miércoles, 23 de diciembre de 2015

lunes, 21 de diciembre de 2015

jueves, 17 de diciembre de 2015

domingo, 13 de diciembre de 2015

Las obras de misericordia espirituales

Cliquea en la imagen para agrandarla

1) Enseñar al que no sabe

Consiste en enseñar al ignorante en cualquier materia: también sobre temas religiosos. Esta enseñanza puede ser a través de escritos o de palabra, por cualquier medio de comunicación o directamente. Como dice el libro de Daniel, «los que enseñan la justicia a la multitud, brillarán como las estrellas a perpetua eternidad» (Dan. 12, 3b).

2) Dar buen consejo al que lo necesita

Uno de los dones del espíritu Santo es el don de consejo. Por ello, quien pretenda dar un buen consejo debe, primeramente, estar en sintonía con Dios, ya que no se trata de dar opiniones personales, sino de aconsejar bien al necesitado de guía.

3) Corregir al que se equivoca

Esta obra de misericordia se refiere sobre todo al pecado. De hecho, otra manera de formular esta obra es: Corregir al pecador. La corrección fraterna es explicada por el mismo Jesús en el evangelio de Mateo: »Si tu hermano peca, vete a hablar con él a solas para reprochárselo. Si te escucha, has ganado a tu hermano». (Mt 19, 15-17)

Debemos corregir a nuestro prójimo con mansedumbre y humildad. Muchas veces será difícil hacerlo pero, en esos momentos, podemos acordarnos de los que dice el apóstol Santiago al final de su carta: «El que endereza a un pecador de su mal camino, salvará su alma de la muerte y consigue el perdón de muchos pecados»(St. 5, 20).

4) Perdonar las injurias

En el Padrenuestro decimos: «Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden» y el mismo Señor aclara: «si perdonáis las ofensas de los hombres, también el Padre Celestial os perdonará. En cambio, si no perdonáis las ofensas de los hombres, tampoco el Padre os perdonará a vosotros (Mt 6,14-15).

Perdonar las ofensas significa superar la venganza y el resentimiento. Significa tratar amablemente a quien nos ha ofendido. El mejor ejemplo de perdón en el Antiguo Testamento es el de José, que perdonó a sus hermanos el que hubieran tratado de matarlo y luego venderlo. »Ahora pues, no os entristezcáis ni os pese el haberme vendido aquí; pues para preservar vidas me envió Dios delante de vosotros» (Gen. 45, 5).

Y el mayor perdón del Nuevo Testamento es el de Cristo en la Cruz, que nos enseña que debemos perdonar todo y siempre: »Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen». (Lc. 23, 34).

5) Consolar al triste

El consuelo para el triste, para el que sufre alguna dificultad, es otra obra de misericordia espiritual. Muchas veces, se complementará con dar un buen consejo, que ayude a superar esas situación de dolor o tristeza. Acompañar a nuestros hermanos en todos los momentos, pero sobre todo en los más difíciles, es poner en práctica el comportamiento de Jesús que se compadecía del dolor ajeno.

Un ejemplo viene recogido en el evangelio de Lucas. Se trata de la resurrección del hijo de la viuda de Naím: «Cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda, a la que acompañaba mucha gente de la ciudad. Al verla el Señor, tuvo compasión de ella, y le dijo: No llores. Y, acercándose, tocó el féretro. Los que lo llevaban se pararon, y él dijo: Joven, a ti te digo: Levántate. El muerto se incorporó y se puso a hablar, y él se lo dio a su madre.»

6) Sufrir con paciencia los defectos de los demás

La paciencia ante los defectos ajenos es virtud y es una obra de misericordia. Sin embargo, hay un consejo muy útil: cuando el soportar esos defectos causa más daño que bien, con mucha caridad y suavidad, debe hacerse la advertencia.

7) Orar por vivos y difuntos

San Pablo recomienda orar por todos, sin distinción, también por gobernantes y personas de responsabilidad, pues «El quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad». (ver 1 Tim 2, 2-3).

Los difuntos que están en el Purgatorio dependen de nuestras oraciones. Es una buena obra rezar por éstos para que sean libres de sus pecados. (ver 2 Mac. 12, 46).

