jueves, 31 de julio de 2014

Vídeo producido en la Arquidiócesis de Washington en homenaje a monseñor Francisco González, S.F. por sus 50 años de sacerdocio.


Jeremías 18,1-6: "Levántate y baja al taller del alfarero, y allí te comunicaré mi palabra (...) Como está el barro en manos del alfarero, así estáis vosotros en mi mano, casa de Israel."

Jeremías 18,1-6
Jueves de la 17 Semana del Tiempo Ordinario II,

Palabra del Señor que recibió Jeremías: "Levántate y baja al taller del alfarero, y allí te comunicaré mi palabra." Bajé al taller del alfarero, que estaba trabajando en el torno. A veces, le salía mal una vasija de barro que estaba haciendo, y volvía a hacer otra vasija, según le parecía al alfarero. Entonces me vino la palabra del Señor: "¿Y no podré yo trataros a vosotros, casa de Israel, como este alfarero? -oráculo del Señor-. Mirad: como está el barro en manos del alfarero, así estáis vosotros en mi mano, casa de Israel."

martes, 29 de julio de 2014

ORACIÓN POR LOS ABUELOS













Señor Jesús, tu naciste de la Virgen María,
hija de San Joaquín y Santa Ana.
Mira con amor a los abuelos de todo el mundo.
¡Protégelos! son una fuente de enriquecimiento
para las familias, para la Iglesia y para toda la sociedad.

¡Sostenlos! Que cuando envejezcan
sigan siendo para sus familias pilares fuertes de la fe,
custodios de los nobles ideales, hogareños,
tesoros vivos de sólidas tradiciones religiosas.

Haz que sean maestros de sabiduría y valentía,
que transmitan a generaciones futuras
los frutos de su experiencia humana y espiritual.

Señor Jesús, ayuda a las familias y a la sociedad
a valorar la presencia y la misión de los abuelos.
Que jamás sean ignorados o excluidos,
sino que encuentren respeto y amor.

Ayúdales a vivir serenamente
y a sentirse acogidos durante
todos los años de vida que les concedas.

María, Madre de todos los vivientes,
cuida a todos los abuelos,
acompáñalos durante su peregrinación terrena
y con tus oraciones obtén que todas las familias
se reúnan un día en nuestra casa celestial,
dónde esperas a toda la humanidad
para el gran abrazo de la vida sin fin.

Amén.

Juan 11,19-27: "Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano (...) Tu hermano resucitará (...) Sé que resucitará en la resurrección del último día (...) Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá (...) ¿Crees esto? Sí, Señor: yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios"

Juan 11,19-27
Fiesta de Santa Marta,

En aquel tiempo, muchos judíos habían ido a ver a Marta y a María, para darles el pésame por su hermano. Cuando Marta se enteró de que llegaba Jesús, salió a su encuentro, mientras María se quedaba en casa. Y dijo Marta a Jesús: "Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano. Pero aún ahora sé que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo concederá." Jesús le dijo: "Tu hermano resucitará." Marta respondió: "Sé que resucitará en la resurrección del último día." Jesús le dice: "Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?" Ella le contestó: "Sí, Señor: yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo."

1 Juan 4,7-16: "Amémonos unos a otros, ya que el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios (...) Dios nos envió a su Hijo como víctima de propiciación para nuestros pecados (...) si Dios nos amó de esta manera, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros"

1 Juan 4,7-16
Fiesta de Santa Marta,

Queridos hermanos, amémonos unos a otros, ya que el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor. En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene: en que Dios envió al mundo a su Hijo único, para que vivamos por medio de él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo como víctima de propiciación para nuestros pecados. Queridos hermanos, si Dios nos amó de esta manera, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros. A Dios nadie lo ha visto nunca. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor ha llegado en nosotros a su plenitud. En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros: en que nos ha dado de su Espíritu. Y nosotros hemos visto y damos testimonio de que el Padre envió a su Hijo para ser Salvador del mundo. Quien confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios. Y nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él. Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios, y Dios en él.

