martes, 31 de agosto de 2010

Dedicación de la misa diaria











Cada día celebramos dos misas diarias por las siguientes intenciones:

Lunes: por la bendición del trabajo humano, y las intenciones particulares del día.

Martes: por los enfermos (leemos la lista de los enfermos que nos han pedido que oremos por ellos), y las intenciones particulares del día.

Miércoles: por la familia, y las intenciones particulares del día.

Jueves: por las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada, y las intenciones particulares del día.

Viernes: por la justicia y la paz, y las intenciones particulares del día.

Cuando el calendario litúrgico presenta una fiesta, memorial (no opcional) o solemnidad, estos siempre tienen prioridad sobre el resto de las celebraciones.

lunes, 30 de agosto de 2010

Lucas 4:16-30: "¿No es este el hijo de Jose?"



















Jesús fue a Nazaret, donde se había criado, y un sábado entró en la sinagoga, como era su costumbre. Se levantó para hacer la lectura, y le entregaron el libro del profeta Isaías. Al desenrollarlo, encontró el lugar donde está escrito:
El Espíritu del Señor está sobre mí,
y me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres.
Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos y dar vista a los ciegos,
a poner en libertad a los oprimidos,
a pregonar el año del favor del Señor.
Luego enrolló el libro, se lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos los que estaban en la sinagoga lo miraban detenidamente, y él comenzó a hablarles:
Hoy se cumple esta Escritura en presencia de ustedes.
Todos dieron su aprobación, impresionados por las hermosas palabras que salían de su boca.
¿No es éste el hijo de José?, se preguntaban.
Jesús continuó:
— Seguramente ustedes me van a citar el proverbio: ¡Médico, cúrate a ti mismo! Haz aquí en tu tierra lo que hemos oído que hiciste en Capernaúm. Pues bien, les aseguro que a ningún profeta lo aceptan en su propia tierra. No cabe duda de que en tiempos de Elías, cuando el cielo se cerró por tres años y medio, de manera que hubo una gran hambre en toda la tierra, muchas viudas vivían en Israel. Sin embargo, Elías no fue enviado a ninguna de ellas, sino a una viuda de Sarepta, en los alrededores de Sidón. Así mismo, había en Israel muchos enfermos de lepra en tiempos del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue sanado, sino Naamán el sirio.
Al oír esto, todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron. Se levantaron, lo expulsaron del pueblo y lo llevaron hasta la cumbre de la colina sobre la que estaba construido el pueblo, para tirarlo por el precipicio. Pero él pasó por en medio de ellos y se fue. (Lucas 4:16-30)

El episodio de hoy abre un debate sobre dos de las principales creencias que sostenian la identidad del pueblo de Dios en la Antigua Alianza.

La primera hace referencia al Mesias, al Hijo de Dios y a la plenitud de los tiempos. Cuando Jesus dice en la sinagoga: "Hoy se cumple esta Escritura en presencia de ustedes", esta anunciando que las promesas vuelven a cumplirse, que Dios vuelve a actuar en medio de su pueblo. No es de extranar que, mientras unos se maravillan por "las hermosas palabras que salian de su boca", otros perplejos se preguntan: "No es este el hijo de Jose?"

Jesus nacio y vivio en la cultura judia, de ahi que hoy nuestra comprension del Mesias, del Unigenito, del Hijo de Dios, puede ser muy distinta de la comprension que Jesus y sus primeros discipulos (tambien judios) tenian de si mismos. Si Jesus se hubiera presentado aquel dia en la sinagoga de Nazaret como el Hijo de Dios, lo hubieran condenado a morir apedreado alli mismo. Para el pueblo de Dios de la Antigua Alianza, Dios no tiene imagen en la tierra, es espiritu, invisible, trascendente.

En algunos pasajes del Antiguo Testamento todo el pueblo de Israel es reconocido como hijo de Dios, incluso los reyes recibieron este apelativo, sin embargo, la idea (entendida literalmente) de que Dios tiene un hijo y una imagen particular en la tierra era una blasfemia para los israelitas. Los cristianos vamos mas alla: Jesus es el Emmanuel, es decir, Dios-con-nosotros. En Jesus descubrimos a Dios, que no es solo espiritu, sino tambien carne: Dios se ha hecho como nosotros para que nosotros podamos ser como El. Esta idea no es de una identidad judia, sino de una identidad cristiana.

La segunda senal de identidad que Jesus cuestiona en su discurso de la sinagoga de Nazaret es la creencia muy arraigada en su pueblo de que solo Israel es el pueblo elegido por Dios. Jesus rechaza esa creencia, diciendoles que Dios se ha ha mostrado a traves de personas que no pertenecen al pueblo de Israel. Entonces, Jesus hiere todavia mas la sensibilidad de sus vecinos de Nazaret cuando les recuerda que tambien ellos necesitaban a Dios a su lado en aquellos tiempos pero fueron unos gentiles quienes se beneficiaron de la presencia de Dios.

El discurso de Jesus ha hecho efecto: ahora quieren matarlo.

sábado, 28 de agosto de 2010

Domingo 22 del tiempo ordinario C: "La humildad y el servicio, mucho mas que una etiqueta o saber estar".


Sirach 3:17-18,20,28-29

"Hijo mío, en tus asuntos procede con humildad y te querrán más que al hombre generoso. Hazte pequeño en las grandezas humanas y alcanzarás el favor de Dios. Porque es grande la compasión de Dios, y revela sus secretos a los humildes. No corras a sanar la herida del cínico, pues no tiene sanación, es brote de mala cepa. El sabio aprecia las sentencias de los sabios, el oído atento a la sabiduría se alegrará".

Hebreos 12:18-19, 22-24

"Ustedes no se han acercado a una montaña que se pueda tocar o que esté ardiendo en fuego; ni a oscuridad, tinieblas y tormenta; ni a sonido de trompeta, ni a tal clamor de palabras que quienes lo oyeron suplicaron que no se les hablara más. Por el contrario, ustedes se han acercado al monte Sión, a la Jerusalén celestial, la ciudad del Dios viviente. Se han acercado a millares y millares de ángeles, a una asamblea gozosa, a la iglesia de los primogénitos inscritos en el cielo. Se han acercado a Dios, el juez de todos; a los espíritus de los justos que han llegado a la perfección; a Jesús, el mediador de un nuevo pacto; y a la sangre rociada, que habla con más fuerza que la de Abel".

Lucas 14:1,7-14

"Un día Jesús fue a comer a casa de un notable de los fariseos. Era sábado, así que éstos estaban acechando a Jesús. Al notar cómo los invitados escogían los lugares de honor en la mesa, les contó esta parábola:
– Cuando alguien te invite a una fiesta de bodas, no te sientes en el lugar de honor, no sea que haya algún invitado más distinguido que tú. Si es así, el que los invitó a los dos vendrá y te dirá: 'Cédele tu asiento a este hombre'. Entonces, avergonzado, tendrás que ocupar el último asiento. Más bien, cuando te inviten, siéntate en el último lugar, para que cuando venga el que te invitó, te diga: 'Amigo, pasa más adelante a un lugar mejor'. Así recibirás honor en presencia de todos los demás invitados. Todo el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.
También dijo Jesús al que lo había invitado:
– Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos; no sea que ellos, a su vez, te inviten y así seas recompensado. Más bien, cuando des un banquete, invita a los pobres, a los inválidos, a los cojos y a los ciegos. Entonces serás dichoso, pues aunque ellos no tienen con qué recompensarte, serás recompensado en la resurrección de los justos".

— Comentario de Julio González, S.F.

El episodio que narra Lucas nos presenta a Jesús contando una parábola en la casa de un fariseo. Para sorpresa de algunos, Jesús se comporta de una manera muy poco diplomática. Jesús critica a los fariseos, la cultura imperante y sus valores.

Las penurias que sufrían los esclavos, los leprosos, los cojos, los ciegos..., habían sido explicadas como el castigo merecido que debían soportar por los pecados que ellos o sus padres habían cometido.

Por otro lado, la buena salud y la riqueza, se consideraban una bendición de Dios: un premio que los justos recibían por su fidelidad a la ley de Dios. De esta manera, Dios bendecía a los justos y castigaba a los pecadores.

La parábola de Jesús contradice este modo de predicar la justicia de Dios. Jesús cambia las reglas sociales de los fariseos pidiéndoles que se sienten en los últimos lugares y que inviten a sus banquetes a los indeseables. ¿Por qué? ¿Quién se sienta en los últimos lugares? Para los fariseos no podía estar más claro: los últimos eran los esclavos y los criados, es decir, los que les servían la mesa. Jesús desafía a la mentalidad de los fariseos al decirles que inviten a los pobres, inválidos, cojos y ciegos, es decir, los que no pueden valerse por si mismos y han de esperar a que alguien les sirva.

Para algunos esto es muy difícil de comprender y, mas aún, de practicar. Por eso, el Libro del Eclesiastés (primera lectura) nos dice "hazte pequeño en las grandezas humanas" y presenta la humildad como una virtud que la persona con muchos talentos y habilidades debe cultivar.

jueves, 26 de agosto de 2010

"Mantenganse despiertos"

















Mateo 24:42-51

“Por lo tanto, manténganse despiertos, porque no saben qué día vendrá su Señor. Pero entiendan esto: si un dueño de casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, se mantendría despierto para no dejarlo forzar la entrada. Por eso también ustedes deben estar preparados, porque el Hijo del hombre vendrá cuando menos lo esperen.

