domingo, 31 de octubre de 2010

Corazon de Santo (1 de noviembre: fiesta de todos los santos)

Parroquia: Celebracion de todos los Santos (1 de noviembre)

La fiesta de todos los Santos (Noviembre 1) es una de las celebraciones que mas gustan a los ninos/as y a sus familias. Por este motivo, el Consejo Parroquial y el Parroco de nuestra Comunidad Parroquial decidieron celebrar todos los Santos el domingo mas proximo al dia 1 de Noviembre. Ese dia, las lecturas y oraciones son las propias del domingo en el que estamos, pero los ninos/as celebran la misa vestidos de su santo o santa favorito y participan en la procesion de entrada. Durante lo homilia, el sacerdote, ademas de comentar las lecturas del domingo, invita a las familias a dejarse inspirar por las vidas de los santos/as. Al final de la celebracion nos hacemos una foto en los jardines de la parroquia que aparecera publicada a color en el boletin parroquial.




viernes, 29 de octubre de 2010

Que el mal no te ponga triste


















Mientras a unos la malicia y la maldad les produce ira y enfado, a otros les produce tristeza. La tristeza es un sentimiento menos provocativo pero mas misterioso que el enojo. La persona que rabia esta lista para la accion..., mientras que la persona triste prefiere la retirada y el recogimiento.

La tristeza toma el relevo del enfado en aquellas personas que han logrado apaciguar su orgullo. Ella viene a ser la companera en esta segunda etapa (en la primera etapa habia sido la ira) del crecimiento emocional y espiritual de la persona.

Tarde o temprano nos damos cuenta de que la ira no es buena consejera. Las decisiones que se toman en un momento caliente de ira, separan, dividen y destruyen; por otra parte, la persona entristecida por la malicia puesta en evidencia tampoco esta en condiciones de tomar decisiones.

Asi pues, algunos de nosotros, cuando percibimos la malicia y la maldad nos ponemos a rabiar..., y otros nos ponemos tristes; pero, despues de la ira y la tristeza, que? Hay algo mas?

De hecho, no vamos de la ira a la tristeza porque este sea el unico camino de nuestro crecimiento emocional y espiritual. Hay muchas personas que se quedan en la etapa de la ira, sin mas remedio que vivir con la derrota o el triunfo de sus acciones y emociones. No, no pasamos de la ira a la tristeza de una manera automatica. Este paso es la senal de que hay mas.

La persona entristecida por la maldad lentamente aprende a reconocerla no solamente de una manera sino en sus multiples maneras y formas, algunas de ellas nunca antes presentidas o pensadas. Al final de esta etapa, la malicia y la maldad ya no son vistas como una fuerza sino como una debilidad. Al mismo tiempo, comprendemos que no es algo que afecte solo a los demas (a los culpables), sino a cada uno de nosotros. Es en este momento, cuando empezamos a sentir y comprender la malicia y la maldad de una nueva manera y la tristeza que sentimos comienza a transformarse.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Que el mal no te haga mal























Algunas personas llegan a darse cuenta que no son tan buenas como quisieran porque han sido heridas, ofendidas, humilladas... en su dignidad y orgullo. Cuando escucho a estas personas no puedo evitar una sonrisa de esperanza que casi siempre alivia un poco la tension que sienten.

Es cierto, el mal, la ofensa, la humillacion, nos duele y a menudo desata en nosotros una pequena bestia (por llamarla de alguna manera) que no nos gusta y que seria capaz de todo si la dejaramos suelta. El primer paso para controlarla es reconocerla tal y como es, sin justificarla pero sin condenarla; eso si, cuestionala y contradicela, porque de esta manera ella te ayudara a conocerte mucho mejor.

Algunas personas, sin embargo, no se dan cuenta de que ellos no son esa bestia, por eso, cuando sienten su presencia se ven a si mismos de una manera muy diferente: hinchados de poder y energia devastadora. Esta experiencia puede alterar de tal manera nuestra personalidad herida y debilitada por las propias contradicciones y fracasos que nos sentimos bien e incluso satisfechos en compania de la bestia o del animal (por llamarlo de alguna manera) que se despierta dentro de nosotros cuando alguien nos ofende y humilla.