SÁBADO DE LA 17 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO, Año II (Lecturas)

Jeremías 26,11-16.24
Salmo 68: Escúchame, Señor, el día de tu favor
Mateo 14,1-12

Jeremías 26,11-16.24

En aquellos días, los sacerdotes y los profetas dijeron a los príncipes y al pueblo: "Este hombre es reo de muerte, porque ha profetizado contra esta ciudad, como lo habéis oído con vuestros oídos." Jeremías respondió a los príncipes y al pueblo: El Señor me envió a profetizar contra este templo y esta ciudad las palabras que habéis oído. Pero, ahora, enmendad vuestra conducta y vuestras acciones, escuchad la voz del Señor, vuestro Dios; y el Señor se arrepentirá de la amenaza que pronunció contra vosotros. Yo, por mi parte, estoy en vuestras manos: haced de mí lo que meJor os parezca. Pero, sabedlo bien: si vosotros me matáis, echáis sangre inocente sobre vosotros, sobre esta ciudad y sus habitantes. Porque ciertamente me ha enviado el Señor a vosotros, a predicar a vuestros oídos estas palabras." Los príncipes del pueblo dijeron a los sacerdotes y profetas: Este hombre no es reo de muerte, porque nos ha hablado en nombre del Señor, nuestro Dios." Entonces Ajicán, hijo de Safán, se hizo cargo de Jeremías, para que no lo entregaran al pueblo para matarlo.

Salmo 68: Escúchame, Señor, el día de tu favor

Arráncame del cieno, que no me hunda;
líbrame de los que me aborrecen,
y de las aguas sin fondo.
Que no me arrastre la corriente,
que no me trague el torbellino,
que no se cierre la poza sobre mí.
R. Escúchame, Señor, el día de tu favor

Yo soy un pobre malherido;
Dios mío, tu salvación me levante.
Alabaré el nombre de Dios con cantos,
proclamaré su grandeza con acción de gracias.
R. Escúchame, Señor, el día de tu favor

Miradlo, los humildes, y alegraos,
buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón.
Que el Señor escucha a sus pobres,
no desprecia a sus cautivos.
R. Escúchame, Señor, el día de tu favor

Mateo 14,1-12

En aquel tiempo oyó el virrey Herodes lo que se contaba de Jesús, y dijo a sus ayudantes: "Ese es Juan Bautista que ha resucitado de entre los muertos, y por eso los Poderes actúan en él". Es que Herodes había mandado prender a Juan y lo había metido en la cárcel encadenado por motivo de Herodías, mujer de su hermano Felipe, porque Juan le decía que no le estaba permitido vivir con ella. Quería mandarlo matar, pero tuvo miedo de la gente, que lo tenía por profeta. El día del cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías danzó delante de todos, y le gustó tanto a Herodes, que juró darle lo que pidiera. Ella, instigada por su madre, le dijo: "Dame ahora mismo en una bandeja la cabeza de Juan Bautista". El rey lo sintió; pero, por el juramento y los invitados, ordenó que se la dieran; y mandó decapitar a Juan en la cárcel. Trajeron la cabeza en una bandeja, se la entregaron a la joven, y ella se la llevó a su madre. Sus discípulos recogieron el cadáver, lo enterraron y fueron a contárselo a Jesús.

VIERNES DE LA 17 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO, Año II (Lecturas)