¿Quién es el siervo fiel y prudente a quien su señor ha dejado encargado de los sirvientes para darles la comida a su debido tiempo? Dichoso el siervo cuando su señor, al regresar, lo encuentra cumpliendo con su deber. Les aseguro que lo pondrá a cargo de todos sus bienes. Pero ¿qué tal si ese siervo malo se pone a pensar: 'Mi señor se está demorando' , y luego comienza a golpear a sus compañeros, y a comer y beber con los borrachos? El día en que el siervo menos lo espere y a la hora menos pensada el señor volverá. Lo castigará severamente y le impondrá la condena que reciben los hipócritas. Y habrá llanto y rechinar de dientes”.

Para el creyente, el primer paso para mantenerse despierto es la oracion. Sin embargo, me he encontrado con muchas personas que rezan para que todo siga igual, para que no haya cambios en su vida, para que no pase nada malo.

Jesus no nos dice que recemos al Padre para que todo siga igual. Justamente al reves, nos pide que recemos para que estemos preparados y despiertos en el momento de afrontar los desafios y las pruebas. La oracion cristiana no tiene la finalidad de pacificar a un Dios enojado, o de cambiar los planes de Dios, o de ser un escudo contra las enfermedades y nuestros enemigos.

La oracion cristiana es un estado de vigilia en el cual el creyente adquiere un conciencia mucho mas amplia de si mismo, de su vida, de los demas, del universo y de Dios. Y ese conocimiento no es fruto de su esfuerzo sino de su confianza, de su fe en Dios.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Mateo 23,27-32: Sepulcros blanqueados














“¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas!, que son como sepulcros blanqueados. Por fuera lucen hermosos pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de podredumbre. Así también ustedes, por fuera dan la impresión de ser justos pero por dentro están llenos de hipocresía y de maldad.

¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! Construyen sepulcros para los profetas y adornan los monumentos de los justos. Y dicen: ‘Si hubiéramos vivido nosotros en los días de nuestros antepasados, no habríamos sido cómplices de ellos para derramar la sangre de los profetas’. Pero así quedan implicados ustedes al declararse descendientes de los que asesinaron a los profetas. ¡Completen de una vez por todas lo que sus antepasados comenzaron!” (Mateo 23:27-32)

Si algo perturbaba a Jesús, era la hipocresía y la maldad de la gente. No creo que sea posible encontrar en la Biblia un insulto peor que estos: sepulcro blanqueado y Satanás.

Durante su peregrinaje desde Nazaret a Jerusalen, Jesús da muestras de que el pecado y la debilidad de los hombres no le escandalizan. Buen conocedor del corazón humano, sabía con lo que se iba a encontrar. Lo que no podía soportar era la mentira, la hipocresía, la ceguera y sordera voluntaria de las personas. Por eso, Jesus no carga contra las victimas de su propio pecado sino contra los jueces que condenan la paja del ojo ajeno pero no se fijan en la viga que ellos tienen. 
 
Los maestros de la ley y fariseos son los representantes de una religiosidad y de un sistema moral y legal hipocrita, cruel, injusto. Al denunciarles, Jesús denuncia también un modo de entender la culpa, el pecado, la justicia, la verdad, la fe, la religión, la Iglesia, Dios. Sin embargo, nos equivocariamos si señalamos a los maestros de la ley y fariseos como chivos expiatorios de los males de aquella cultura. Porque la cultura somos todos. La diferencia entre los maestros de la ley y el pueblo ignorante, es que los primeros se han erigido en maestros y jueces de los segundos, por eso, su responsibilidad es mayor.

martes, 24 de agosto de 2010

"Acaso de Nazaret puede salir algo bueno?"












Felipe buscó a Natanael y le dijo:
— Hemos encontrado a Jesús de Nazaret, el hijo de José, aquel de quien escribió Moisés en la ley, y de quien escribieron los profetas.
¡De Nazaret! —replicó Natanael—. ¿Acaso de allí puede salir algo bueno?
Ven a ver —le contestó Felipe.
Cuando Jesús vio que Natanael se le acercaba, comentó:
— Aquí tienen a un verdadero israelita, en quien no hay falsedad.
— ¿De dónde me conoces? —le preguntó Natanael.
— Antes de que Felipe te llamara, cuando aún estabas bajo la higuera, ya te había visto.
— Rabí, ¡tú eres el Hijo de Dios! ¡Tú eres el Rey de Israel! —declaró Natanael.
— ¿Lo crees porque te dije que te vi cuando estabas debajo de la higuera? ¡Vas a ver aun cosas más grandes que éstas!
Y añadió:
— Ciertamente les aseguro que ustedes verán abrirse el cielo, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.
(Juan 1:45-51)

El comentario de Natanael es una prueba mas de que los planes de Dios rompen nuestros esquemas y nos desconciertan a menudo. Por eso, solamente los humildes, los que se atreven a reconocer que estaban equivocados, los que estan abiertos a corregir sus ideas, los que se dejan sorprender por la novedad... tienen ojos que ven y oidos que oyen.

La introduccion de Felipe, la respuesta de Natanael y la contestacion de Felipe, nos presentan una nueva manera de entender las escrituras y la tradicion biblica. Felipe le dice a Natanael: "Hemos encontrado a aquel de quien escribio Moises en la ley y de quien escribieron los profetas". Pero Natanael duda de la verdad de Felipe cuando oye que el Mesias viene de Nazaret. La respuesta de Felipe puede desconcertar a muchos maestros de la ley y teologos porque no recurre de nuevo a la escritura para convencer a su amigo, sino que le dice: "Ven y veras!"

"Ven y veras!" es la respuesta de un discipulo que confia mas en Jesus de Nazaret que en la ley y la escritura. Otros creyentes se hubieran pasado horas intentando convencer a Natanael de que las escrituras no mienten! Pero Felipe piensa ya en cristiano: "Ven y veras!"

No, los cristianos no adoramos la ley y la escrituras sino a una persona: Jesus de Nazaret, de quien Natanael dice: "Tu eres el Hijo de Dios". En este sentido, las escrituras y la ley pueden ser a veces una ayuda o un obstaculo para reconocer la presencia (siempre novedosa!) de Dios en medio de nosotros.

lunes, 23 de agosto de 2010

"Les cierran a los demas el reino de los cielos, y ni entran ustedes ni dejan entrar a los que intentan hacerlo".














“¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! Les cierran a los demás el reino de los cielos, y ni entran ustedes ni dejan entrar a los que intentan hacerlo. ¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! Recorren tierra y mar para ganar un solo adepto, y cuando lo han logrado lo hacen dos veces más merecedor del infierno que ustedes. ¡Ay de ustedes, guías ciegos!, que dicen: ‘Si alguien jura por el templo, no significa nada; pero si jura por el oro del templo, queda obligado por su juramento.’ ¡Ciegos insensatos! ¿Qué es más importante: el oro, o el templo que hace sagrado al oro? También dicen ustedes: ‘Si alguien jura por el altar, no significa nada; pero si jura por la ofrenda que está sobre él, queda obligado por su juramento.’ ¡Ciegos! ¿Qué es más importante: la ofrenda, o el altar que hace sagrada la ofrenda? Por tanto, el que jura por el altar, jura no sólo por el altar sino por todo lo que está sobre él. El que jura por el templo, jura no sólo por el templo sino por quien habita en él. Y el que jura por el cielo, jura por el trono de Dios y por aquel que lo ocupa.” (Mateo 23:13-22)

Este discurso de Jesús contra los maestros de la ley y los fariseos nos debe servir para entender en lo que no debe hacer un lider, guía espiritual o maestro de la ley. Por dos veces, Jesús acusa a los maestros de la ley y fariseos de cerrar a los demás (se supone que a los pecadores) las puertas del cielo y de hacerlos merecedores del infierno. En efecto, los fariseos y maestros de la ley eran quienes tenian el conocimiento legal y la autoridad para juzgar el comportamiento moral de sus conciudadanos.

Nos debe llamar la atención que Jesus, que vive en una sociedad mucho más jerarquizada y clasista que la nuestra, no pertenece a la familia sacerdotal, ni se comporta como un lider religioso tradicional. Jesús es un laico, el hijo de María y José de Nazaret, con una visión espiritual de la vida, del universo, de la familia, del prójimo, del pecador y de los enemigos. La espiritualidad de Jesús no es la espiritualidad de la ley, del libro o del templo, sino la espiritualidad del hijo, del hermano, del peregrino, de la verdad y de la vida.
 
