sábado, 29 de octubre de 2011

La Asociación de la Sagrada Familia en los Estados Unidos, por Julio González, S.F.

Los orígenes

Desde su llegada a los Estados Unidos en 1920, los sacerdotes Hijos de la Sagrada Familia ejercieron su ministerio con los matrimonios y las familias promoviendo la espiritualidad de Nazaret y el fortalecimiento de los vínculos familiares a través de la devoción a la Sagrada Familia.

La familia que pertenece a un Coro (grupo de 30 familias) recibe una vez al mes la capillita con la imagen de Sagrada Familia y reza las oraciones propias de esta devoción.

Los Coros de la Sagrada Familia se extendieron rápidamente en los estados de Colorado y New Mexico. Actualmente, están presentes en New Mexico, Colorado, Georgia, South Carolina, North Carolina y Maryland. En total, suman aproximadamente 1800 miembros.

Repaso a la situación actual

Además de participar los domingos en la celebración de la Eucaristía, los católicos tienden actualmente a agruparse en movimientos y asociaciones que les ayudan a desarrollar su vocación y misión de bautizados.

Los movimientos y asociaciones cristianos tienen en común un nivel de organización y desarrollo que responde al crecimiento espiritual y necesidades de sus miembros. Pues bien, ofrecer a las familias una asociación que les inspire a encarnar el Evangelio de la Familia es un proyecto al que debemos responder los Hijos de la Sagrada Familia en este país.

— Los Coros de la Sagrada Familia

Los Coros de la Sagrada Familia están llamados a ser la base de la Asociación pues un rasgo esencial que identifica a la Asociación es la oración y la consagración a la Sagrada Familia.

Para que esto sea posible la Asociación debe promover la formación y las actividades indispensables para el crecimiento y desarrollo espiritual de todos sus miembros. Al mismo tiempo, se debe:

1) Actualizar anualmente las listas de los Coros y de sus miembros.
2) Los Coros deben estar registrados en la Asociación de la Sagrada Familia.
3) Adquirir conciencia de que la consagración a la Sagrada Familia es algo más que una devoción privada.
4) Los Coros y la Asociación de la Sagrada Familia se nutren del Evangelio de Nazaret. Debido a su parentesto espiritual con el carisma de san José Manyanet, la Santa Sede confió el cuidado espiritual de la Asociación a los Hijos de la Sagrada Familia. Desde entonces, el Superior General de los Hijos de la Sagrada Familia nombra al Director Espiritual de la Asociación de la Sagrada Familia.

Los 4 puntos expuestos no son una "formula magica" para que la Asociación de la Sagrada Familia comience su andadura, pero si no se dan estos pasos la Asociación será una actividad temporal de otro "cura loco" (Cf. Memorias del Padre Roca en los Estados Unidos, en referencia al comentario que un sacerdote irlandés hizo al ver las condiciones de trabajo de los PP. Domingo Morera y Casimiro Roca entre los hispanos del Estado de Colorado: "El padre Domingo, un loco; ahora, el padre Casimiro con el padre Domingo: dos locos!").

Los pasos que se han dado (2000-2002)

Durante los años 2000-2002, los pasos que se han dado han sido los siguientes:

– Formación del Comite Organizador de la Asociación.
– Actualización de las listas de los Coros de la Sagrada Familia.
– Publicación bimensual del magazine The Holy Family of Nazareth.
– Dos reuniones anuales con los coordinadores de los Coros.
– Dos retiros anuales con los miembros de los Coros.
– Se informa al Padre Provincial y al Superior General de los Hijos de la Sagrada Familia de la formación y actividades del Comité Organizador de la Asociación.
– Se informa al Arzobispo de Santa Fe de las actividades del Comité Organizador de la Asociación.

El futuro de la Asociación de la Sagrada Familia en EE.UU.

El Comite Organizador de la Asociación de la Sagrada Familia está formado por 10 miembros. Los esposos, Emilio y Josephine Martínez, presiden el comité y el P. Julio Gonzalez, SF., tras haber sido su impulsor inicial, ejerce ahora como director espiritual.

Aunque la Asociación de la Sagrada Familia ha surgido en la parroquia Holy Family de Chimayo, la existencia de la Asociación no se debe a una parroquia o a un sacerdote. La Asociación de la Sagrada Familia debe su existencia –oficialmente aprobada por la Santa Sede– a la providencia de Dios que se ha manifestado a través de los laicos consagrados a la Sagrada Familia.