Jeremías 26, 1-9
Salmo 68: Que me escuche tu gran bondad, Señor
Mateo 13,54-58

Jeremías 26,1-9

Al comienzo del reinado de Joaquín, hijo de Josías, rey de Judá, vino esta palabra del Señor a Jeremías: Así dice el Señor: Ponte en el atrio del templo y di a todos los ciudadanos de Judá que entran en el templo para adorar, las palabras que yo te mande decirles; no dejes ni una sola. A ver si escuchan y se convierte cada cual de su mala conducta, y me arrepiento del mal que medito hacerles a causa de sus malas acciones. Les dirás: "Así dice el Señor: Si no me obedecéis, cumpliendo la ley que os di en vuestra presencia, y escuchando las palabras de mis siervos, los profetas, que os enviaba sin cesar (y vosotros no escuchabais), entonces trataré a este templo como al de Silo, a esta ciudad la haré fórmula de maldición para todos los pueblos de la tierra."" Los profetas, los sacerdotes y el pueblo oyeron a Jeremías decir estas palabras, en el templo del Señor. Y, cuando terminó Jeremías de decir cuanto el Señor le había mandado decir al pueblo, lo agarraron los sacerdotes y los profetas y el pueblo, diciendo: Eres reo de muerte. ¿Por qué profetizas en nombre del Señor que este templo será como el de Silo, y esta ciudad quedará en ruinas, deshabitada?" Y el pueblo se juntó contra Jeremías en el templo del Señor.

Salmo 68: Que me escuche tu gran bondad, Señor

Más que los pelos de mi cabeza
son los que me odian sin razón;
más duros que mis huesos,
los que me atacan injustamente.
¿Es que voy a devolver
lo que no he robado?
R. Que me escuche tu gran bondad, Señor

Por ti he aguantado afrentas,
la vergüenza cubrió mi rostro.
Soy un extraño para mis hermanos,
un extranjero para los hijos de mi madre;
porque me devora el celo de tu templo,
y las afrentas con que te afrentan caen sobre mí.
R. Que me escuche tu gran bondad, Señor

Pero mi oración se dirige a ti,
Dios mío, el día de tu favor;
que me escuche tu gran bondad,
que tu fidelidad me ayude.
R. Que me escuche tu gran bondad, Señor

Mateo 13,54-58

En aquel tiempo fue Jesús a su ciudad y se puso a enseñar en la sinagoga. La gente decía admirada: "¿De dónde saca éste esa sabiduría y esos milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es su madre María, y sus hermanos, Santiago, José, Simón y Judas? ¿No viven aquí todas sus hermanas? Entonces, ¿de dónde saca todo eso?".Y aquello les resultaba escandaloso. Jesús les dijo: "Sólo en su tierra y en su casa desprecian a un profeta". Y no hizo allí muchos milagros, porque les faltaba fe.

JUEVES DE LA 17 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO, Año II (Lecturas)

Jeremías 18, 1-6
Salmo 145: Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob
Mateo 13,47-53

Jeremías 18,1-6

Palabra del Señor que recibió Jeremías: Levántate y baja al taller del alfarero, y allí te comunicaré mi palabra." Bajé al taller del alfarero, que estaba trabajando en el torno. A veces, le salía mal una vasija de barro que estaba haciendo, y volvía a hacer otra vasija, según le parecía al alfarero. Entonces me vino la palabra del Señor: ¿Y no podré yo trataros a vosotros, casa de Israel, como este alfarero? -oráculo del Señor-. Mirad: como está el barro en manos del alfarero, así estáis vosotros en mi mano, casa de Israel."

Salmo 145: 
Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob

Alaba, alma mía, al Señor:
alabaré al Señor mientras viva,
tañeré para mi Dios mientras exista.
R. Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob

No confiéis en los príncipes,
seres de polvo que no pueden salvar;
exhalan el espíritu y vuelven al polvo,
ese día perecen sus planes.
R. Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob

Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob,
el que espera en el Señor, su Dios,
que hizo el cielo y la tierra,
el mar y cuanto hay en él.
R. Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob

Mateo 13,47-53

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: "El reino de los cielos se parece también a la red que echan en el mar y recoge toda clase de peces: cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan, y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran. Lo mismo sucederá al final del tiempo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno encendido. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. ¿Entendéis bien todo esto?" Ellos le contestaron: "Sí." Él les dijo: "Ya veis, un escriba que entiende del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo bueno y lo antiguo." Cuando Jesús acabó estas parábolas, partió de allí.