Por eso, Jesus no divide a las personas en dos categorias: sacerdote o laico. En la comunidad de Jesús todos han sido bautizados y han recibido los oleos del sacerdocio (pueblo sacerdotal). Todos están llamados a ser guías de sus hermanos, uniéndolos en una sola familia, cuya presencia muestra la existencia de un Dios generoso y compasivo. Por eso, el episodio de hoy es tan importante para los discípulos de Jesús.

domingo, 22 de agosto de 2010

Domingo 21 del tiempo ordinario -C-


Isaias 66:18-21

—Yo, por causa de sus acciones y sus ideas, estoy a punto de reunir a gente de toda nación y lengua; vendrán y verán mi gloria. Les daré una señal, y a algunos de sus sobrevivientes los enviaré a las naciones: a Tarsis, Pul, Lidia, Tubal y Grecia, y a las costas lejanas que no han oído hablar de mi fama ni han visto mi gloria. Ellos anunciarán mi gloria entre las naciones. Y a todos los hermanos que ustedes tienen entre las naciones los traerán a mi monte santo en Jerusalén, como una ofrenda al Señor; los traerán en caballos, en carros de combate y en literas, y en mulas y camellos —dice el Señor—. Los traerán como traen los israelitas, en recipientes limpios, sus ofrendas de grano al templo del Señor. Y de ellos escogeré también a algunos, para que sean sacerdotes y levitas —dice el Señor.

Hebreos 12:5-7;113

Y ya han olvidado por completo las palabras de aliento que como a hijos se les dirige: “Hijo mío, no tomes a la ligera la disciplina del Señor ni te desanimes cuando te reprenda, porque el Señor disciplina a los que ama, y azota a todo el que recibe como hijo”. Lo que soportan es para su disciplina, pues Dios los está tratando como a hijos. ¿Qué hijo hay a quien el padre no disciplina? Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella. Por tanto, renueven las fuerzas de sus manos cansadas y de sus rodillas debilitadas. Hagan sendas derechas para sus pies, para que la pierna coja no se disloque sino que se sane.

Lucas 13:22-30

Continuando su viaje a Jerusalén, Jesús enseñaba en los pueblos y aldeas por donde pasaba.
— Señor, ¿son pocos los que van a salvarse? —le preguntó uno.
— Esfuércense por entrar por la puerta estrecha —contestó—, porque les digo que muchos tratarán de entrar y no podrán. Tan pronto como el dueño de la casa se haya levantado a cerrar la puerta, ustedes desde afuera se pondrán a golpear la puerta, diciendo: "Señor, ábrenos." Pero él les contestará: "No sé quiénes son ustedes." Entonces dirán: "Comimos y bebimos contigo, y tú enseñaste en nuestras plazas." Pero él les contestará: "Les repito que no sé quiénes son ustedes. ¡Apártense de mí, todos ustedes hacedores de injusticia!" Allí habrá llanto y rechinar de dientes cuando vean en el reino de Dios a Abraham, Isaac, Jacob y a todos los profetas, mientras a ustedes los echan fuera. Habrá quienes lleguen del oriente y del occidente, del norte y del sur, para sentarse al banquete en el reino de Dios. En efecto, hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos.

Comentario:

En la sociedad de Jesus, como tambien en la nuestra, los que ocupaban los primeros puestos estaban llamados a servir a los demas. Por eso, el que sirve, ademas de talento debe tener compasion y misericordia hacia los que son servidos. Sin amor, sin perdon, sin sacrificio... el servicio es imposible.

En la Biblia, Dios no llama a sus elegidos para hacerlos famosos, fuertes y temidos, sino que los llama al servicio, a la entrega, al sacrificio. El ejemplo mas claro lo encontramos en Jesus, pero tambien en Moises, Elias, Jeremias, y tantos otros. Ahora podemos entender por que Jesus nos dice que debemos esforzarnos por entrar por la puerta estrecha. Para algunos creyentes, estas palabras contradicen su propia experiencia de Jesus, por eso dicen: "Hemos comido y bebido contigo... y no nos abres la puerta?"

De nuevo nos encontramos ante el misterio del plan de Dios: Dios llama a todos (primera lectura), pero tan solo algunos escuchan. A estos, la escucha no se les hace facil. De ahi, que encontremos en la Biblia, patriarcas, profetas, jueces, reyes... que luchan con Dios: es la voluntad de Dios contra la suya. Curiosamente, son los que "luchan" abiertamente y noblemente con Dios los mismos que son vencidos y se ponen del lado de Dios. Todo lo contrario de los hipocritas, que no luchan con Dios pero hacen su propia voluntad, no la de Dios.

La persona que escucha a Dios, deber tener una actitud humilde, de lo contrario se le hara muy dificil aceptar correcciones (segunda lectura). Pero esta humildad no anula a la persona sino que la motiva y anima a crecer y a desarrollar su potencial. Todo crecimiento y desarrollo viene acompanado de una crisis, pero para el que escucha a Dios, la crisis no debilita su fe y confianza en el plan de Dios sino que le fortalece y prepara para cosas mayores.

viernes, 20 de agosto de 2010

"Pasion y pureza", por el P. Ronald Rolheiser



















La iglesia no comprende la pasión y el mundo no comprende la pureza. Éste es un axioma que un amigo mío utiliza con gusto para explicar por qué el paisaje moral en torno a la sexualidad es hoy como es: intransigente, polarizado y mal equipado para invitar a la gente a evaluar honestamente su vida sexual.

Una sexualidad sana se basa, por igual, tanto en la pasión como en la pureza, pero ésa es una verdad que a ambos, tanto a la iglesia como al mundo, les cuesta aceptar. Cada uno tiende a destacar la mitad de esa ecuación.

Pocos analistas han estudiado y explicado esto con tanta penetración (y con auténtica comprensión de las dos partes) como el filósofo y pensador canadiense Charles Taylor en su trabajo monumental sobre la Cultura Occidental, “Una Era Secular” (2007). En una sección del libro titulada “La Era de la Autenticidad”, Taylor analiza la revolución sexual precisamente como una búsqueda, por desacertada que parezca a veces, de la autenticidad. Él sugiere que no fueron simplemente la rebelión y el hedonismo los que condujeron, y siguen conduciendo, la revolución sexual y cambiaron radicalmente el modo de pensar de la presente generación sobre el sexo. No habríamos de tratar la revolución sexual -nos dice él- simplemente como un estallido de hedonismo que se hubiera radicalizado –como si su realidad encajara en la línea de pensamiento de Hugo Hefner y su Playboy. La revolución sexual se desencadenó por el intento de nuestra cultura de lograr unas cuantas metas. ¿Cuáles?

Por ejemplo, el intento de rehabilitar la bondad de la sensualidad misma, de afirmar la igualdad de los sexos, de liberar a las mujeres de los roles de género estereotipados, de presentar el sexo desenfrenado como algo liberador y de destacar el pensamiento de que esa sexualidad es una parte esencial de la identidad de uno mismo. La revolución sexual lleva consigo mucho más de lo que puede encontrarse en Playboy o en la simple noción (ahora extendida en nuestra sociedad) de que la sexualidad se puede desligar de su conexión con el matrimonio.

Pero, aun reconociendo eso, está también siendo evidente que el sueño de la liberación sexual, tal como se expresa en gran parte de nuestra cultura actual, es a veces bastante ingenuo. Lo que inicialmente se percibe como liberación puede rápidamente percibirse como derrota. Hay bastante amargura en nuestras relaciones y hay bastantes vidas rotas y suicidios en nuestro mundo que nos alertan sobre un hecho que nosotros preferimos no admitir, a saber, que la sexualidad a veces se vuelve muy fea y desagradable si se la desliga de un vínculo a lo sagrado aceptado por mucho tiempo, de la comunidad y de un compromiso para toda la vida, ¿Por qué? ¿Hay fallos inherentes al interior de la nueva sexualidad moral?

Según Taylor, la nueva moralidad sexual no es tanto errónea o defectuosa (al menos en sus ideales más elevados) como ingenua. El filósofo cristiano francés, Jacques Maritain, expresó una vez que sólo dos tipos de personas piensan que el amor es fácil: los que durante largos años de sacrificio son ya santos, y los que no tienen ni idea de lo que están hablando. Me temo que mucho de nuestro pensamiento sobre el sexo hoy día cae en la segunda categoría. Taylor sostiene sencillamente que el sueño con frecuencia se volvió fatal. ¿Por qué? ¿Qué pasó? ¿Dónde estuvo el error?

La gran discontinuidad y los dilemas que cercan a la vida sexual humana, y que muchas éticas tienden a no hacerles caso o a minimizarlos, tuvieron que reafirmarse a sí mismos: la imposibilidad de integrar lo dionisiaco en un modo de vida continuo, la dificultad de controlar lo sensual con una relación continuada realmente íntima, la imposibilidad de escaparse del todo de los roles de género y los grandes obstáculos para redefinirlos, al menos a corto plazo. Y, por no mencionar, que la celebración del relajo o liberación sexual podría generar nuevas formas en las que los hombres pudieran convertir a las mujeres en objeto y explotarlas. Una gran cantidad de gente descubrió con dificultad que, abandonando los códigos morales de sus padres, había peligros así como liberación.

Sin embargo, aun dado y admitido este fallo, la gente no acude en tropel a sus iglesias para buscar consejo y orientación para su vida sexual. ¿Por qué no?

Porque las Iglesias, en el pasado y en el presente, han sido demasiado reacias y no han estado dispuestas a irradiar gran aprecio por aquellos elementos positivos, por encima del hedonismo y de la rebelión adolescente, que apoyan la revolución sexual. Las iglesias generalmente, y justamente, defendieron la pureza y la castidad, y, en su mejor opinión, han mostrado también cómo la verdadera pasión depende de la pureza. Pero, con demasiada frecuencia, esa defensa ha sido demasiado parcial o unilateral.