Fuente: OpusDei.es

Las obras de misericordia corporales

Cliquea en la imagen para agrandarla

San Mateo recoge la narración del Juicio Final: Mt 25,31-46:

“En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Cuando venga el Hijo del hombre, rodeado de su gloria, acompañado de todos sus ángeles, se sentará en su trono de gloria. Entonces serán congregadas ante él todas las naciones, y él apartará a los unos de los otros, como aparta el pastor a las ovejas de los cabritos, y pondrá a las ovejas a su derecha y los cabritos a su izquierda. Entonces dirá el rey a los de derecha: ‘Vengan, benditos de mi Padre; tomen posesión del Reino preparado para ustedes desde la creación del mundo; porque estuve hambriento y me disteis de comer, sediento y me disteis de beber, era forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, encarcelado y fuisteis a verme’. Los justos le contestarán entonces: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o encarcelado y te fuimos ver?’. Y el rey les dirá: Os aseguro que, cuando lo hicisteis con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicisteis. Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos; id al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles; porque estuve hambriento y no me disteis de comer, sediento y no me disteis de beber, era forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y encarcelado y no me visitasteis. Entonces ellos le responderán: Señor ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de forastero o desnudo, enfermo o encarcelado y no te asistimos?’ Y él les replicará: Os aseguro que, cuando no lo hicisteis con uno de aquellos más insignificante, tampoco lo hicisteis conmigo. Entonces irán éstos al castigo eterno y los justos a la vida eterna”.

1) Dar de comer al hambriento y 2) dar de beber al sediento

Estas dos primeras se complementan y se refieren a la ayuda que debemos procurar en alimento y otros bienes a los más necesitados, a aquellos que no tienen lo indispensable para poder comer cada día.

En la carta de Santiago se nos anima a ser generosos: «Si un hermano o una hermana están desnudos y carecen del sustento diario, y alguno de vosotros les dice: «Id en paz, calentaos o hartaos», pero no les dais lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve?» (St 2, 15-16).

3) Dar posada al peregrino

En la antigüedad el dar posada a los viajeros era un asunto de vida o muerte, por lo complicado y arriesgado de las travesías. No es el caso hoy en día. Pero, aún así, podría tocarnos recibir a alguien en nuestra casa, no por pura hospitalidad de amistad o familia, sino por alguna verdadera necesidad.

4) Vestir al desnudo

Esta obra de misericordia se dirige a paliar otra necesidad básica: el vestido. Muchas veces, se nos facilita con las recogidas de ropa que se hacen en Parroquias y otros centros. A la hora de entregar nuestra ropa es bueno pensar que podemos dar de lo que nos sobra o ya no nos sirve, pero también podemos dar de lo que aún es útil.

Jesús, según recoge el evangelio de san Lucas recomienda: «El que tenga dos túnicas que las reparta con el que no tiene; el que tenga para comer que haga lo mismo» (Lc 3, 11).

5) Visitar al enfermo

Se trata de una verdadera atención a los enfermos y ancianos, tanto en el aspecto físico, como en hacerles un rato de compañía. El mejor ejemplo de la Sagrada Escritura es el de la Parábola del Buen Samaritano, que curó al herido y, al no poder continuar ocupándose directamente, confió los cuidados que necesitaba a otro a quien le ofreció pagarle. (ver Lc. 10, 30-37).

6) Visitar a los encarcelados

Consiste en visitar a los presos y prestarles no sólo ayuda material sino una asistencia espiritual que les sirva para mejorar como personas, enmendarse, aprender a desarrollar un trabajo que les pueda ser útil cuando terminen el tiempo asignado por la justicia, etc.

Significa también rescatar a los inocentes y secuestrados. En la antigüedad los cristianos pagaban para liberar esclavos o se cambiaban por prisioneros inocentes.

7) Enterrar a los difuntos

Cristo no tenía lugar sobre el que reposar. Un amigo, José de Arimatea, le cedió su tumba. Pero no sólo eso, sino que tuvo valor para presentarse ante Pilato y pedirle el cuerpo de Jesús. También participó Nicodemo, quien ayudó a sepultarlo. (Jn. 19, 38-42)

Enterrar a los muertos parece un mandato superfluo, porque –de hecho- todos son enterrados. Pero, por ejemplo, en tiempo de guerra, puede ser un mandato muy exigente. ¿Por qué es importante dar digna sepultura al cuerpo humano? Por que el cuerpo humano ha sido alojamiento del Espíritu Santo. Somos «templos del Espíritu Santo (1 Cor 6, 19).