Pero todavia hay muchas personas que saben reconocer a ese animal y aunque a veces no saben que hacer con el, al menos, son capaces de decir: yo no quiero ser asi o eso. En tal caso, les digo, el mal en lugar de aniquilar tu personalidad es una ayuda pues te sirve a reconocer algo que tu no eres.

martes, 26 de octubre de 2010

Internet: Catholics come Home



















Catholics come Home forma parte de lo que se llama la nueva evangelizacion. Asi es como se presenta esta iniciativa en su propia web: http://www.catholicscomehome.org/.

La razon que me ha movido a presentaros esta iniciativa no es solamente la buena acogida que esta teniendo en los Estados Unidos sino el nuevo vocabulario que esta utilizando. En la presentacion del video las palabras que mas sobresalen son: "Somos familia" y "Bienvenidos a Casa" ("We are Family. Welcome Home").

Me parece una manera muy apropiada de presentar a la Iglesia, teniendo en cuenta que esta iniciativa se dirige en primer lugar a cristianos cuya fe esta adormecida y a cristianos que se han sentido de segunda o tercera categoria, por ejemplo, porque han sufrido las consecuencias de un divorcio y se han vuelto a casar.

Simbolos: La Cruz de los Cruzados o de Jerusalen

Esta manana tuve una amena conversacion sobre la Cruz de Jerusalen con una doctora del hospital de Santa Fe. Debbie habia comprado esta cruz a unas "sisters" pero no tenia muy claro su significado; sin embargo, le llamaba la atencion que algunos de sus pacientes, que son judios, se pasaban un buen rato mirandola sin hacer ningun comentario.



















La Cruz de Jerusalén, también conocida como Cruz de las Cruzadas, es un símbolo del cristianismo. Consiste en una cruz griega (el brazo horizontal y vertical de la cruz tienen la misma longitud) rodeada por otras 4 cruces de la misma forma y menor tamaño, denominadas crucetas, situadas en cada uno de los cuadrantes delimitados por sus brazos.

La Cruz de Jerusalén es tambien conocida como "Cruz de las Cruzadas" porque fue la enseña entregada a los cruzados por el papa Urbano II durante la Primera Cruzada. Esta cruz fue adoptada como símbolo del Reino de Jerusalén. Las cuatro cruces de menor tamaño simbolizan para algunos a los cuatro evangelistas y para otros los cuatro puntos cardinales por los que la el mensaje de Cristo se difundió desde Jerusalén. También se considera que las cinco cruces que componen este emblema representan las cinco heridas que sufrió Jesucristo cuando fue crucificado.

Otras fuentes indican que la cruz apareció sobre el escudo de Godofredo de Bouillon, primer gobernante del reino latino de Jerusalén. Fue entonces incorporada a la heráldica de los cruzados, llevándola de distinto color, según la nación a la que pertenecían: los españoles de rojo chillón, los franceses de plata, los italianos de azul oscuro, los alemanes de negro, los polacos de verde y los ingleses de oro.



lunes, 25 de octubre de 2010

Curas diocesanos y curas religiosos

Curiosamente, en una semana me he visto tomando parte en dos conversaciones sobre el mismo tema: curas diocesanos y curas religiosos. Ademas, me ha llamado la atencion que las personas que me preguntaban por la vida y la vocacion de los curas diocesanosreligiosos son catolicos practicantes con formacion catequetica.























La pregunta principal es: cual es la diferencia entre un cura diocesano y un cura que pertenece a una orden o congregacion religiosa?

Para responder brevemente basta con mostrar las 3 diferencias principales:

1. El cura diocesano promete obediencia a su obispo; mientras que el cura que pertenece a una orden o congregacion religiosa tiene 3 votos: el de obediencia a sus superiores, el de castidad y el de pobreza.

Entonces, los curas diocesanos no tienen voto de castidad y de pobreza? No. Esa es la razon por la cual un cura diocesano puede comprar un coche, una casa, o abrir una cuenta en el banco, y poner estos bienes a su nombre. Un religioso, cura o hermano, no compra bienes utilizando su nombre sino el de la orden o congregacion a la cual pertenece.