Veamos cómo lo formula Taylor: Muchas personas están a la búsqueda de códigos morales que les ayuden a orientar su sexualidad, tanto para sí mismos como para sus hijos. Es necesario que las iglesias ofrezcan sus enseñanzas. Pero estas orientaciones no pueden ser simplemente idénticas a los códigos del pasado, en la medida en que estaban conectadas, por ejemplo, con la denigración de la sexualidad, con la reacción de horror ante lo dionisiaco, con los roles fijos e inamovibles de género, o con un rechazo a discutir cuestiones de identidad. Taylor, él mismo ferviente religioso practicante, añade después: Es trágico que los códigos con que las iglesias quieren exhortar hoy a la gente padezcan todavía (o al menos así lo parece) de uno o más de esos defectos, algunas veces incluso de todos.

Una sana y saludable sexualidad es al mismo tiempo pasional y pura. La iglesia y el mundo pueden aprender mutuamente.

(Fuente: Ciudad Redonda, 24/05/2010)
Ronald Rolheiser es sacerdote, de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada en Estados Unidos.

jueves, 19 de agosto de 2010

Mateo 22:1-14, "Salieron los siervos por los caminos y reunieron a todos los que hallaron, tanto buenos como malos, y la boda se lleno de invitados".














Las Bodas del Cordero, Parroquia San Agustin
(Las Palmas de Gran Canaria, Espana)

Mateo 22:1-14

Una vez mas, Jesús les puso un ejemplo a los sacerdotes, fariseos y lideres del pueblo:
– El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo una fiesta de boda a su hijo. Envió a sus siervos a llamar a los invitados a la boda, pero estos no quisieron asistir. Volvió a enviar otros siervos con este encargo: 'Decid a los invitados que ya he preparado mi comida. He hecho matar mis toros y mis animales engordados, y todo está dispuesto; venid a la boda'. Pero ellos, sin hacer caso, se fueron: uno a su labranza, otro a sus negocios; y otros, tomando a los siervos, los golpearon y los mataron. Al oírlo el rey, se enojó y, enviando sus ejércitos, mató a aquellos homicidas y quemó su ciudad. Entonces dijo a sus siervos: 'La boda está preparada, pero los que fueron invitados no eran dignos. Id, pues, a las salidas de los caminos y llamad a la boda a cuantos halléis'. Entonces salieron los siervos por los caminos y reunieron a todos los que hallaron, tanto malos como buenos, y la boda se llenó de invitados. Cuando entró el rey para ver a los invitados, vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda, y le dijo: 'Amigo, ¿cómo entraste aquí sin estar vestido de boda?' Pero él guardó silencio. Entonces el rey dijo a los que servían: 'Atadlo de pies y manos y echadlo a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes', pues muchos son llamados, pero pocos escogidos.

Comentario:

Algunas parabolas pueden resultar enigmaticas para el lector de hoy, sin embargo, las imagenes, historias, simbolos... que Jesus utilizaba en sus parabolas hacian que los oyentes, en este caso, los sacerdotes, fariseos y lideres del pueblo, se sintieran parte de la accion recogida en la parabola.

Esta parabola de Jesus contiene una critica muy fuerte contra un pueblo y unos lideres que afirmaban haber sido escogidos por Dios. Desde la liberacion de Egipto y el principio del cumplimiento de las promesas, Israel proclama que ha sido escogido por Dios. Israel es un pueblo orgulloso de su identidad y de su pasado, por eso, las leyes debian proteger a sus hijos e hijas de la tentacion de mezclarse con otros pueblos y culturas. Pero Dios habia dado la ley a su pueblo para que perdiera el miedo de darse, compartirse, ofrecerse a todos los pueblos. En lugar de darse, Israel utilizara las promesas de Dios para protegerse y separarse de los otros pueblos. Por eso, este pueblo no se ha preparado para participar en el baquete de bodas.

La invitacion del rey es para muchos escandalosa: "Llamad a cuantos halleis'. Salieron los siervos al camino y llamaron a todos los que hallaron, tanto buenos como malos, y se lleno la boda de invitados". A partir de este momento, todos son llamados. Sin embargo, la parabola no se detiene aqui.

"Cuando entro el rey para ver a los invitados vio a un hombre que no llevaba el vestido de boda, y le dijo: 'Amigo, como entraste aqui sin estar vestido de boda?..."

Algunos autores cristianos han interpretado el vestido de bodas citando a Lucas y a Pablo, los cuales utilizan el mismo verbo vestirse para decirnos que los bautizados se han vestido de Cristo. En cualquier caso, estar vestido para el banquete retoma la idea, siempre presente en el evangelio, de que debemos estar alerta y preparados para la llegada del reino, expresado en esta parabola como banquete de bodas.

Todos estan ahora donde debian haber estado siempre, sin embargo, algunos no se han preparado para ese momento y no podran participar..., no porque no han sido invitados sino porque no se estaban preparados.

Seguramente, este es el motivo por el cual cuando nos reunimos para participar en la Eucaristia comenzamos a prepararnos reconociendo que somos pecadores.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Mateo 20:1-16: "Paganos lo que es justo!"














Mateo 20:1-16

"En el reino de Dios sucede algo parecido a lo que pasó en una viña. El dueño salió muy de mañana a contratar hombres para trabajar en ella. Se puso de acuerdo con los trabajadores para pagarles el salario de un día completo; y los envió a trabajar. Luego, como a las nueve de la mañana, el dueño volvió a salir y encontró en la plaza a varios hombres que estaban desocupados. Y les dijo:
   - Vayan a trabajar a mi viña y les pagaré un salario justo.
   Los hombres aceptaron y fueron a trabajar. Como a las doce del día, el dueño volvió a hacer lo mismo; y salió otra vez a las tres de la tarde. Ya eran las cinco de la tarde cuando el dueño fue de nuevo a la plaza y vio a otros hombres desocupados. Entonces les preguntó:
   - ¿Por qué han estado ahí todo el día sin hacer nada?
   Ellos le contestaron: ‘¡Porque nadie nos contrató!’
   El dueño les dijo:
 - Vayan a trabajar a mi terreno.
   Cuando se hizo de noche, el dueño le dijo al jefe de los trabajadores:
   - Llama a cada uno y págales, comenzando por los últimos que vinieron, y terminando por los que vinieron primero’.
   Entonces se acercaron los trabajadores que llegaron a las cinco de la tarde y recibieron el salario de un día completo. Después, cuando pasaron los que habían llegado primero, muy de mañana, pensaron que a ellos les pagarían mucho más. Pero cada uno de ellos recibió también el salario de un día completo. Cuando ya tenían el dinero, esos trabajadores comenzaron a hablar mal del dueño de la viña y le dijeron:
   - Los que llegaron a las cinco de la tarde sólo trabajaron una hora. Usted les pagó a ellos igual que a nosotros, que trabajamos todo el día aguantando el calor. Eso no es justo.
Pero el dueño le contestó a uno de ellos:
 - ¡Mira, amigo! Yo no he hecho nada malo contra ti. Recuerda que los dos acordamos que tú trabajarías por el salario de un día completo. Toma el dinero que te ganaste y vete. No es problema tuyo que yo les pague lo mismo a los que vinieron a las cinco. Yo puedo hacer con mi dinero lo que me parezca. ¿Por qué te da envidia que yo sea bueno con los demás?’
   Jesús terminó diciendo:
   - Así, los que ahora son los primeros, serán los últimos; y los que ahora son los últimos, serán los primeros’.

Comentario:

La parábola de los obreros de la viña nos muestra que hay más de una manera de entender la justicia y lo que es justo. Es cierto que la justicia es un valor universal, sin embargo, la parábola de Jesús pone en evidencia que a veces entendemos la justicia a nuestra manera.

Es evidente que para el dueño de la viña el trabajo es algo necesario para el hombre. Por eso, da trabajo a todos sin importarle la hora y el salario. Para comprender esta parábola debemos reconocer que la viña representa al Pueblo de Dios. Estos jornaleros están trabajando para el pueblo de Dios y por el Reino de Dios, pues han sido enviados por el dueño de la viña.

La justicia de Dios (dueño de la viña) solamente la entendemos si aceptamos que:

a. hemos recibido la vida y nuestros talentos de Dios.
b. nuestros talentos y habilidades no son solamente para cuidar de nosotros mismos sino también para cuidar a los demás.

De ahí, que Jesús finalice su parábola de una manera que puede parecernos enigmática: "Los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros". Porque, ¿quiénes son los primeros? En la viña de este Señor los primeros no son los que son servidos sino los que están llamados a servir.

martes, 17 de agosto de 2010

El "ecumenismo de la santidad" del hermano Roger de Taizé

















Hermano Roger de Taize (1915-2005)

El hermano Roger es el fundador de una comunidad religiosa contemplativa que abrió sus puertas en Taizé (Francia) hace 70 años a miembros de diferentes iglesias cristianas. A partir de 1950 el monasterio de Taizé comenzó a recibir visitas de grupos de jóvenes. En 1995, aquellas reuniones se habían transformado en encuentros juveniles de oración con una asistencia de 100.000 jóvenes, de diferentes nacionalidades, culturas y denominaciones cristianas.