Fuente: OpusDei.es

jueves, 10 de diciembre de 2015

Mateo 11,11-15: "No ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él"

Mateo 11,11-15
Jueves de la Segunda Semana de Adviento

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: "Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él. Desde los días de Juan, el Bautista, hasta ahora se hace violencia contra el reino de Dios, y gente violenta quiere arrebatárselo. Los profetas y la Ley han profetizado hasta que vino Juan; él es Elías, el que tenía que venir, con tal que queráis admitirlo. El que tenga oídos que escuche."

SOBRE EL MISMO TEMA:
por la Orden Carmelitana
por Julio González, S.F.

Jueves de la 2 Semana de Adviento

Cliquea en la imagen para acceder 
al Jueves de la 2 Semana de Adviento

lunes, 7 de diciembre de 2015

Lunes de la 2 Semana de Adviento

Cliquea en la image para acceder
al Lunes de la 2 Semana de Adviento

Diciembre 7: San Ambrosio de Milán, doctor de la Iglesia, por Luis Antequera

SAN AMBROSIO
por Vicente Macip, 1520



















— Uno de los forjadores de Europa

Hoy 7 de diciembre es la festividad de San Ambrosio de Milán, un personaje histórico que más allá de su condición de santo, milita por derecho propio entre los forjadores de Europa, entre los grandes responsables de que nuestra historia sea como es y no de otra manera.

— Primeros años

Ambrosio nace en el año 340, si bien no está claro si lo hace en Tréveris, en Arles o en Lyon, en una familia romana cristiana que contaba ya con mártires entre sus miembros.

Su padre, Ambrosio como él, era prefecto en la Galia. El menor de tres hijos, son sus hermanos Sátiro y Marcelina, que recibe el velo de las vírgenes de manos del Papa Liberio. A la muerte de su padre, cuando Ambrosio tiene catorce años, la familia vuelve a Roma, donde se dedica al estudio del derecho.

— Obispo de Milán

Ancius Probuslo lo nombrará gobernador consular de Liguria y Emilia, con residencia en Milán, ciudad en la que cuando el obispo arriano Auxencio muere en 374, Ambrosio es elegido por aclamación su sucesor.

Se da la circunstancia de que Ambrosio era catecúmeno, es decir, que aunque se formaba para ser bautizado, todavía no lo estaba –el bautismo de infantes no era aún la regla general-, y en consecuencia, no era elegible para el episcopado. Pero ante la confirmación del nombramiento por el Emperador Valentiniano, Ambrosio recibe el sacramento que le inicia en la Iglesia y ocho días después, el 7 de diciembre, día en que celebramos su fiesta, es consagrado obispo.

A partir de ese momento lleva a cabo una vida muy austera. Se despoja de todos sus bienes terrenales, come frugalmente, gana gran reputación como predicador, y sus sermones, pronunciados sin guión previo, son escuchados por multitudes.

— Influencia

Como obispo, a Ambrosio toca enfrentar tres grandes procesos:

a) dentro de la propia Iglesia, la formulación del dogma y la lucha contra las herejías, que no son pocas: el novacianismo, contra el que escribe “Sobre la penitencia”; el macedonismo; o Joviniano, a quien condena en el sínodo de obispos que convoca en 390. Pero por encima de todas, el arrianismo que, como se sabe, cerca estuvo de convertirse en la fórmula prevaleciente del cristianismo y dominó la corte de muchos de los emperadores con los que Ambrosio hubo de convivir, así Justina, así Valentiniano II, aunque también, gracias precisamente a su influencia, también convivió con otros clasificables como católicos, así Graciano, así Teodosio.

b) Por otro lado, la lucha contra el paganismo y la definitiva cristianización del Imperio, algo para lo que cuenta con la colaboración de un emperador español, Teodosio, que es, más aún que Constantino, el verdadero cristianizador de la vida romana. Ambrosio ataca de plano los centros en los que aún se hace fuerte el paganismo: en 384 consigue la retirada de la Estatua de la Victoria del senado; en 393 obtiene de Teodosio la prohibición de los Juegos Olímpicos.
 
c) En tercer lugar, se implica de lleno en el proceso que domina la época, la lucha por la primacía entre el poder temporal y el poder religioso que, gracias en buena medida a su labor, se inclina hacia éste último.