El P. Miguel Mateo, Provincial de los Hijos de la Sagrada Familia en EE.UU., pidió a los miembros del Comite Organizador (8/XII/2002), encaminar la Asociación hacia el compromiso en la propia parroquia, y trabajar por las vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa.

El Cómite aceptó este compromiso y reconoció que han descubierto la llamada a ser "discipulos, testigos y apostoles de Nazaret" a través de la espiritualidad nazareno-manyanetiana de los Hijos de la Sagrada Familia.

La llamada a "ser familia" es muy fuerte entre los Hijos de la Sagrada Familia y la Asociación, pero todavía no hemos alcanzado la "familiaridad y el compromiso nazarenos" en nuestras relaciones de amistad y trabajo.

La Archidiócesis de Santa Fe, en New Mexico, imprimió a finales del año pasado (2001) un poster que reproduce la fachada del Santuario de Chimayo, en donde se lee en castellano: "Mi Casa es su Casa". Los Hijos de la Sagrada Familia debemos decir lo mismo a la Asociación de la Sagrada Familia: "Mi casa es su casa, nuestra misión es su mision".

Asoc. de la Sagrada Familia/ Consagración de UNA FAMILIA

Dios, Padre de misericordia,
te damos gracias porque por medio de tu Hijo Jesucristo
nos has llamado a ser hijos tuyos.

Tú has querido que tu Hijo Jesucristo
se hiciera hombre viviendo en una familia.

En el Hogar de Nazaret anunciaste el Evangelio,
santificaste el amor de los esposos y la obediencia de los hijos
y propusiste a la Familia de Jesús, María y José,
como modelo de todas las familias.

Nosotros .....(nombres y apellidos),
movidos por el deseo de servirte
y de vivir más para Cristo en la Iglesia,
te consagramos nuestras vidas por un año
en la Asociación de la Sagrada Familia
para imitar la vida de familia que Jesucristo
escogió para sí junto con María y José en Nazaret.

Te pedimos que aceptes este ofrecimiento,
y tu bendición para anunciar a todas las familias
el ejemplo de vida de la familia humana de tu Hijo,
compartiendo la vida, oracion y apostolado de la Iglesia
en comunión con el Santo Padre Benedicto XVI,
nuestro obispo .....(nombre).....,
y nuestro parroco .....(nombre).....,

Que nos asistan Jesús, María y José.

Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía.
Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.
Jesús, José y María, recibid cuando yo muera el alma mía.

Asoc. de la Sagrada Familia/ Consagracion de UN MIEMBRO



Dios, Padre de misericordia, te doy gracias
porque, por medio de tu Hijo Jesucristo,
me has llamado a ser hijo/a tuyo/a.

Tú has querido que tu Hijo Jesucristo,
se hiciera hombre viviendo en una familia.

En el Hogar de Nazaret anunciaste el Evangelio,
santificaste el amor de los esposos
y la obediencia de los hijos
y propusiste a la Familia de Jesús, María y José,
como modelo de todas las familias.

Yo ...(nombre)..., movido por el deseo de servirte
y de vivir más para Cristo en la Iglesia,
te consagro mi vida como:

discípulo / testigo / apóstol
(se escoge uno de los tres)

por un año en la Asociación de la Sagrada Familia
para imitar la vida de familia que Jesucristo
escogió para sí junto con María y José en Nazaret.

Te pido que aceptes este ofrecimiento
y tu bendición para anunciar a todas las familias
el ejemplo de vida de la familia humana de tu Hijo,
compartiendo la vida, oracion y apostolado de la Iglesia
en comunión con el Santo Padre Benedicto XVI,
nuestro obispo .....(nombre).....,
y nuestro parroco .....(nombre).....,

Que me asistan Jesús, María y José.

Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía.
Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.
Jesús, José y María, recibid cuando yo muera el alma mía.

Asoc. de la Sagrada Familia/ Carta a los parrocos (consagracion, 2)

"Hagamos de cada hogar un Nazaret"
San José Manyanet (1833-1901)

.....(fecha).....

Querido hermano en Jesús, María y José:

La consagración a la Sagrada Familia es un modo peculiar de vivir nuestro bautismo y compromiso cristiano en tu parroquia. Por eso, nos ponemos a tu servicio y al servicio de nuestros hermanos y hermanas.

Los feligreses que te han pedido que les ayudes en su consagración a la Sagrada Familia no pretenden crear un nuevo comité en tu parroquia o añadir más reuniones a las que ya tienes. Pueden ser lectores, monaguillos, ministros extraordinarios de la Eucaristía, guadalupanas, catequistas, etc., o sencillamente feligreses que desean conocer mejor nuestra fe y tradiciones.