MIÉRCOLES DE LA 17 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO, Año II (Lecturas)

Jeremías 15, 10. 16-21
Salmo 58: Dios es mi refugio en el peligro
Mateo 13, 44-46

Jeremías 15,10.16-21

¡Ay de mí, madre mía, que me engendraste hombre de pleitos y contiendas para todo el país! Ni he prestado ni me han prestado, y todos me maldicen. Cuando encontraba palabras tuyas, las devoraba; tus palabras eran mi gozo y la alegría de mi corazón, porque tu nombre fue pronunciado sobre mí, Señor, Dios de los ejércitos. No me senté a disfrutar con los que se divertían; forzado por tu mano, me senté solitario, porque me llenaste de ira. ¿Por qué se ha vuelto crónica mi llaga, y mi herida enconada e incurable? Te me has vuelto arroyo engañoso, de aguas inconstantes. Entonces respondió el Señor: "Si vuelves, te haré volver a mí, estarás en mi presencia; si separas lo precioso de la escoria, serás mi boca. Que ellos se conviertan a ti, no te conviertas tú a ellos. Frente a este pueblo te pondré como muralla de bronce inexpugnable; lucharán contra ti y no te podrán, porque yo estoy contigo para librarte y salvarte -oráculo del Señor-. Te libraré de manos de los perversos, te rescataré del puño de los opresores."

Salmo 58: Dios es mi refugio en el peligro

Líbrame de mi enemigo, Dios mío;
protégeme de mis agresores;
líbrame de los malhechores,
sálvame de los hombres sanguinarios.
R. Dios es mi refugio en el peligro

Mira que me están acechando,
y me acosan los poderosos:
sin que yo haya pecado ni faltado, Señor,
sin culpa mía, avanzan para acometerme.
R. Dios es mi refugio en el peligro

Estoy velando contigo, fuerza mía,
porque tú, oh Dios, eres mi alcázar;
que tu favor se adelante, oh Dios,
y me haga ver la derrota del enemigo.
R. Dios es mi refugio en el peligro

Pero yo cantaré tu fuerza,
por la mañana aclamaré tu misericordia;
porque has sido mi alcázar
y mi refugio en el peligro.
R. Dios es mi refugio en el peligro

Y tañeré en tu honor, fuerza mía,
porque tú, oh Dios, eres mi alcázar.
R. Dios es mi refugio en el peligro

Mateo 13,44-46

En aquel tiempo dijo Jesús a la gente: "El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra, lo vuelve a esconder, y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo. El reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas, que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra."

LUNES DE LA 17 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO, Año II (Lecturas)

Jeremías 13,1-11
Salmo 32: Despreciaste a la Roca que te engendró
Mateo 13,31-35

Jeremías 13,1-11

Así me dijo el Señor: "Vete y cómprate un cinturón de lino, y rodéate con él la cintura; pero que no toque el agua." Me compré el cinturón, según me lo mandó el Señor, y me lo ceñí. Me volvió a hablar el Señor: "Toma el cinturón que has comprado y llevas ceñido, levántate y ve al río Éufrates, y escóndelo allí, entre las hendiduras de las piedras." Fui y lo escondí en el Éufrates, según me había mandado el Señor. Pasados muchos días, me dijo el Señor: Levántate, vete al río Éufrates y recoge el cinturón que te mandé esconder allí." Fui al Éufrates, cavé, y recogí el cinturón del sitio donde lo había escondido: estaba estropeado, no servía para nada. Entonces me vino la siguiente palabra del Señor: Así dice el Señor: De este modo consumiré la soberbia de Judá, la gran soberbia de Jerusalén. Este pueblo malvado que se niega a escuchar mis palabras, que se comporta con corazón obstinado y sigue a dioses extranjeros, para rendirles culto y adoración, será como ese cinturón, que ya no sirve para nada. Como se adhiere el cinturón a la cintura del hombre, así me adherí la casa de Judá y la casa de Israel -oráculo del Señor-, para que ellas fueran mi pueblo, mi fama, mi alabanza, mi ornamento; pero no me escucharon."