Los curas diocesanos no pueden casarse porque han prometido obediencia a su obispo, el cual les prohibe contraer matrimonio como medida disciplinaria, que no doctrinal. Por eso, si el Papa (obispo de Roma) decidiera, junto con los demas obispos suprimir esta norma disciplinaria, los curas diocesanos podrian casarse o permanecer celibes; sin embargo, los curas que pertenenecen a una orden o congregacion religiosa tienen el voto de castidad, de modo que aunque el Papa suprimiera la obligacion del celibato a los sacerdotes, ellos seguirien siendo celibes de acuerdo a la opcion que han profesado.

2. El cura diocesano, salvo excepciones, vive solo. Algunos curas diocesanos deciden a veces vivir con otros curas diocesanos; entonces, comparten la cocina y otras estancias comunes de la casa. Pero durante el dia cada uno de ellos esta al servicio de la parroquia que el obispo le ha asignado.

El cura que pertenece a una orden o congregacion religiosa vive, ora y trabaja en comunidad, con otros curas o hermanos. La oracion, el trabajo y las comidas en comunidad definen su vida. Excepcionalmente, y por una necesidad explicable, algunos viven y trabajan sin el apoyo de una comunidad de hermanos.

3. El responsable directo del cura diocesano es su obispo. El obispo decide cuando y donde envia a los curas diocesanos; pero el obispo solamente puede aceptar o impedir que un cura religioso trabaje en su diocesis, es decir, no puede decidir donde lo envia a trabajar.

El responsable del cura religioso es su Superior Mayor, el cual es un cura de la misma orden o congregacion religiosa que ha sido elegido por el Superior General para desempenar tareas de responsabilidad. El Superior General es, a su vez, un cura de la misma orden o congregacion religiosa que ha sido elegido para guiar, inspirar, motivar y tomar decisiones de gobierno. La persona que esta por encima del Superior General es el Papa.

Asi es mas facil comprender por que algunos grupos de curas trabajan en universidades, colegios, escuelas, misiones. La mayoria de ellos, no todos, son curas que pertenecen a una orden o congregacion religiosa. Comparten una espiritualidad y la pasion de trabajar juntos en la educacion, los medios de comunicacion, el tercer mundo, la justicia social, la hospitalidad, etc.

La mayoria de los curas diocesanos, no todos, trabajan en parroquias, que es el lugar mas apropiado, aunque no el unico, para recibir y participar en los sacramentos del bautismo, eucaristia, confirmacion, matrimonio, reconciliacion, etc.

jueves, 21 de octubre de 2010

Saber expresarse y saber comunicarse


















Aprender a expresarse es muy importante. Durante muchos anyos aprendimos a expresarnos segun las normas de correccion, respeto, tal vez incluso aprendimos a expresarnos con gracia. Pero la comunicacion no consiste solamente en saber expresarse.

El buen comunicador entiende a la persona que tiene delante. Ese es otro arte. El arte de comprender al otro, a los demas, a los que no piensan como nosotros, a los que son diferentes. Esa sabiduria no se aprende siguendo las normas gramaticales. Muchas veces tenemos que sobrepasar el territorio de las normas para comprender a los demas, sobre todo cuando alguien ha hecho algo que no nos gusta y nos ofende.

Algunos piensan que se estan comunicando con los demas pero tan solo se expresan a si mismos: sus ideas, sus juicios, su vision de la vida. Son incapaces de comunicarse porque no se atreven a cruzar el puente de la comunicacion, que nos lleva de la mera expresion de nosotros mismos al encuentro con los demas.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Citas: "La tarea de este siglo es ensenarle a la gente como vivir juntos", Amin Maalouf, escritor libanes, autor de "Leon, el Africano".

Evangelio segun san Lucas (12,49-53): "He venido a traer fuego a la tierra"



Lucas 12:49-53
Jueves de la semana 29 del Tiempo Ordinario

"He venido a traer fuego a la tierra, y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo! Pero tengo que pasar por la prueba de un bautismo, y ¡cuánta angustia siento hasta que se cumpla! ¿Creen ustedes que vine a traer paz a la tierra? ¡Les digo que no, sino división! De ahora en adelante estarán divididos cinco en una familia, tres contra dos, y dos contra tres. Se enfrentarán el padre contra su hijo y el hijo contra su padre, la madre contra su hija y la hija contra su madre, la suegra contra su nuera y la nuera contra su suegra".