Todos ellos comparten una misma espiritualidad: la espiritualidad de la Sagrada Familia. Los miembros de la Asociación de la Sagrada Familia hemos encontrado en la vida familiar de Jesús, María y José, el hogar, la escuela, el taller, el templo, donde crecer juntos como hijos e hijas de Dios, hermanos y hermanas en Cristo.

Los feligreses que se consagran a la Sagrada Familia saben que su consagración es un compromiso y una bendición. Es un compromiso a rezar por ti y a ayudarte en la evangelización de, con y por las familias. Es también una bendición, porque sin la gracia de Dios todo esfuerzo que hagamos es vano.

Ellos te facilitarán las formulas de consagración y otras informaciones sobre la Asociación de la Sagrada Familia. Si necesitas más información, no dudes en ponerte en contacto:


                  (firma)
__________________________
.....(Nombre y Apellido).....
.....(Servicio que desempeña).....

Domingo 31 del Tiempo Ordinario, A: , por Mons. Francisco Gonzalez, S.F.

Malaquias 1,14b-2,2b.8-10
Salmo 130,1-3
1 Tesalonicenses 2,7b-9.13
Mateo 23,1-12



Estamos en el trigésimo primer domingo del Tiempo Ordinario. La primera lectura (Mal. 1, 14.2, 2.8-10) nos presenta una situación de apatía por parte del pueblo. Ya pasó el exilio, ya han construido el templo, la comunidad ya está organizada y sin embargo Malaquías se queja, mejor dicho, Dios se queja por boca del profeta y se queja, en el comienzo del libro, en contra de los sacerdotes, porque "se han desviado de los caminos del Señor, porque ofrecen un culto que no es para la honra de Dios, porque su enseñanza no es correcta y porque han roto la alianza".

Más adelante hablará de otras situaciones que necesitan corrección, pero de momento, la advertencia es para los sacerdotes por su falta de fidelidad. ¿No tendríamos que extender dicha advertencia hoy en día a todos los involucrados en el apostolado? A veces hay quienes sueñan con "la construcción del templo" y se olvidan de la "construcción de la comunidad" o no le ponen tanto énfasis. Hay que trabajar para que en nuestra Iglesia, siempre y en todo lugar, lo determinante sea lo comunitario y testimonial por encima de lo clerical e institucional, o que por lo menos lo segundo no ahogue lo primero.

Cientos y cientos de años después de lo que nos presentaba la primera lectura, nos encontramos con Jesús (Mt. 23, 1-12) quien tiene palabras muy duras dirigidas a los líderes religiosos y expertos en la ley, a esos "que han ocupado el puesto de Moisés". Jesús describe lo que hacen dichos señores y les critica simple y llanamente, sin escatimar detalles de su ostentación jactanciosa, de su exhibicionismo social, de su legalismo e hipocresía religiosa. Jesús critica y condena la actuación de grupos dirigentes de aquellos días y de hoy que usan su posición y la autoridad de que disfrutan para sus propios intereses. No conviene olvidar, no debemos olvidar lo que nos dice el Señor: todos ustedes son hermanos.

Oí hace unos días una frase que tiene mucho sentido: "Sólo aprendemos cuando miramos a los demás". El que abusa su posición de autoridad, el que piensa solo en sí mismo, no aprende porque no dialoga, no escucha al hermano. ¿Cómo usamos la mucha o poca autoridad que nuestra posición nos depara? ¿Cómo ejercemos la autoridad en la casa, en la calle, en la iglesia, en la escuela, en el trabajo? ¿Imponemos sobre los demás cargas, estilos de vida que nosotros mismos rehusamos llevar? ¿Somos de los que enseñamos y no cumplimos?

El ejemplo de los sacerdotes del tiempo de Malaquías y el de los maestros de la Ley y fariseos del tiempo de Jesús merecen el profundo rechazo de Dios por su falta de fidelidad. En el extremo opuesto nos encontramos a Pablo (2º lectura), un auténtico apóstol. El siente tanta ternura por la comunidad que había establecido, que no solamente les trajo el Evangelio, sino que muy a gusto hubiera dado su vida por ellos, lo mismo que una madre hace por su hijo. No solamente les dió de lo que tenía, su predicación y cariño, sino que no quiso serles carga alguna y "trabajaba noche y día" para ganar su sustento. Eso sí que es ser apóstol.