Salmo 32: Despreciaste a la Roca que te engendró

Despreciaste a la Roca que te engendró,
y olvidaste al Dios que te dio a luz.
Lo vio el Señor, e irritado
rechazó a sus hijos e hijas.
R. Despreciaste a la Roca que te engendró

Pensando: "Les esconderé mi rostro
y veré en qué acaban,
porque son una generación depravada,
unos hijos desleales."
R. Despreciaste a la Roca que te engendró

"Ellos me han dado celos con un dios ilusorio,
me han irritado con ídolos vacíos;
pues yo les daré celos con un pueblo ilusorio,
los irritaré con una nación fatua."
R. Despreciaste a la Roca que te engendró

Mateo 13,31-35

En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la gente: "El Reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas, y vienen los pájaros a anidar en sus ramas". Les dijo otra parábola: "El Reino de los cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina, y basta para que todo fermente". Jesús expuso todo esto a la gente en parábolas, y sin parábolas no les exponía nada. Así se cumplió el oráculo del profeta: "Abriré mi boca diciendo parábolas; anunciaré lo secreto desde la fundación del mundo".

sábado, 26 de julio de 2014

Romanos 8,28-30: "A los que aman a Dios todo les sirve para el bien (...) A los que había escogido, Dios los predestinó a ser imagen de su Hijo, para que él fuera el primogénito de muchos hermanos"

Romanos 8,28-30
Domingo 17 del Tiempo Ordinario A,

Sabemos que a los que aman a Dios todo les sirve para el bien: a los que ha llamado conforme a su designio. A los que había escogido, Dios los predestinó a ser imagen de su Hijo, para que él fuera el primogénito de muchos hermanos. A los que predestinó, los llamó; a los que llamó, los justificó; a los que justificó, los glorificó.

1 Reyes 3,5.7-12: "El Señor se apareció en sueños a Salomón y le dijo: Pideme lo que quieras (...) Da a tu siervo un corazón dócil para gobernar a tu pueblo, para discernir el mal del bien"

1 Reyes 3,5.7-12
Domingo 17 del Tiempo Ordinario A,

En aquellos días, el Señor se apareció en sueños a Salomón y le dijo: «Pideme lo que quieras.»
Respondió Salomón: «Señor, Dios mío, tú has hecho que tu siervo suceda a David, mi padre, en el trono, aunque yo soy un muchacho y no sé desenvolverme. Tu siervo se encuentra en medio de tu pueblo, un pueblo inmenso, incontable, innumerable. Da a tu siervo un corazón dócil para gobernar a tu pueblo, para discernir el mal del bien, pues, ¿quién sería capaz de gobernar a este pueblo tan numeroso?» Al Señor le agradó que Salomón hubiera pedido aquello, y Dios le dijo: «Por haber pedido esto y no haber pedido para ti vida larga ni riquezas ni la vida de tus enemigos, sino que pediste discernimiento para escuchar y gobernar, te cumplo tu petición: te doy un corazón sabio e inteligente, como no lo ha habido antes ni lo habrá después de ti.»

Mt 16,13-23, por M. Dolors Gaja, MN.

Mt 16,13-23

Llegado Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos:
— ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?
Ellos dijeron:
— Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que Jeremías o uno de los profetas.
Díceles él:
— Y vosotros ¿quién decís que soy yo?
Simón Pedro contestó:
— Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo.
Replicando Jesús le dijo:
— Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.
Entonces mandó a sus discípulos que no dijesen a nadie que él era el Cristo. Desde entonces comenzó Jesús a manifestar a sus discípulos que él debía ir a Jerusalén y sufrir mucho de parte de los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, y ser matado y resucitar al tercer día. Tomándole aparte Pedro, se puso a reprenderle diciendo:
— ¡Lejos de ti, Señor! ¡De ningún modo te sucederá eso!
Pero él, volviéndose, dijo a Pedro:
— ¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Escándalo eres para mí, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres!

SAN PEDRO Y SAN PABLO

La Iglesia celebra con esta solemnidad un canto a la diversidad. Sus piedras angulares, Pedro y Pablo, son espíritus muy distintos y representan, en cierto modo, las raíces y las alas. Son ambos necesarios pues vaso y agua se complementan.