Comentario:

El fuego como simbolo es muy utilizado en todas las culturas y religiones. En la Biblia, el significado del fuego es polisémico, es decir, tiene más de un significado y más de una manera de interpretarse. Por ejemplo, puede representar el castigo que nos merecemos, pero también representa a Dios en la zarza ardiente. El fuego puede representar el poder a través de la destrucción y el aniquilamiento, o a través de la purificación y el renacimiento.

Jesús utiliza hoy la imagen del fuego para recordarnos sus enseñanzas de ayer: "Estén preparados, despiertos y alerta".

El fuego es la imagen opuesta a la apatía, lo ordinario, la prudencia, la seguridad, el más de lo mismo... Hay que tener fe para acercarse al fuego y para dejar que el fuego se te acerque. Hay que tener esperanza para no perder la fe cuando el fuego nos consume por dentro. Hay que tener mucho amor para que el fuego no seque el corazón...

No, Jesús hoy no es prudente. Sus palabras sobre la familia están muy lejos de la prudencia. Para algunos esas palabras pueden ser entendidas como una maldición, pero Jesús no maldice a la familia, ni la juzga, ni la condena. Sus palabras son buena noticia: el fuego que Jesús viene a traer sobre la familia debe ser entendido como purificación y renacer. Esas divisiones que Jesús menciona se producen en nuestro corazón, en nuestro orgullo, en nuestras expectativas. Las divisiones de la familia son las divisiones de nuestro corazón.

lunes, 11 de octubre de 2010

Hasta el viernes

Queridos amigos/as:

Salgo dentro de un par de horas hacia Taos (norte de New Mexico) para participar en la convocatoria anual que nuestro arzobispo tiene con todos los sacerdotes de la diocesis de Santa Fe. Este anyo la convocatoria servira para familiarizarnos con la nueva traduccion al ingles del misal y ahondar en la comprension de los cambios de palabras. Volvere a actualizar el blog a la vuelta, que sera el viernes 15, fiesta de santa Teresa de Jesus.

martes, 5 de octubre de 2010

Desde Washington D.C.

Hola a todo/as:

Esta semana estoy con mis hermanos en Washington D.C., medio de retiro, encuentro de familia, reuniones, preparacion del Capitulo General, valoracion de los ultimos seis meses... Pensaba que iba a tener tiempo suficiente para seguir escribiendo en el blog y, de hecho, escribir, escribo mucho pero de asuntos que hay que dejar madurar pues requieren de oracion, meditacion, mas tiempo y mas trabajo.

Un sacerdote franciscano nos dirige las charlas: el padre Francis Despino. Es un "pastor": trabaja en la pastoral y la formacion, lo cual se hace evidente en el modo como examina los temas esenciales de la vida espiritual y en el modo como los comparte con nosotros.

Estare de nuevo actualizando este blog dentro de cinco dias.

Un abrazo,

Julio, SF.

sábado, 2 de octubre de 2010

Domingo XXVII del Tiempo Ordinario, C: La fe aumenta arriesgando. No hay fe si no hay riesgo.

Habacuc 1:2-3;2:2-4

¿Hasta cuándo, Señor, he de pedirte ayuda sin que tú me escuches? ¿Hasta cuándo he de quejarme de la violencia sin que tú nos salves? ¿Por qué me haces presenciar calamidades? ¿Por qué debo contemplar el sufrimiento? Veo ante mis ojos destrucción y violencia; surgen riñas y abundan las contiendas.
Y el Señor me respondió:
“Escribe la visión, y haz que resalte claramente en las tablillas, para que pueda leerse de corrido.
Pues la visión se realizará en el tiempo señalado; marcha hacia su cumplimiento, y no dejará de cumplirse. Aunque parezca tardar, espérala; porque sin falta vendrá”. El insolente no tiene el alma recta, pero el justo vivirá por su fe.