Jesús que se describe a sí mismo como "manso y humilde de corazón" no tiene miedo en enfrentarse a la justicia y opresión, especialmente a la infidelidad de los que están llamados a ser líderes, algo que todos nosotros podemos aprender.

"Guarda mi alma en la paz, junto a tí, Señor".

viernes, 28 de octubre de 2011

Asoc. de la Sagrada Familia/ Carta a los parrocos (consagracion de los miembros de la Asociacion de la Sagrada Familia)



"Hagamos de cada hogar un Nazaret"
San José Manyanet (1834-1901)


.........(fecha)........

Estimado párroco:

Quiero agradecerle el interés mostrado por la pastoral familiar y la devoción a la Sagrada Familia al dar la bienvenida en su parroquia a la Asociación de la Sagrada Familia. Algunos miembros de su parroquia participaron el pasado .....(fecha)..... en el retiro de Adviento que tuvo lugar en ......(nombre de la parroquia o centro)..... para conocer mejor la espiritualidad de la Sagrada Familia. El retiro sirvió también para reflexionar sobre los problemas que amenazan y debilitan gravemente a nuestras familias (drogas, alcoholismo, juego, ausencia de valores e ideales, activismo, etc).

Algunos participantes mostraron gran interés en fortalecer sus lazos familiares a través de su consagración a Jesús, María y José. El ritual de la consagración se realiza una vez al año durante la celebración de la fiesta de la Sagrada Familia. Por este motivo les dirigí a sus párrocos animándoles a estar disponibles en el servicio que usted requiera en una fiesta tan memorable.

Con esta carta le envío el ritual de la consagración para que pueda servirle de ayuda en la preparación de esta fiesta tan especial para las familias.

Que Dios bendiga su servicio a las familias de su parroquia. Si tiene alguna pregunta o comentario relacionado con la Asociación de la Sagrada Familia, por favor, no dude en comunicarse conmigo. Estoy a su disposición.

Suyo en Jesús, María y José



                   (Firma)
____________________________
...........Nombre y Apellido...........
.......Servicio que desempeña.......

Asoc. de la Sagrada Familia/ Carta a los parrocos (consagracion de los miembros de la asociación a la Sagrada Familia)

"Hagamos de cada hogar un Nazaret"
San José Manyanet (1833-1901)

.........(fecha)........

Estimado párroco:

En nombre de la Asociación de la Sagrada Familia quiero agradecerle el interés mostrado por la pastoral familiar y la devoción a la Sagrada Familia al dar la bienvenida en su parroquia a los

Coros de la Sagrada Familia (   )
Movimiento Familiar Nazareno (   )
Manyanet Solidario (   )

Algunos miembros de su parroquia participaron el pasado .....(fecha)..... en el retiro de Adviento que tuvo lugar en ......(nombre de la parroquia o centro)..... para conocer mejor la espiritualidad de la Sagrada Familia. El retiro sirvió también para reflexionar sobre los problemas que amenazan y debilitan gravemente a nuestras familias (drogas, alcoholismo, juego, ausencia de valores e ideales, activismo, etc).

Algunos participantes mostraron gran interés en fortalecer sus lazos familiares a través de su consagración a Jesús, María y José. El ritual de la consagración se realiza una vez al año durante la celebración de la fiesta de la Sagrada Familia. Por este motivo les dirigí a sus párrocos animándoles a estar disponibles en el servicio que usted requiera en una fiesta tan memorable.

Con esta carta le envío el ritual de la consagración para que pueda servirle de ayuda en la preparación de esta fiesta tan especial para las familias.

Que Dios bendiga su servicio a las familias de su parroquia. Si tiene alguna pregunta o comentario, por favor, no dude en comunicarse conmigo. Estoy a su disposición.

Suyo en Jesús, María y José



                   (Firma)
____________________________
...........Nombre y Apellido...........
.......Servicio que desempeña.......

jueves, 27 de octubre de 2011

"La Nueva Evangelizacion requiere dulzura, respeto y recta razon" (Rino Fisichella)

El presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, Rino Fisichella, se ganó la ovación de las más de 200 personas que participaban en las VIII Jornadas de Teología de la Universidad Pontificia Comillas. Rino Fisichella presentó "una apologética positiva", que nada tiene que ver con la rancia apologética que trataba de imponer, en vez de ofrecer. La apologética de "una conducta vital irreprochable y creíble" de hombres y mujeres "tocados por Dios".
El arzobispo Fisichella comenzó precisando el nombre de su propio consejo pontificio, que, a su juicio, no debería llamarse de la nueva evangelización, sino de la "evangelización nueva". Porque evangelizar es "anunciar un mensaje con alegría", dado que "no es sólo el testimonio de un hecho histórico, sino también una fuerza creadora".