Hace unos días, el Papa proponía el ecumenismo de la santidad del hermano Roger a toda la Iglesia y esto me recordaba que yo también participé en los encuentros juveniles de oración con la comunidad de Taizé. La primera Navidad que pasé fuera de mi casa, lejos de mis padres, fue para asistir a uno de esos encuentros en París. El P. Josep Sanuy, S.F., nos preparó para aquel encuentro y para mí fue como volver a aprender a orar.

Hoy, la Iglesia reconoce el carisma singular que Dios regaló al hermano Roger y su labor por el ecumenismo (unión de las iglesias cristianas). Pero a mí, lo que más me llama la atención del hermano Roger es su modo de anunciar a Cristo. La unión de las distintas iglesias cristianas pide a gritos una nueva evangelización y esto es lo que deberíamos aprender del hermano Roger y de la comunidad de Taizé.















Web del monasterio de Taize: http://www.taize.fr/

Rino Fisichella, la cara del Pontificio Consejo para la Promocion de la Nueva Evangelizacion: "Occidente vive hoy el paso de una epoca a otra".















Dicen que Roma, durante el mes de agosto, es una ciudad entregada a las vacaciones. Sin embargo, para el arzobispo italiano Rino Fisichella, 59 anyos, la aparente tranquilidad veraniega servira para terminar de gestar el Pontificio Consejo para la Promocion de la Nueva Evangelizacion, anunciado durante la fiesta de san Pedro y san Pablo, por Benedicto XVI.

Juan Pablo II sento las bases de la nueva evangelizacion y, ahora, Benedicto XVI ha sorprendido a propios y extranos con la creacion de un nuevo consejo pontificio destinado a promover la nueva evangelizacion, sobre todo en aquellos paises que una vez fueron avanzadilla de la evangelizacion pero cuya fe y religion ahora languidecen.

Ha finales de julio, http://www.vidanueva.es/ publicaba una entrevista con el arzobispo Rino Fisichella en la cual se analizaban las causas de la anemia espiritual europea. Uno de los grandes problemas que observa Fisichella es la debilidad y la apatia del pensamiento actual: "No se, ni puedo saber; vale la pena saber?" Al mismo tiempo, "occidente esta viviendo el paso de una epoca a otra". "Se esta cerrando el tiempo moderno y se abre un periodo nuevo". Y nos damos cuenta -dice Fisichella- de que "muchos cristianos muestran una  profunda falta de conocimientos basicos de la fe".

Uno de los desafios del Pontificio Consejo para la Promocion de la Nueva Evangelizacion deberia consistir en proponer una nueva catequesis. No creo que las comunidades cristianas de los siglos I-II-III-IV tuvieran un conocimiento mas profundo de las verdades de la fe que la mayoria de los cristianos tienen en el siglo XXI; sin embargo, aquellas comunidades aprendieron a leer los signos de los tiempos y ofrecieron un testimonio de su fe en Jesucristo, aunque los credos y los dogmas no tenian la misma repercusion mediatica que tienen ahora.

No, no creo que la nueva evangelizacion deba consistir en reforzar los contenidos doctrinales de la fe. En todo caso, la fe siempre debe anunciarse con frescura, claridad, sencillez, humildad, a la cultura o sociedad con la cual convive. Si lo que quiere hacer el Pontificio Consejo para la Promocion de la Nueva Evangelizacion es encontrar canales mas eficaces para adoctrinar a los cristianos, entonces, el Pontificio Consejo no tendra nada nuevo que ofrecer. Porque la fe, mas que ensenar unos contenidos doctrinales, lo que hace es guiarnos en la busqueda.

El mismo Fisichella lo ha dicho bien claro: "Occidente vive hoy el paso de una epoca a otra". Pues bien, de la misma manera que no podemos llegar a otras galaxias utlizando las mismas formulas que los fisicos y matematicos nos dieron en el siglo diecisiete, tampoco podremos catequizar a las nuevas generaciones con las mismas formulas que los sacerdotes, diaconos, padres y madres utilizaban en el siglo diecisiete.















Arzobispo Rino Fisichella

lunes, 16 de agosto de 2010

Un joven vino a ver a Jesus para preguntar sobre la vida eterna

Un joven vino a ver a Jesús y le preguntó:
– Maestro, ¿qué cosa buena debo hacer para tener vida eterna?
Jesús le contestó:
– ¿Por qué me preguntas qué cosa es buena? Sólo Dios es bueno. Si quieres vivir de verdad, obedece los mandamientos.
El joven preguntó:
– ¿Cuáles mandamientos?
Jesús le dijo:
– No mates; no seas infiel en tu matrimonio; no robes; no mientas contra otra persona; respeta a tu padre y a tu madre; ama a los demás tanto como te amas a ti mismo.
Entonces el joven dijo:
Todos esos mandamientos los he obedecido. ¿Qué más puedo hacer?
Jesús le dijo:
– Si quieres ser perfecto, vende todo lo que tienes y da el dinero a los pobres. Así, Dios te dará un gran premio en el cielo. Luego ven y conviértete en uno de mis seguidores.
Cuando el joven oyó eso, se fue muy triste, porque era muy rico.
(Mateo 19:16-22)



















Durante la celebración de la misa pregunté a mis hermanos y hermanas: "Cuantos años creéis que tendría ese joven?" Unos dijeron: "Treinta", otros dijeron: "Veinte largos".

Entonces les expliqué que en la sociedad en la que vivió Jesús, los hombres y las mujeres se casaban cuando tenian trece años (ellas), catorce, quince, dieciséis años (ellos). Una persona de veinte años era una persona madura. Unas persona con treinta años podía ser abuelo/a.

En dicha sociedad, un joven no podía disponer de sus riquezas hasta que el patriarca de la familia, hubiera fallecido. En la sociedad patriarcal en la que Jesús vivió, los jóvenes no heredaban los bienes familiares salvo en casos muy excepcionales. Entonces, el hermano mayor era el responsable de la familia (madre, hermanos, hermanas, primos, sirvientes); en tal situación, el negocio familiar y las responsabilidaddes diarias podian llegar a ser tan absorbentes que el joven patriarca apenas tenia tiempo para pensar en la vida eterna.

Por eso, podemos pensar que este episodio del joven rico en lugar de ser una crónica es, más bien, una lección de sabiduría cristiana. La figura del joven justo está muy presente en la tradición judeo-cristiana. En la sabiduría bíblica no es extraño que el joven justo muera en una edad temprana. Entonces, surge la pregunta: "¿Por qué, Señor, tuvo que morir tan joven?"

No debe sorprendernos, pues, que un joven se acercara a Jesús para preguntarle: "¿Qué debo hacer para ganar la vida eterna?" La respuesta de Jesús abre un debate porque hay dos respuestas que se complementan, es decir, no se oponen la una a la otra, pero son distintas y a buen seguro eran un motivo de polemica en las primeras comunidades cristianas:

Primero: Cumple los mandamientos.
Respuesta del joven: Ya lo hago.
Segundo: Vende tus riquezas, da el dinero a los pobres y sígueme.
Resultado de la invitación: "Cuando el joven oyó esto, se fue muy triste, porque era muy rico".

Los Hechos de los Apostoles y algunas de las cartas de Pablo narran los conflictos ocasionados por las riquezas de algunos cristianos y la necesidad que pasan otros. Por otra parte, la manera como algunas comunidades cristianas comparten y distribuyen las riquezas es presentado como modelo de comunidad.















En el mundo actual, el uso de lo que uno tiene continua siendo una señal inequivoca de identidad. Hoy mas que nunca, el joven rico es protagonista en nuestra sociedad. Si un joven no es rico, al menos, debe aspirar a serlo. La mayoría de los jóvenes que conocemos estudian y trabajan para tener una vida segura y confortable. Una vida feliz significa: comer bien, vestir bien, viajar, dos o tres casas, dos o tres coches, dos o tres cuentas de ahorro, un buen trabajo con excelentes beneficios...

En esta situación, el desprendimiento de los bienes materiales en forma de solidaridad es una señal inequivoca del Reino.

sábado, 14 de agosto de 2010

Fiesta de la Asunción de María: El cuerpo no es para "usar y tirar".

ASUNCIÓN DE MARÍA
Nicolás Poussin (1594-1665)



















La creencia de que el cuerpo de la Madre de Dios no podía corromperse o quedarse para siempre hospedado en un sarcófago se remonta a los Padres de la Iglesia.

El misterio de la Dormición (fiesta que la Iglesia Ortodoxa celebra el 15 de agosto) y Asunción de María (fiesta que la Iglesia Católica celebra el mismo día) nos ayudan a seguir profundizando en el misterio de la encarnación: Dios se hizo carne en el vientre de una mujer, María de Nazaret, y ese cuerpo bendecido con la presencia de Dios nos muestra el plan que Dios tiene para todos nosotros.

Dios no nos dio la vida -el cuerpo, el alma, la conciencia- para que la enterrásemos al final de nuestra peregrinación en un sepulcro.

La fiesta de la Asunción de María es una celebración en la que reconocemos que el cuerpo de María no fue tan solo un instrumento o imagen para usar y tirar, sino una imagen sagrada (porque fue creada a imagen de Dios, cf. Genesis 1-2), que el mismo Dios atraía para sí y en el momento de la muerte no fue abandonada.