Pedro es el que conoce a Jesús y le niega para volver a Él con un amor humilde. Pablo es el que da supremacía a la Ley para luego despojarse de ella y seguir una persona, desde el abandono. La iglesia está llamada a vivir siempre en la diferencia unida, está llamada a ser mi raíz y mi vuelo. Mi hogar y mi camino.

Pedro significa piedra. Mi fe debe ser firme como una roca porque sobre la Roca viva que es Cristo debe estar asentada. Paulus significa “pequeño”. Sólo desde la pequeñez que se abandona en manos de Dios puedo hacer algo grande.

¿QUIÉN ERES, JESÚS?

Jesús no deja indiferente. Sus palabras y sus gestos tienen repercusión, se comentan. Él lo sabe y lanza una pregunta a los apóstoles que, en principio, no compromete a nada, sólo a dar una información.

"Unos dicen que eres  Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que Jeremías o uno de los profetas."

En realidad la pregunta es sólo un trampolín para pasar a la que hoy nos sigue haciendo Jesús a cada uno de nosotros: ¿quién soy yo para ti?

Hazte esa pregunta y piensa si la contestas “dando información de catecismo” (Tú eres Dios, eres el Hijo de Dios…) o si la contestas desde el corazón, desde una relación absolutamente personal. Recuerda el pasaje de Emaús en el que los discípulos llaman a Jesús “forastero”. ¿Con qué nombre llamas tú a Jesús?

Pedro contesta en nombre de todos: "Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo". Imposible pensar que Pedro contestara eso tal como lo entendemos hoy. Está hablando la fe de la Iglesia después de la Resurrección de Jesús. Es un acto de fe rotundo que debemos renovar cada día.

Bienaventurado eres, Simón…y bienaventurados todos aquellos que creemos sin haber visto, aquello que hemos ido más allá de la carne y sangre, de la naturaleza humana por puro don. El don de la fe es el más grande que hemos recibido y eso nos exige comunicarlo, repartirlo: dad gratis lo que gratis recibisteis…

LOS SÍMBOLOS DE PEDRO

Ser piedra: El símbolo de la Roca es aplicado en todo el Antiguo testamento a Yahvé. Él es la Roca que nos salva, canta el pueblo de Israel. Y el profeta  exhorta: "Oídme vosotros, los que seguís la justicia, los que buscáis a Yahvé. Considerad la roca de la que habéis sido tallados y la cantera de la que habéis sido sacados. Mirad a Abrahán, vuestro padre y a Sara que os dio a luz; porque sólo a él lo llamé yo, lo bendije y lo multipliqué." (Is 51,1-2).

Roca es “el nombre” de Dios que ahora Jesús traspasa a Pedro en una clara indicación de su misión: ser imagen de Dios. La persona, lo reconozca o no, vive asentada sobre la Roca que es Dios pues sin Él no existiría. La Iglesia es la comunidad humana que reconoce esa Roca y vive en amor y gratitud hacia Ella. Y a su vez, es Roca para la fe de otros…

Las llaves: Todos conocemos la importancia de entregar la llave de casa a alguien, el número de cuenta corriente…o la contraseña de mi correo. Indica un abandono total que sólo nace del amor, una confianza extrema en el otro. Aún conociendo su debilidad y flaqueza, Jesús confía en Pedro total y absolutamente. Tanto que, cuando le haya ya fallado, volverá a entregarle las llaves de su Reino. Pregúntate ahora: ¿entrego yo a Jesús mis llaves? ¿Hay algún aspecto de mi vida que me reserve? ¿Me fío de Él como Él se fio de Pedro y se fía de mi?

LA ESPADA DE PABLO

Mientras Pedro es representado con unas llaves, Pablo se representa con una espada. Es el instrumento de su martirio pues como ciudadano romano que era (no así Pedro, que murió crucificado) no podía ser públicamente humillado y su ejecución debía mantener el honor. Por ello fue decapitado, muerte rápida pero, sobre todo, honrosa.

En un sentido amplio la espada puede aplicarse a su predicación pues la Palabra de Dios es “más córtante que una espada” y Pablo extendió el mensaje de Cristo por pueblos y naciones.