De ahí la recuperación del mismo término evangelización (antaño tachado de connotaciones protestantes). De hecho, en el Vaticano I sólo aparece una vez la palabra Evangelio. En cambio, en el Vaticano II, Evangelio se cita 157 veces, evangelizar, 18, y evangelización, 31.

Según Fisichella, la evangelización "es el primer deber del cristiano". Un deber al que no se puede renunciar "sin traicionar el bautismo". Y teniendo siempre en cuenta que "la eficacia de la evangelización no se agota en la predicación, sino en el testimonio: creer no es adhesión a una teoría, sino compromiso de vida y entrega personales".

"Llamados a dar razón de la fe"

Una vez sentado este principio, Fisichella abordó el segundo: "Los creyentes son llamados a dar razón de su fe", porque "la apología no es extraña a creer, pertenece al acto por el que se entra en la lógica de la fe".

Una lógica que, en las últimas décadas, "no parece haber apasionado mucho a los creyentes", que escaparon de la repetición de meras formulas de fe, a veces esclerotizadas, para caer, en la extravagancia de las innovaciones al intentar atraer al hombre contemporáneo. El punto medio evangelizador actual sería "permanecer fieles a los fundamentos y construir algo coherente que pueda ser comprendido por el hombre de hoy".

Es decir, una nueva apologética que, en la nueva evangelización, tiene que basarse en "la dulzura, el respeto y la recta conciencia", sin "recurrir a la arrogancia, al orgullo o a la superioridad respecto a otras doctrinas".

Una dulzura que, para Fisichella, es "sinónimo de mansedumbre" y de su correspondiente bienaventuranza. Un respeto entendido como "la capacidad de entender al interlocutor" y el sentido de la responsabilidad para "no atenuar la radicalidad del Evangelio ni limitar instrumentalmente sus contenidos". Y, por último, la recta conciencia o la coherencia vital o "una conducta vital irreprochable y creíble".

Ésta es la apologética de la nueva evangelización. "Una apologética positiva" o "presentación del acontecimiento cristiano como anuncio de una novedad esperada" y sin repetir los errores del pasado. Por ejemplo, sin caer en la trampa de reducirlo todo a "demostraciones", a la simple ratio sin fides.

De hecho, "el objetivo de la nueva apologética no es demostrar la existencia de Dios y la veracidad de la redención, sino de demostrar que sin su presencia y cercanía el hombre se transforma en un extraño para sí mismo y pierde incluso la alegría de vivir".

En el diálogo posterior, Fisichella ahondó en alguna de sus tesis y lo hizo con un peculiar sentido del humor, lo que, unido a la profundidad de su mensaje, le hizo ganarse las simpatías del auditorio, que le premió con una cerrada ovación.

Fuente: religiondigital.com

sábado, 22 de octubre de 2011

XIII Capitulo General de los Laicos fundados por San Francisco

El Capítulo General de la Orden Franciscana Seglar tendra lugar en Sao Paulo del 22 al 29 de octubre. La Orden Franciscana Seglar (OFS), fundada por san Francisco de Asís ha sido durante los últimos ochocientos años expresión del carisma franciscano en los diversos modos de vida secular en el mundo.
Cada tres años, celebra un Capítulo General que reune a representantes de los cinco continentes que animan la vida franciscana en sesenta y cinco países.

Su objetivo será examinar lo realizado por la Presidencia del Consejo Internacional (CIOFS) en relación a las conclusiones del Capítulo General 2008 que tuvo lugar en Hungría, particularmente en el ámbito de la formación, la comunicación, la Juventud Franciscana, la presencia y el testimonio de los franciscanos seglares en la sociedad y las acciones dirigidas a las nuevas presencias que emergen en más de cuarenta países alrededor del mundo.

Los participantes reflexionarán y deliberarán sobre el tema central Evangelizados para Evangelizar, y sobre cuestiones como Vocación específica para una misión particular y Construcción de un mundo fraterno y evangélico.

Habrá una mesa redonda con participación de seglares franciscanos de Guatemala, Haití, Ruanda, Brasil y Croacia, que ofrecerán su testimonio particular en los campos donde desarrollan su vivencia franciscana seglar.