Aunque la Biblia no contiene el relato de la dormición y asunción de María, la creencia de que el cuerpo, especialmente el cuerpo de quienes han sido fieles al plan de Dios, no está destinado a pudrirse o quedarse en la tumba, se encuentra presente ya en el Antiguo Testamento. Así, se nos dice que personas como Enoch y Elías fueron llevadas al cielo.

El caso de Elías es bien conocido por la tradición cristiana porque sabemos que los judíos esperaban que Elías volviera para anunciar la venida inminente del Mesías. Otra persona que algunos comparan con Elías es Moisés (junto con Elías en la Transfiguración de Jesús), cuya tumba se desconoce y hay tradiciones que afirman que su cuerpo no fue abandonado en una fosa sino que fue recuperado por Yahveh.

DORMICIÓN DE MARIA
Catedral de Estrasburgo















El dogma del Asunción de Maria fue definido por el papa Pío XII el 1 de noviembre de 1950, no sin que antes el Papa hubiera consultado a todos los obispos a traves de la carta Deiparae Virginis Mariae (1946). La respuesta por parte de los obispos de que fuera promulgado el dogma de la Asunción de María fue casi unánime. De este modo, el 1 de noviembre de 1950 se publicó la bula Munificentissimus Deus, en la cual el Papa, tomando en cuenta los testimonios de la liturgia, la creencia de los fieles guiados por sus pastores, los testimonios de los Padres y Doctores de la Iglesia y por el consenso de los obispos del mundo como "Magisterio Viviente", declaraba como dogma de fe católica la doctrina de la Asunción de la Virgen María.

La catequesis del papa Juan Pablo II
sobre la Asuncion de Maria

"El dogma de la Asunción afirma que el cuerpo de María fue glorificado después de su muerte. En efecto, mientras para los demás hombres la resurrección de los cuerpos tendrá lugar al fin del mundo, para María la glorificación de su cuerpo se anticipó por singular privilegio" (2-julio-97).

"Contemplando el misterio de la Asunción, es posible comprender el plan de la Providencia Divina con respecto a la humanidad: después de Cristo, María es la primera criatura humana que realiza el ideal escatológico, anticipando la plenitud de la felicidad, prometida a los elegidos mediante la resurrección de los cuerpos" (Audiencia General del 9-julio-97).

"María nos muestra el destino final de quienes oyen la Palabra de Dios y la cumplen (Lc. 11, 28). Nos estimula a elevar nuestra mirada a las alturas, donde se encuentra Cristo, sentado a la derecha del Padre, y donde está también la humilde esclava de Nazaret, ya en la gloria celestial" (15-agosto-97)

BASÍLICA DE LA DORMICIÓN DE MARÍA
Jerusalén







viernes, 13 de agosto de 2010

"Si eso pasa entre el esposo y la esposa, lo mejor seria no casarse!"



















Algunos de los fariseos llegaron para tenderle una trampa. Entonces le preguntaron:
¿Puede un hombre divorciarse de su esposa por cualquier razón?
Jesús les respondió:
— ¿No recuerdan lo que dice la Biblia? En ella está escrito que, desde el principio, Dios hizo al hombre y a la mujer para que vivieran juntos. Por eso Dios dijo: "El hombre tiene que dejar a su padre y a su madre para casarse y vivir con su esposa. Los dos vivirán como si fueran una sola persona". De esta manera, los que se casan ya no viven como dos personas separadas, sino como si fueran una sola. Por tanto, si Dios ha unido a un hombre y a una mujer, nadie debe separarlos.
Los fariseos le preguntaron:
— Entonces, ¿por qué Moisés nos dejó una ley que dice que el hombre puede separarse de su esposa dándole un certificado de divorcio?
Jesús les respondió:
— Moisés les permitió divorciarse porque ustedes son muy tercos y no quieren obedecer a Dios. Pero Dios, desde un principio, nunca ha querido que el hombre se separe de su esposa. Y yo les digo que si su esposa no ha cometido ningún pecado sexual, ustedes no deben divorciarse de ella ni casarse con otra mujer. Porque si lo hacen, serán castigados por ser infieles en el matrimonio.
Los discípulos le dijeron a Jesús:
— Si eso pasa entre el esposo y la esposa, lo mejor sería no casarse.
Jesús les contestó:
— Esta enseñanza sólo la entienden las personas a quienes Dios les da como regalo no casarse. Es cierto que algunos no pueden casarse porque nacen con algún defecto que se lo impide. Otros no pueden casarse porque alguien les ha dañado el cuerpo. Pero también hay personas que no se casan para dedicarse sólo a trabajar en el reino de Dios. Por eso, esta enseñanza es sólo para quienes decidan vivir así.
(Mateo 19:3-12)

Muchos comentaristas de este episodio del evangelio de Mateo se han dado cuenta de que el conflicto que aquí se nos muestra no versa solamente sobre el divorcio. Mateo comienza diciendo que el objetivo de los fariseos era tender a Jesus una trampa

No nos puede pasar desapercibido que el divorcio ya fue utilizado por los fariseos para atacar a Jesús y dividir a sus seguidores. Fijaros que no son los fariseos sino los discipulos quienes en la escena al final manifiestan su sorpresa: "Si eso pasa entre el esposo y la esposa, lo mejor seria no casarse".

Lo primero que debe llamarnos la atención es la presentación del tema: "Puede un hombre divorciarse de su esposa por cualquier razon?" En lo que debemos fijarnos es que es el hombre el que tiene derecho a pedir el divorcio, pero ¿y la mujer?


Para comprender lo que aqui esta en juego debemos familiarizarnos con la familia patriarcal del tiempo de Jesús. La esposa no tenia derecho a tomar decisiones que afectaran a la vida de la familia y, mucho menos, a denunciar a su marido. El marido, o mejor dicho, el patriarca, era quien gobernaba la familia. Por eso, Jesús comienza explicando qué es el matrimonio. En una sociedad patriarcal las palabras de Jesús introducen una novedad que para muchos resulta ofensiva: "Por eso, el hombre tiene que dejar a su padre y a su madre para casarse y vivir con su esposa".


En la familia patriarcal era muy corriente que el nuevo matrimonio viviera con la familia del esposo. Entonces, ¿quién mandaba? El cabeza de familia: el patriarca. Este decidia los casamientos, los trabajos, los castigos, etc. Es evidente que Jesús no esta hablando aquí estrictamente del divorcio sino del modo como los fariseos y muchos hombres entendían el matrimonio y la familia.


La mujer era una propiedad del marido y el dueño de todo era el patriarca, de ahi que a veces cualquier motivo era suficiente para despedir a una mujer. Jesús se opone a esa tradición y explica cómo eran las relaciones del hombre y la mujer al principio. Desde este punto de vista (como era al principio), Jesús responde a "la trampa" de los fariseos.


Entonces, las exigencias del matrimonio son tan pesadas para el esposo como para la esposa... y los discípulos de Jesús comentan sorprendidos: "Si eso pasa entre el esposo y la esposa, lo mejor sería no casarse"


Aqui los discípulos no están diciendo que lo han dejado todo (mujer, familia, hermanos, hermanas...) para seguir a Jesús, sino que el matrimonio (entendido como desde el principio) es una una carga ("cruz") demasiado pesada. Curioso comentario! 

Este comentario de los discipulos nos obliga a revisar nuestras propias ideas del matrimonio, porque durante muchos siglos (y todavía hoy algunos piensan así) el matrimonio se entendió como una respuesta de segunda categoría al plan de Dios. Los escogidos estaban destinados al sacerdocio; el matrimonio era para la tropa, aquellos que no podian frenar su apetito sexual.

jueves, 12 de agosto de 2010

La religion del perdon



















Mateo 18:21-19:1
Entonces se le acercó Pedro y le dijo:
— Señor, ¿cuántas veces perdonaré al hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?
Jesús le dijo:
No te digo hasta siete, sino hasta setenta veces siete. El reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. Cuando comenzó a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos. Como no pudo pagar, ordenó su señor venderlo, junto con su mujer e hijos y todo lo que tenía, para que se le pagara la deuda. Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba diciendo: "Señor, ten paciencia conmigo y yo te lo pagaré todo". El señor de aquel siervo, movido a misericordia, lo soltó y le perdonó la deuda. Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus siervos que le debía cien denarios; y agarrándolo, lo ahogaba, diciendo: "Págame lo que me debes". Entonces su siervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: "Ten paciencia conmigo y yo te lo pagaré todo". Pero él lo echó en la cárcel hasta que pagara la deuda. Viendo sus siervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron a decir a su señor lo que había pasado. Entonces, llamándolo su señor, le dijo: "Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. ¿No debías tú también tener misericordia de tu siervo, como yo tuve misericordia de ti?" Entonces su señor, enojado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara todo lo que le debía. Así también mi Padre celestial hará con vosotros, si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.
Cuando Jesús terminó estas palabras, se alejó de Galilea y fue a las regiones de Judea, al otro lado del Jordán.


Cuando celebramos la Eucaristia celebramos que Dios ha perdonado nuestros pecados. Por eso, Eucaristia significa accion de gracias.