2 Timoteo 1:6-8; 13-14

Por eso te recomiendo que avives la llama del don de Dios que recibiste cuando te impuse las manos. Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio. Así que no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni tampoco de mí, que por su causa soy prisionero. Al contrario, tú también, con el poder de Dios, debes soportar sufrimientos por el evangelio. Con fe y amor en Cristo Jesús, sigue el ejemplo de la sana doctrina que de mí aprendiste. Con el poder del Espíritu Santo que vive en nosotros, cuida la preciosa enseñanza que se te ha confiado.

Lucas 17:5-10

Entonces los apóstoles le dijeron al Señor:
—¡Aumenta nuestra fe!
—Si ustedes tuvieran una fe tan pequeña como un grano de mostaza —les respondió el Señor—, podrían decirle a este árbol: "Desarráigate y plántate en el mar" , y les obedecería. Supongamos que uno de ustedes tiene un siervo que ha estado arando el campo o cuidando las ovejas. Cuando el siervo regresa del campo, ¿acaso se le dice: "Ven en seguida a sentarte a la mesa" ? ¿No se le diría más bien: "Prepárame la comida y cámbiate de ropa para atenderme mientras yo ceno; después tú podrás cenar?” ¿Acaso se le darían las gracias al siervo por haber hecho lo que se le mandó? Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les ha mandado, deben decir: “Somos siervos inútiles; no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber”.

Comentario por Julio González, S.F.

Santa Teresa de Ávila le decía a Jesús: "Señor, no me extraña que tengas tan pocos amigos si les tratas como a mí." En la primera lectura escuchamos la súplica de un creyente que su lucha con su fe y, a fin de cuentas, con Dios:

"Hasta cuando, Señor, 
he de pedirte ayuda sin que tu me escuches? 
Hasta cuando he de quejarme de la violencia 
sin que tu nos salves? 
¿Por qué me haces presenciar calamidades? 
¿Por qué debo contemplar el sufrimiento?"

Algunas veces oramos diciendo "señor, aumenta mi fe", cuando tal vez lo que queremos decir es "señor, aumenta mi felicidad, mi comodidad, mi salud, mis seguridades...", pues esto lo que en realidad queremos. Pero la fe cristiana es otra cosa.

El cristiano que dice "señor, aumenta mi fe" no le pide a Dios un cambio de plan, sino "la esperanza, la fortaleza, la sabiduria que necesita para enfrentarse a sus inseguridades y debilidades, a sus desafíos y conflictos...".

La fe nos sostiene cuando nuestra paz, comodidad y seguridades, están en peligro. Por eso, oramos diciendo "aumenta mi fe". La fe no nos da la seguridad de que tendremos exito, pero el fracaso no nos paraliza porque la misión del cristiano no consiste en "preservar" la salud, la vida, las propiedades... sino en compartirlas, perderlas por algo o, mejor, por Alguien mas importante y querido que uno mismo.

Por eso, la fe es un don. No podemos inventarnos esa llamada, esa mision que dará sentido a nuestra vida y a nuestra muerte. Esto es algo que se nos propone poco a poco, crece desde lo pequeño, sin prisas (como el grano de mostaza), sin embargo, una vez que se hace presente en la oración y vida del creyente, entonces, ya solo tenemos dos opciones: o lo damos todo o abandonamos.

Cuando un amigo de Martin Luther King, Jr., le dijo: "Si te empeñas en luchar por los derechos de nuestros hermanos, te van a matar", King respondió: "Si abandonara ahora mi vida sería mucho más tranquila y mi familia dejaría de sufrir por mí, pero entonces viviría como si estuviera muerto, sin un motivo, sin una causa por la que dar mi vida".

¿Qué es mejor: una vida llena de sentido pero con entrega y sacrificio..., o una vida sin entrega y sacrificio, pero sin sentido? Algunos aspiran a vivir una vida llena de sentido sin despeinarse. ¿Creéis que esto es posible? No será que la entrega y el sacrificio son también necesarios en nuestra realización y crecimiento personal?

La entrega y el sacrificio no son malos, algo que hay que debemos evitar a toda costa. A veces este es el único camino para no vivir instalado en la mediocridad, pero para eso hace falta tener fe, mucha fe.