Igualmente se tendrá la participación de franciscanos seglares que llevan a cabo la animación y guía de la Misión en China, que se realiza en ese país con el apoyo de la Presidencia del Consejo Internacional de la OFS.

Se escuchará igualmente la relación de una pareja canadiense que aportará su experiencia como matrimonio en el marco de la espiritualidad de la OFS.

En el Capítulo, se conocerá el resultado de la encuesta demográfica enviada a todos los países; el desarrollo de las Fraternidades Emergentes; se fijarán las líneas y los criterios para las finanzas del trienio sucesivo, y se dará a conocer el documento que ayudará a comprender el papel de los animadores fraternos de la OFS para la Juventud Franciscana (JuFra).

La Juventud Franciscana estará representada por seis consejeros internacionales que han sido elegidos para representar a las fraternidades de América Central, América del Sur, América del Norte, Europa, África, y Asia-Oceanía.

El 27 de octubre será una jornada en comunión con el Papa que, en Asís, se reunirá con los principales líderes religiosos del mundo, para seguir implorando por la paz, como veinticinco años atrás lo hiciera su predecesor el beato Juan Pablo II.

En la Casa Santa Fe, en São Paulo, todo está listo para recibir a los consejeros internacionales de este Capítulo, que junto a los colaboradores, traductores y algunos asistentes espirituales franciscanos, sumarán alrededor de 130 participantes.

Para seguir de cerca las novedades de este evento eclesial se puede visitar el portal del Consejo Internacional de Orden Franciscana Seglar en www.ciofs.org, donde las noticias estarán disponibles en castellano, francés, italiano e inglés o el de las diversas fraternidades nacionales.

viernes, 21 de octubre de 2011

Domingo 30 del Tiempo Ordinario, A: "Si abusais del pobre, el clamara a mi y yo lo escuchare", por Mons. Francisco Gonzalez, S.F.

Exodo 22, 20-26
Salmo 17,2-4.47.51
1 Tesalonicenses 1,5c-10
Mateo 22,34-40


Estamos en el trigésimo domingo del Tiempo Ordinario. La primera lectura (Ex. 22, 20-26) nos presenta unas leyes que se dan a la comunidad. Según los escrituristas son parte del llamado "Código de la Alianza" y con ellas Dios trata de recordar al pueblo cómo debe comportarse, especialmente en lo que se refiere a los extranjeros/inmigrantes y a los que carecen de amigos que les protejan. También les recuerda que no se puede ser usurero ni abusar de los que por circunstancias de la vida están bajo la merced de otros.

Jesús nos dice que no vino a abolir la ley, sino a perfeccionarla. Siendo eso verdad, ¿cómo puede gran parte de la sociedad del primer mundo justificar el pecado de la xenofobia y del racismo? ¿por qué se dan tantos casos donde el famoso dicho de la igualdad ante la ley es en realidad la gran desigualdad entre los que tienen y los que no tienen? ¿por qué en tantos ámbitos de nuestra sociedad, incluso en ambientes religiosos, seguimos inclinándonos ante "el poderoso caballero don dinero"?

Aunque Dios nos ama a todos sin medida, parece ser que es un tanto parcial en lo que se refiere a escuchar, según esta primera lectura: "Si maltratáis a los extranjeros, viudas y huérfanos, ellos clamarán a mí y yo los escucharé… Si abusáis del pobre, él clamará a mí, y yo le escucharé".

Pasemos al evangelio (Mt 22,34-40). Seis-cientos trece mandamientos son muchos mandamientos. El judaísmo los dividía en 365 mandamientos negativos y 248 positivos. Un maestro de la Ley pregunta a Jesús: "De todos esos 613 mandamientos ¿cuál es el principal?"

La respuesta de Jesús, me imagino que se la sabían todos: "Amar a Dios sobre todas las cosas y con todas nuestras potencias". Estoy seguro también de que no esperaban lo que Jesús añadió: "Pero hay otro semejante a éste: amarás a tu prójimo como a ti mismo". Y todavía fue más lejos, pues les aseguró que todos los mandatos y prohibiciones, que todo lo enseñado por los profetas estaba fundamentado en estos DOS mandamientos que no se podían separar, o cumplían los dos o no cumplían ninguno.

Algunos afirman que nuestra espiritualidad tiene dos direcciones, una vertical, o sea, hacia Dios y la otra horizontal, o sea, hacia los hermanos y hermanas. Yo me atrevería a decir que hay una sola dirección, la del amor.