El Concilio de Trento (1545-1563) tuvo que reafirmar que la misa es sacrificio. En que consiste este sacrificio? Cuando celebramos la Eucaristia hacemos memorial de la mejor ofrenda que podemos presentar al Padre: el cuerpo de su hijo, cuya sangre fue derramada para el perdon de los pecados. Por eso, durante la consagracion el sacerdote repite las palabras de Jesus:

"Tomad y bebed,
todos de el,
porque este es el caliz de mi sangre,
sangre de la alianza nueva y eterna
que sera derramada por vosotros
y por todos los hombres
para el perdon de los pecados.
Haced esto en conmemoracion mia".

La religion cristiana es la religion del perdon o, de lo contrario, se niega a si misma: Jesucristo ofrece su sangre al Padre no como prueba de que estamos condenados, sino como garantia de su perdon. El testimonio de Jesus resucitado es identico al testimonio de Jesus crucificado; por eso, sus primeras palabras son: "Paz a vosotros", "no temais..."

El nucleo de las ensenanzas de Jesus y sus milagros, muestran que Jesus no ha sido enviado para condenar al mundo. Esto se hace evidente durante la pasion y muerte de Jesus. Durante el juicio al que es sometido por la autoridades, el testimonio de Jesus no es el de los jueces que condenan sino el de la victima.

El perdon de la victima es la mas grande expresion humana (y divina) de amor. El cristianismo es la unica religion que afirma que Dios se hace victima para perdonar lo imperdonable de modo que los cristianos no tengamos ninguna excusa para no perdonar.

La respuesta de Jesus introduce un novedad que sorprende incluso a Pedro: debemos perdonar siempre. Y la parabola de Jesus introduce tambien otra novedad: el siervo infiel no sera juzgado por sus pecados sino por su falta de compasion hacia otros siervos que tambien han pecado.

El que tenga oidos que oiga.

lunes, 9 de agosto de 2010

Discurso del Padre George Zabelka, sacerdote catolico que bendijo las bombas de Hiroshima y Nagasaki hace 65 anyos.


















Yo bendije las bombas
por George Zabelka

El Padre George Zabelka, sacerdote catolico de las Fuerzas Aereas de Estados Unidos, fue el capellan de los soldados que arrojaron las bombas atomicas sobre Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945. Durante los siguientes veinte anyos, fue gradualmente convenciendose de que habia participado en algo horrible y que habia negado su propia fe ofreciendo apoyo moral y religioso al lanzamiento de las bombas. Zabelka, que fallecio en 1992, dio esta charla en el 40 aniversario del lanzamiento de las bombas. 

La ejecucion de civiles en tiempo de guerra siempre ha estado prohibido por la Iglesia, y si un soldado viene a mi y me pregunta si puede ejecutar a un nino, le diria que no sin dudarlo. Esto seria un pecado mortal. En 1945, la isla de Tinian era el aeropuerto mas grande del planeta. Cada minuto podian despegar tres aviones y, asi, durante horas. Muchos de esos aviones se dirigian a Japon con el proposito de aniquilar, no un nino o un civil, sino miles de ninos y civiles, y yo no dije nada.

Siendo capellan catolico conoci a un buen catolico irlandes que arrojo la bomba sobre la catedral de Urakami en Nagasaki, centro del catolicismo en Japon. Sabia que san Francisco Javier, siglos antes, habia llevado la fe catolica a Japon. Sabia que escuelas, iglesias, y comunidades religiosas fueron aniquilidadas, pero no dije nada.

Nunca predique ni una sola palabra contra la matanza de civiles a los hombres que estaban llevando a cabo esas matanzas. Me habian lavado el cerebro! Nunca pense en protestar publicamente por los ataques masivos a civiles. Me habian dicho que era necesario. La jerarquia militar lo decia abiertamente y la jerarquia religiosa lo aprobaba con su silencio. No me consta que los cardenales americanos o algun obispo se opusiera abiertamente a estos ataques masivos contra civiles. El silencio era la senal dada al gobierno y a la poblacion americana de que se estabamos de acuerdo.

Yo trabaje con Martin Luther King, Jr., durante las manifestaciones por los derechos civiles en Flint, Michigan. Su ejemplo y sus ensenanzas de la accion no violenta (escoger amar en lugar de odiar, la verdad en lugar de la mentira, la no violencia en lugar de la violencia) me conmovieron profundamente. Aquello me puso cara a cara con el movimiento pacifista: la accion no violenta como resistencia a la maldad. Yo recordaba las palabras de King despues de que le encerraron en la prision de Montgomery y mi cabeza dio un vuelco de 180 grados. En aquella ocasion, Martin Luther King, Jr., habia dicho: "La sangre puede correr sobre las calles de Montgomery antes de que seamos libres, pero debe ser nuestra sangre la que corra, y no la del hombre blanco. No debemos danar ni un cabello de la cabeza de nuestros hermanos blancos".

Mi corazon estaba divido. Yo luchaba y discutia. Sin embargo, este era el Sermon de la Montana: "Ama a tus enemigos. Ofrece bien por mal". Entonces, atravese una crisis de fe. O aceptaba lo que Cristo habia dicho, aunque me pareciera imposible y estupido, o le debia negar completamente.

Durante los ultimos 1700 anyos la Iglesia no solamente ha presentado la guerra como algo respetable y digno, sino que ha ensenado que ser militar es una profesion cristiana honorable. Esto no es verdad, es mentira. Nos han lavado el cerebro y manipulado.

Yo he visto lo que es la guerra. Aquellos de ustedes que han visto lo que es una guerra real, pueden corroborar lo que digo. Os aseguro que la guerra no es una opcion cristiana. No es el camino de Cristo. No hay modo de hacer la guerra siguiendo las ensenanzas de Jesus. No hay modo de entrenar a alguien para matar siguiendo las ensenanzas de Jesus.

La moral que defiende que la guerra es la unica alternativa al terror es una moral que Cristo nunca enseno. La etica de la destruccion massiva no puede ser encontrada en las ensenanzas de Jesus. En la etica de la guerra justa, Jesucristo es irrelevante. En esa etica Jesus no existe. En la etica de la guerra justa, no hay modo de apelar a el o citar sus ensenanzas, porque Jesus no nos ofrece una sola idea en la cual se nos diga que nivel de destruccion o aniquilacion es aceptable.

El mundo nos esta observando hoy. Una etica que defienda la destruccion masiva no es lo que el mundo necesita de la Iglesia, aunque esto es lo que muchos esperan de los seguidores de Cristo. Lo que el mundo necesita es que los cristianos se unan para dar testimonio de Jesucristo. Lo que el mundo necesita es que los cristianos proclamen, con un lenguaje sencillo que todos puedan entender, que los seguidores de Cristo no pueden participar en las destrucciones masivas. El cristiano debe amar como Cristo amo, vivir como Cristo vivio, y, si es necesario, morir como Cristo murio: amando a sus enemigos.

Durante los primeros 300 anyos que siguieron a la resurrecion de Jesucristo, la Iglesia reconocio a un Cristo de la no violencia. Debemos recordar que la Iglesia enseno la no violencia en una situacion extrema de violencia, donde al menos en tres ocasiones estuvo al borde del aniquilamiento. La Iglesia sufria entonces la tortura y ejecuciones de sus miembros. Si alguna vez hubo un momento en que la Iglesia pudo justificar las represalias y la violencia en defensa propia, aquel fue el momento. La elite economica, politica y militar del Estado Romano habia enfrentado a sus ciudadanos contra los cristianos, animadoles a exterminar a las comunidades cristianas.

Sin embargo, la Iglesia insistia sin la menor duda que cuando Jesus desarmo a Pedro, desarmo a todos los cristianos.

Los cristianos siguieron creyendo que Cristo era su refugio y su fortaleza (palabras de la liturgia primitva), y que si Cristo era todo lo que necesitaban para su seguridad y defensa, entonces Cristo era todo lo que debian tener. Esto era una nueva etica. Los cristianos sabian que si seguian a Jesus no se perderian. Cuando se les daban oportunidades para contentar al Estado Romano, por ejemplo, enrolandose en el ejercito, esas oportunidades fueron rechazadas, porque la Iglesia vio incompatibilidad entre el amor a Cristo y matar. Era Cristo, no el dios Marte, el que les daba seguridad y paz a los cristianos.

Hoy, el mundo esta al borde del abismo porque la Iglesia rechaza ser la Iglesia. Porque los cristianos nos hemos estado enganado a nosotros mismos, y a los no cristianos, sobre la verdad de Cristo. No es posible seguir a Cristo, amar como Cristo amo, y al mismo tiempo matar a nuestros enemigos. Es una mentira decir que el Espiritu de Dios mueve el gatillo del lanzallamas. Es una mentira decir que aprender a matar es aprender a ser como Cristo. Es una mentira decir que hundir la bayoneta en el pecho de nuestros enemigos viene motivado por nuestro pensamiento cristiano. Militarizar a los cristianos es una contradiccion.

Ahora, hermanos y hermanas, en el aniversario de la mas grande atrocidad llevada a cabo por cristianos, debo ser el primero en decir que cometi una terrible equivocacion. Me poseia el padre de la mentira. Yo participe en la gran mentira ecumenica de los catolicos, protestantes y ortodoxos. Yo vesti el uniforme. Yo fui parte del sistema. Cuando celebraba la misa en el campamento, me ponia el alba y la casulla sobre el uniforme. Cuando el Padre Dave Becker resigno como capellan de la base de submarinos Trident en 1982, me dijo: "Cada vez que celebraba la Eucaristia y me ponia las vestiduras sobre el uniforme, me venian las palabras de Jesus: 'Tened cuidado de los lobos que se visten con la piel de los corderos".