SATANÁS

Resulta sorprendente que después de tanta confianza como Jesús muestra en Pedro le llame Satanás. Originariamente esa palabra significa “enemigo” y por ello más tarde se llamó así al diablo que es, en realidad, el Enemigo de Dios. Pero todos podemos ser enemigos de Jesús… Basta imaginar la escena: a Jesús se le sigue, Él es quien va delante. Esa es la imagen y definición del cristiano: seguidor de Jesús. Pero cuando los planes de Jesús chocan con los de Pedro (ir a Jerusalén, ser entregado…) Pedro se pone delante de Jesús, quiere marcar él otro camino. Es entonces cuando Jesús le dice: quítate de mi vista…quítate de delante. Ese no es tu lugar, soy yo quien marco la ruta. Mientras no pienses como yo eres piedra de tropiezo…me obstaculizas el camino…

Pregúntate: ¿quisiera alguna vez marcar el ritmo de Dios?¿hay momentos en que su camino me escandaliza y quiero cambiarlo? ¿entorpezco con mi vida, que quizá no tenga criterios evangélicos, la difusión del mensaje de Cristo?

Acaba rezando por intercesión de San Pedro y San Pablo: convierte, Señor,  mi corazón y haz que siga tus pasos… 

jueves, 24 de julio de 2014

LAICOS NAZARET: III ENCUENTRO DE FAMILIAS, por M. Dolors Gaja, MN


Ya por tercer año consecutivo nos reunimos un día entero para disfrutar con las familias. En la foto parte del grupo escucha a otros exponer su tema. Pero vamos a ver qué representa para muchos pertenecer al Movimiento Laicos Nazaret:

Mi experiencia en el grupo ha sido positiva y enriquecedora a todos los niveles. A nivel religioso me ha permitido profundizar en temas que han fortalecido mi fe. Preparar un tema para todo el grupo y hacerlo con otro compañero te hace crecer en todos los sentidos. La complicidad y convivencia que hemos logrado crea un ambiente muy bueno. (Cande. Madre de alumna)

Nos contagiamos de la alegría de saber que hay otros que tienen los mismos criterios en la vida. Hemos comprendido que el Espíritu se derrama a través de personalidades e historias tan variadas y diferentes que supone una gran riqueza. En el grupo escuchamos, absorbemos, compartimos y nos sumergimos en la sensación de una fraternidad llamada a ser universal. Es una gozada. Intentemos ser ejemplo de “testigos de Nazaret”! (Merchi. P.A.S)

Mi experiencia en el grupo ha sido muy gratificante, creciendo y madurando en la fe, compartiendo momentos y situaciones de la vida. Nos ayudamos a quitar nuestros “miedos familiares” cuando compartimos esos mismos miedos. Y sobre todo, crecemos como familia de Nazaret. (Mª José. Madre de alumno. P.A.S)

Mi experiencia con el grupo ha sido muy positiva. Compartes inquietudes (sobre todo de familia) con personas que tienen tus mismas creencias y nos ayudamos. Aprendemos a ver muchos aspectos de la vida desde otra perspectiva. Se ha creado un grupo muy diferente entre sus personas pero muy homogéneo en el sentir. (Carmen. Exalumna y madre de exalumna)

Laicos Nazaret es formación en la fe desde y para el s. XXI. Pero además es alegría, amistad, escucha, apostolado, gratuidad, compartir, aprender, constancia, ilusión y empezar a tomar conciencia de lo que es ser laico, de nuestra responsabilidad en la Iglesia y en la sociedad, a la que tenemos que evangelizar, para que los alejados y no creyentes vuelvan a encontrarse con Cristo y el encuentro sea personal. La Sagrada Familia es nuestro modelo: José y María eran y son laicos… (Óscar. Padre de exalumno)

Al grupo tengo que agradecerle que siempre que me desvío o me voy del camino…ellos me encauzan y me acogen siempre. Gracias a él he conseguido abrirme, pese a los miedos, y he crecido en fortaleza. Aprendo mucho de religión y conozco cosas que ni sabía. Lo mejor es que me ha llevado a relacionarme directamente con Dios. Yo antes casi no me atrevía y le rezaba a María para que me llevara a Él. He descubierto lo que es hablar con Él y aunque voy pasito a pasito y tropiezo siempre está ahí el grupo para darme un toque. Aprendo mucho de todos y de los temas. (Rosi. P.A.S)