El amor está en el centro de toda nuestra vida, si la queremos llamar vida. Toda actividad, y de una forma especial en la Iglesia, tiene que estar motivada por el amor a Dios y al prójimo, ya sea el culto, la evangelización, los programas educacionales y sociales, la construcción de edificios, el uso de la técnica moderna, todo de acuerdo con el amor, de lo contrario hasta la justicia desaparece y entonces "ellos clamarán a mí, dice el Señor, y yo les escucharé porque soy compasivo".

Pablo (2º lectura) abre su corazón en esta carta, posiblemente el primer escrito del Nuevo Testamento. Aunque tiene el toque escatológico, la segunda venida de Cristo, les habla de la conversión que experimentaron, de la fidelidad a la Palabra que recibieron, del buen ejemplo que son para los demás, incluso en medio de las dificultades del ambiente y del rechazo de otras fuerzas religiosas. Hay mucho que aprender de esta comunidad de Tesalónica.

"Yo te amo, Señor, tú eres mi fortaleza".

viernes, 14 de octubre de 2011

Domingo 29 del Tiempo Ordinario, A: "Dad al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios"

Domingo 29 del Tiempo Ordinario, A: "Es licito pagar impuestos al Cesar o no?", por Mons. Francisco Gonzalez, S.F., Obispo Auxiliar de Washington, D.C.

Isaias 45,1.4-6
Salmo 96
1 Tesalonicenses 1,1-5
Mateo 22,15-21

Estamos ya en el domingo XXIX del Tiempo Ordinario. Vive Jesús los últimos de su vida en Jerusalén antes de su pasión y muerte y lo hace, hablando y confrontando a los líderes del pueblo. Cuanto más presiona Jesús y más intenta que ellos mismos vayan enfrentándose con su propia situación, especialmente en referencia al Padre, aumenta en todos aquellos dirigentes un odio profundo hacia el Señor que no pueden o quieren disimular. En esta ocasión no son los mismos fariseos sus interlocutores, sino que mandan a otros que hablen por ellos. Parece que se lo habían ensayado todo muy bien, como los actores antes de salir a escena.

Comienzan con todo signo de respeto, dándole a Jesús el título de Maestro, al mismo tiempo que le caracterizan como sincero, que sabe, solo habla del camino que conduce a Dios, que porta el estandarte de la verdad, sin preocuparse por el que dirán ni por las apariencias. Y así presentándose ante Jesús, y la gente que le escuchaba, como sus grandes admiradores y ansiosos de conocer sus enseñanzas como si les interesara gran cosa le hacen la pregunta: ¿Es lícito pagar impuestos al César o no?

Jesús les ha visto venir, y más aún, ha penetrado en sus corazones y sabe a lo que han venido, por eso comienza su respuesta marcándoles, mejor dicho, descubriéndoles por lo que son y así les dice: ¡Hipócritas!, ¿Por qué me tentáis? El mismo evangelista nos dice que Jesús se había dado cuenta de la mala intención de estos enviados de los fariseos y algunos herodianos. Y les da una lección y sin caer en la trampa que le han tendido. Y les pide ver la moneda con que ellos pagan el tributo o impuesto del César, y con la moneda en la mano responde sin responder a la pregunta que le han hecho.

La moneda contiene la “imagen” del emperador y así les dice: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Me encanta Jesús, sabe estar siempre en su lugar y dar la respuesta que deja sin palabra a los infelices que los líderes le han mandado. Han venido para hacerle caer en una trampa peligrosa, pues se responde en lo afirmativo los judíos lo declararan enemigo del pueblo, si responde negativamente lo llevaran ante la autoridad como traidor y revolucionario.

A Jesús le preguntan por las cosas de este mundo y el responde poniendo a Dios en el centro. Si ese trocito de metal tiene la imagen del César, pues dénselo a él, pero el ser humano pertenece a Dios, pues lleva en sí la imagen de Dios, no del César.

Las palabras de Jesús han hecho correr litros de tinta, se han usado y abusado y sin mucho acierto, en gran número de ocasiones. Incluso las hemos oído en la boca de muchos políticos para separar a Dios de las responsabilidades y vida de las personas. Cambian de camisa o uniforme de acuerdo donde están sentados: en la poltrona de su oficina o en la banca de la Iglesia.

Hay quienes no se han dado cuenta que no se puede ser policía y ladrón al mismo tiempo, ni soldado y traidor o dador y destructor de vidas. A Dios no se le puede separar del hombre, ni al hombre de Dios. A Dios le pertenece todo.