Como capellan de las Fuerza Aereas yo pinte una ametralladora en la manos de Jesus y distribui esa pintura perversa por el mundo como si fuera verdad. Yo cantaba, "santo, santo, santo..." y repartia municion. Como capellan catolico de la Brigada 509, fui el canal que comunico esta fraudulenta imagen de Cristo a la tripulacion del Enola Gay y del Boxcar.

Todo lo que puedo decir es que estaba equivocado. Cristo no podia ser el instrumento para desatar el horror sobre su propia gente. Excusas y justificaciones no sirven para nada. Todo lo que puedo decir es: "Estaba equivocado". Guardar silencio seria perderme el primer paso en el proceso de arrepentimiento y reconciliation: admitir el error, admitir la culpa.

Yo estaba alli y estaba equivocado. Si, la guerra es un infierno y Cristo no vino a justificar la creacion del infierno en la tierra por obra de sus discipulos. La justificacion de la guerra puede ser compatible en algunas religiones y filosofias, pero no es compatible con la ensenanzas de Jesus. Yo estaba equivocado. Y a quienes han sufrido porque cai bajo la influencia del padre de la mentira, les dijo que lo siento de corazon y les pido perdon.

Pedi perdon a los Hibakushas (japoneses que sobrevivieron a las bombas atomicas) en Japon el anyo pasado, durante la peregrinacion que realice desde Tokyo a Hiroshima. Cai de rodillas en el santuario, ofreci flores y ore por el perdon (por mi, por mi pais, por mi Iglesia). Pedi perdon y ellos pidieron perdon por el ataque a Pearl Harbor y por las acciones horribles del ejercito japones. Algunos estaban alli y nos abrazamos y lloramos juntos. Este es el primer paso de la reconciliacion: admitir la falta y el perdon. Oremos para que otros encuentren el camino de la paz y la reconciliacion.

Todas la religiones ensenan la fraternidad. Las personas quieren la paz. Son los gobiernos y los militares los que promueven la guerra y el aniquilamiento. Por eso, dejar que vuestra voz se oiga. No podemos dejar estos asuntos a nuestros lideres politicos y religiosos. Ellos cambiaran cuando les hagamos cambiar. Ellos nos representan. Debemos decirles que han de pensar y actuar por la seguridad de todos los pueblos, y no solo para la seguridad de su pais. No es posible que un pais piense solamente en sus propio interes y seguridad. Nos necesitamos mutuamente. O vivimos como hermanos y hermanas o estamos condenados a morir en un holocausto.

Cada uno de nosotros es responsable por los crimenes de guerra, porque los crimenes de guerra necesitan colaboracion en su preparacion y ejecucion. Esto incluye a los militares, a quienes fabrican las armas, a quienes dan el dinero para comprar armas. No lo duden, todos somos responsables. El silencio, no hacer nada, es uno de los peores pecados.

La bomba sobre Nagasaki me acusa todavia mas que la bomba sobre Hiroshima. El 9 de agosto de 1945, ya sabiamos lo que la bomba podia hacer, pero la volvimos a lanzar. Sabiamos del sufrimiento y la agonia que ibamos a provocar y tambien sabiamos (al menos, nuestros lideres) que no era necesaria. Los japoneses ya estaban derrotados. Se estaban preparando para la rendicion. Pero nosotros insistimos en la rendicion incondicional, lo cual va en contra incluso de la etica de la guerra justa. Una vez que el enemigo esta derrotado y no puede hacerte dano, se debe buscar la paz.

Gracias a Dios, hoy soy capaz de estar aqui y hablar en contra de la guerra, de todas las guerras. Los profetas del Antiguo Testamento denunciaron los falsos idolos, hechos de oro y plata. Hoy muchos adoran un Dios hecho de metal: la bomba. Ponemos nuestra confianza en el poder militar. La bomba es nuestra seguridad y fortaleza, no Dios. Los profetas del Antiguo Testamento lo dijeron de una manera muy sencilla: "No pongais vuestra confianza en carros y armas que no os pueden salvar".

Todos debemos ser profetas. Todos debemos hacer algo por la paz. Debemos detener esta locura de adorar a los dioses de metal. Dedemos oponernos al mal y la idolatria. Este debe ser nuestro empeno en el momento mas critico de la historia. Pero tambien es la oportunidad mas grande que se le ofrece a cualquier grupo de personas: salvar nuestro mundo de la completa aniquilacion.

P. Zabelka,
Agosto, 1985

La bendición de la bomba atómica: Religión Digital

La bendición de la bomba atómica :: América :: Religión Digital

George Zabelka el sacerdote catolico que bendijo las bombas se haria pacifista. Nagasaki era el centro del catolicismo en Japon.

viernes, 6 de agosto de 2010

La transfiguración: "Hablaban de su partida que Jesús iba a cumplir en Jerusalén"

Lucas 9:28-36

Jesús tomó a Pedro, a Juan y Santiago, y subió al monte a orar. Mientras oraba, la apariencia de su rostro cambió y su vestido se volvió blanco y resplandeciente. Y dos varones hablaban con él, los cuales eran Moisés y Elías. Estos aparecieron rodeados de gloria; y hablaban de su partida, que Jesús iba a cumplir en Jerusalén. Pedro y los que lo acompañaban estaban rendidos de sueño; pero, permaneciendo despiertos, vieron la gloria de Jesús y a los dos varones que estaban con él. Y sucedió que, mientras estos se alejaban de él, Pedro dijo a Jesús:
– Maestro, bueno es para nosotros estar aquí. Hagamos tres tiendas, una para ti, una para Moisés y una para Elías.
Pero no sabía lo que decía. Mientras él decía esto, vino una nube que los cubrió; y tuvieron temor al entrar en la nube. Y vino una voz desde la nube, que decía:
– Este es mi Hijo amado; escuchadlo.
Cuando cesó la voz, Jesús se encontraba solo. Ellos callaron, y por aquellos días no dijeron nada a nadie de lo que habían visto.

- Comentario de Julio González, S.F.

En el misal y en la mayoría de los comentarios que he consultado la idea predominante es que Pedro, Juan y Santiago, vieron la gloria de Jesús.

Sin embargo, Lucas quiere que sepamos que Pedro (al igual que Juan y Santiago) no había entendido el misterio que había presenciado: "No sabía lo que decía", "ellos callaron y no dijeron nada a nadie de lo que habían visto". Por tanto, me parece importante que nos preguntemos qué es lo que Pedro había entendido y por qué otro discípulo, el evangelista Lucas, dice que Pedro no sabía lo que decía.

Pedro dice: "Maestro, bueno es para nosotros estar aquí. Hagamos tres tiendas..." Lucas explica que mientras "decía esto", "vino una nube que los cubrió; y tuvieron temor al entrar en la nube". En la tradición del Antiguo Testamento la "nube" guía al pueblo por el desierto. Por una parte, Dios es el que abre el camino de su pueblo y, por otra, la palabra de Dios (la ley), está en medio del pueblo de día y de noche (en la "tienda" o Tabernaculo). "Entrar en la nube" significa entrar en la presencia de Dios, lo cual para los adoradores del Dios de las alturas, escondido, desconocido, justiciero... era como ponerse a las puertas de la muerte y sentían "temor de Dios".

Hasta aquí, hemos descubierto en clave del Antiguo Testamento el misterio de la Transfiguración. Pedro, Juan y Santiago sienten el "temor de Dios" que nos introduce en la adoración, es decir, el momento de hincarse de rodillas y con los brazos extendidos reconocer esta presencia sagrada a través la adoración. Entonces Pedro hace lo que cualquier persona piadosa haría: levantar un pedestal, o una capilla, o un templo para adorar a Dios.

Pedro no ha podido escuchar la conversación entre Jesús, Moisés y Elías. Hablaban de la partida de Jesús. Lucas utiliza la palabra éxodo (salida, marcha). Otros evangelistas dicen que Jesús hablaba con Moisés y Elías sobre lo que le iba a ocurrir en Jerusalén: su pasión, muerte y resurreción. De modo que este no es el mejor momento para actos piadosos, adoraciones o devociones. Jesús desoye a Pedro porque este es el momento de ponerse de pie (no de arrodillarse) y andar el camino que uno debe andar.

Los autores que resaltan en este episodio la gloria de Dios explican la aparición de Moisés y Elías, diciendo que son las dos personas más importantes de la Antigua Alianza. Los autores que entienden la Transfiguración como el momento culminante en donde se nos revela la misión de Jesús, dicen que Moisés y Elías aparecen junto a Jesús porque ellos también sufrieron la incomprensión, la rebeldía, la persecución y la violencia de su pueblo.

El cuarto evangelista, Juan, nos dirá que la gloria de Dios se nos muestra en la cruz de Jesús; que el trono de Jesús es la cruz; que la corona de Jesús es de espinas. Por eso, debemos ser prudentes cuando decimos que la Transfiguración muestra la gloria de Jesús a estos apóstoles escogidos de entre los Doce, Pedro, Juan y Santiago. Ellos no entendieron entonces el significado de lo que habían visto y por eso no dijeron nada.