuara)

lunes, 8 de febrero de 2010

LA FAMILIA EN TIEMPOS DE JESUS

La familia, en tiempos de Jesús, se parece poco a la familia de hoy. Las familias tendían a ser una gran prole y a agruparse en torno a sus miembros con más experiencia. Entonces, se convertían en un clan. La autoridad del padre, o del patriarca, era más fuerte que la autoridad que los padres ejercen hoy.

Una familia con muchos miembros solía ser respetada y temida al mismo tiempo. La influencia de las familias numerosas se hacía notar en el entorno. Tener muchos hermanos, hijos, primos, sobrinos... era garantía de influencia y poder, y también una señal de que Dios bendecía a la familia.

No era extraño que el padre tomara decisiones con respecto a sus hijos e hijas dando prioridad al honor, el respeto y el beneficio que tales decisiones aportarían a su nombre y a toda la familia. Esto se ve claramente tanto en el trabajo que les encomendaba como en el modo de preparar su matrimonio. El padre decidía cuándo y con quién se casaban. En el contrato matrimonial estaba presente el honor de toda la familia.

El "problema" de este tipo de familia es que su gran preocupación consiste en proteger su honor y su bienestar, a veces a costa de demonizar a los demás, sobre todo a otras culturas y tradiciones. Que un hijo/a entrara en un grupo familiar con la "honra dañada", sin parangón con el suyo, o en el de una familia pagana, podía ser considerado como una traición. Los "buenos" hijos/as continuaban y aseguraban el modo de vida de sus padres. El cabeza de familia podía expulsar o, incluso, poner fin a la vida de un miembro cuyo comportamiento traía el deshonor a la familia. Las leyes también protegían a la familia que desconfiaba de lo extranjero y diferente.

El mensaje de Jesús ofende y escandaliza a este tipo de familia. Jesús se da cuenta de que su mensaje puede ocasionar la división de la familia (hijos contra padres, hermanos contra hermanos, nueras contra suegras, etc.). Lo que está claro es que, en algún momento, su propia familia se avergonzó al ver que Jesús seguía un camino diferente al que se supone que debía seguir.

Es interesante notar que en ese momento de sorpresa e incertidumbre dentro de la familia de Jesús, el evangelio se esfuerza en hacernos ver que no está hablando de la "Sagrada Familia, Jesús, María y José", sino de esa familia numerosa (clan) más preocupada por su honor y seguridades que por el plan de Dios.