Tanto el estado como la Iglesia, el gobernador y el clérigo, la política y la religión, todos están al servicio del ser humano para su desarrollo pleno y felicidad. Como muy acertadamente nos recuerda el evangelista las palabras de Jesús: “Vine para que tengan vida en plenitud”, y que más tarde nos lo recuerda uno de los grandes Padres de la Iglesia, San Irineo: “La mayor gloria de Dios es la persona completamente desarrollada”.

sábado, 1 de octubre de 2011

Domingo de la 27 Semana del Tiempo Ordinario, Ciclo A, por Mons. Francisco González, S.F.,


Entramos en el mes de octubre que en muchos lugares hay una dedicación especial a recitar el santo rosario, que San Pío V definió así: El rosario o salterio de la bienaventurada Virgen María es un modo piadosísimo de oración y plegaria a Dios, modo fácil al alcance de todos, que consiste en alabar a la santísima Virgen repitiendo el saludo angélico por ciento cincuenta veces, tantas cuantos son los salmos del salterio de David, (desde el Beato Juan Pablo II son doscientas veces), interponiendo entre cada decena la oración del Señor, con determinadas meditaciones que ilustran la vida entera de Nuestro Señor Jesucristo (Aquilino de Pedro). En este momento de Nueva Evangelización, esta devoción adquiere valor.

En lo que se refiere a la liturgia de la Palabra para este XXVII domingo del Tiempo Ordinario comenzamos con el profeta Isaías que con un poema o canto expresa los sentimientos de Dios hacia el Pueblo de Israel, su viña, cómo Dios ha hecho todo lo posible por su Pueblo, su viña, su esposa, y éste le responde no con unos racimos dulces para un vino delicioso, sino dando agrazones, esos racimillos que nunca maduran, asesinatos y lamentos en vez de derecho y justicia, por lo cual la va a cortar y tal vez plantar algo distinto, aunque siempre con una apertura al cambio del pueblo, pues el profeta lo que canta en nombre del dueño, de Dios, es un canto de amor, y con el amor siempre hay esperanza.

El evangelio continúa siendo el de Mateo, el mismo capítulo del domingo pasado, que nos habla del ministerio de Jesús en Jerusalén. La parábola toma el mismo tema de la primera lectura y nos cuenta como un hombre, dueño de una gran propiedad que planta una viña y la dota de todo lo necesario para que produzca su fruto. Y así la arrendó a unos labradores. Cuando llegó el tiempo de la vendimia mandó a sus criados para recoger lo que le pertenecía de la cosecha. Los labradores, no sólo no les dieron nada del fruto, sino que los recibieron con golpes, pedradas, e incluso mataron a uno. Lo mismo sucedió con el segundo grupo, pues cuando el dueño mandó a su hijo, ellos lo sacaron de la propiedad y lo mataron para que la herencia no pasara a nadie más, sino a ellos.

La parábola está dirigida al mismo grupo de la anterior: sumos sacerdotes y ancianos del pueblo, o sea, eclesiásticos y autoridades. Les habla de todo lo que el dueño (Dios), ha hecho por la viña (el pueblo elegido), y de quien espera el fruto de acuerdo con lo que ha invertido. Ese pueblo, en manos de los líderes religiosos y autoridades está dando fruto pero los responsables no quieren que nada de eso sea para la gloria de Dios y la salvación de todos, y tan contrarios son que cuando el dueño envía sus siervos para recibir su parte, se deshacen de ellos, incluso del hijo.

Jesús no se contenta con la historieta que les ha contado, les exige que ellos se involucren y así les pregunta: ¿Qué piensan hará el dueño cuando venga a la viña y se encuentre con los labradores? Los oyentes, tal vez sin pensarlo mucho, y porque la respuesta era obvia, dijeron: "Los hará morir de mala muerte a esos malvados... además arrendará la viña a otros que le den la parte del fruto que le corresponde".

Es muy posible que inmediatamente se dieron cuenta que con dicha respuesta se condenaban a sí mismos y así buscan cómo deshacerse del impertinente, del que les saca los colores delante de la gente, del que les avergüenza ante sus seguidores.

Pero no solamente ellos se avergüenzan, también nosotros porque Jesús les dice que el reino de los cielos se les quitará y será dado a un pueblo que de fruto. Como muchos nos creemos ser ese nuevo pueblo, cabe la pregunta: ¿Estamos dando ese fruto? Más aún: ¿Somos responsables de la muerte de los profetas que nos visitan?