Recibimos la llamada a través de las Misioneras y en estos años hemos trabajado la amistad y el respeto pero sobre todo hemos profundizado en la fe y vivimos que esa fe es nuestro motor. En estos últimos años hemos tenido al lado personas excelentes con grandes carismas con las cuales hemos compartido nuestras preocupaciones familiares y hemos aprendido a crecer al estilo de Nazaret ( Rosa Mª. Exalumna y madre de exalumno)

Es una experiencia enriquecedora tanto personal como familiarmente. Nos necesitamos para salvar escollos entre todos y sabemos que sólo lo logramos desde la fe. Somos muy diferentes pero todos queremos que nuestra familia sea ese hogar, taller, escuela y templo que fue Nazaret  (Nuria. Madre de exalumna)

A nosotros el grupo de Laicos Nazaret nos ha enseñado a conocer, entender y querer vivir el carisma de Nazaret, nos ha acercado a San José Manyanet y a los valores que imprimen el carácter de nuestro hijo, que está en el colegio. El grupo nos ha permitido madurar como cristianos puesto que en las reuniones compartimos nuestra experiencia  y profundizamos en la fe. Otro aspecto que destacamos es el valor que se da a la familia como primer actor de la educación, la importancia de los padres para sembrar la fe en los hijos. Creemos que compartir con gente de distinta edad y circunstancias diferentes y con religiosas, que aportan su conocimiento y convicción de fe, forma un hermosos regalo del cual formamos parte. Estamos cada día más convencidos que la clave está en la familia para que mejore esta sociedad que no deja espacio a la familia. A veces los padres vamos a ciegas y grupos como laicos Nazaret te ayudan mucho. (Raúl y Lilia. Padres de alumno)

Empecé en Laicos Nazaret sin saber ni lo que era ser laico; hoy me siento orgullosa de ser del grupo. Soy ignorante en muchas cosas pero aprendo con ganas y la fe basta para esas ganas de crecer. He aprendido a tener a Dios en mi día a día, es mi apoyo. Además, la Sagrada familia se intercambia en mi tienda y yo soy la que más la tengo y le rezo…es una gran suerte. (Mary. Madre de exalumnos)

Nosotros, a nivel personal hemos crecido en la fe y hemos profundizado mucho más; también nos ha abierto a otras personas y nos ha planteado compartir más la fe como pareja. Amor, fe y convivencia definen el grupo Laicos Nazaret. (Jesús y Núria. Padres de alumna)

miércoles, 23 de julio de 2014

Parroquia San Francisco Javier, Cambé, Brasil: Toma de posesión del nuevo párroco P. Josenildo Dias, S.F.

De acuerdo con el canon 519 (Código de Derecho Canónico): «El párroco es el pastor propio de la parroquia que se le confía, y ejerce la cura pastoral de la comunidad que le está encomendada bajo la autoridad del Obispo diocesano en cuyo ministerio de Cristo ha sido llamado a participar, para que en esa misma comunidad cumpla las funciones de enseñar, santificar y regir, con la cooperación también de otros presbíteros o diáconos, y con la ayuda de fieles laicos, conforme a la norma del derecho».






martes, 22 de julio de 2014

Cooperantes de Manyanet Solidario del año 2014 (destino: Colombia)

Os presentamos al Grupo de Cooperantes Manyanetianos que este año pasarán parte del verano en las misiones que los Hijos de la Sagrada Familia tienen en Colombia.

Cooperantes 

 Preparando el "equipaje y las herramientas de trabajo"


Salida nocturna por Barcelona antes de ponerse manos a la obra

Encuentro de cooperantes con algunos de los sacerdotes Hijos de la Sagrada misionando en Colombia en Venezuela

Más información sobre MANYANET SOLIDARIO