San Ambrosio impide la entrada
del emperador Teodosio en la catedral
de Milán, por Anton Van Dick (1620)




















En el 382 consigue que el Emperador Graciano deje de utilizar el título Pontifex Maximus, que pasará a la Iglesia. Pero el momento estelar en esta batalla viene marcado por la excomunión que impone a su por otro lado amigo, el Emperador Teodosio, a causa de la represión sobre los ciudadanos de Tesalónica -algunas fuentes hablan de siete mil muertos- por destruir una sinagoga, la cual no le levantará hasta que el emperador haga pública penitencia de su pecado. Un proceso éste de superposición del poder religioso sobre el poder civil que puede parecer escandaloso mirado con los ojos contemporáneos, pero que tuvo su sentido en un Imperio que procedía a su definitiva cristianización y que no dejará de tener muy positivas consecuencias para el mismo y para la civilización grecorromana, como por ejemplo, cuando ante las invasiones barbáricas del s. V, toda la resistencia romana se despliegue desde el papado, ante la descomposición del poder imperial.

— Escritor

Ambrosio deja escrita una amplia obra exegética, si bien la mayor parte de ella son homilías y comentarios orales llevados a escrito por sus oyentes. Así, nos han llegado una serie de comentarios al Antiguo Testamento, un “Comentario sobre San Lucas” (“Expositio in Lucam”) que seguramente acompañó a un comentario sobre cada uno de los evangelistas, y un llamado “Ambrosiater”, comentario sobre trece epístolas de San Pablo, que sin embargo, parece ser un apócrifo.

Entre las de tipo moral destaca “De officiis ministrorum” inspirada en Cicerón, y “Sobre las vírgenes” para su hermana Marcelina, virgen ella misma como ya se ha dicho.

Sobre los sacramentos escribe “De mysteriis”.

Son famosos sus discursos como “De excessu fratris sui Satyri” (378) a la muerte de su hermano Sátiro, sus discursos funerarios sobre Valentiniano II (392) y sobre Teodosio el Grande (395), o su “Discurso contra el intruso arriano, Auxencio” (“Contra Auxentium de basilicis tradendis”), al que como hemos dicho arriba, sucedió en la sede episcopal milanense.

Junto a todo ello, los llamados “Dieciocho himnos ambrosianos”, y aunque su autoría ambrosiana ha sido puesta en entredicho, al Obispo de Milán se le atribuye la creación del género de la himnología.

La primera edición de los trabajos de Ambrosio saldrá de la imprenta de Froben en Basilea, en 1527, bajo la supervisión de Erasmo de Rotterdam. En 1580, el Cardenal Montalto, futuro Sixto V, realiza una nueva edición más completa.

— Hombre que marca una época

Ambrosio tendrá una relación muy cercana con los grandes personajes de su época. De hecho, es él quien bautiza a San Agustín. Con el Emperador Teodosio su relación es tan próxima que se halla junto a él en su lecho de muerte.

Tumba de san Ambrosio junto
a los santos Gervasio y Protasio













Poco tiempo le sobrevivió, pues dos años después, el viernes santo del 4 de abril de 397, fallecía a la edad de 57 años. Será enterrado en su basílica, al lado de los santos mártires Gervasio y Protasio, cuyas reliquias había descubierto él. En el año 835 las reliquias de los tres santos son colocadas por uno de sus sucesores, Angilberto, en un sarcófago bajo el altar, donde son descubiertas en 1864.

San Ambrosio fue un hombre respetadísimo en la Iglesia de su tiempo, tanto como el propio Papa tal vez. Su “Vida” será escrita al poco de su muerte por su secretario, Paulino, a sugerencia de San Agustín. Más adelante le dedica también una biografía el importante historiador de la Iglesia, Baronio. De él dice San Agustín que “era una de esas personas que dice la verdad, la dice bien, juiciosamente, agudamente, y con belleza y fuerza de expresión” (De doct. christ., 4, 21).

Cátedra de San Pedro sostenida por los santos
Ambrosio, Agustín, Juan Crisóstomo y Atanasio










Junto a San Agustín, San Jerónimo y San Gregorio forma parte del cuarteto de primeros doctores de la Iglesia nombrados por el Papa Bonifacio VIII (1294-1303), y junto con San Agustín, San Juan Crisóstomo y San Atanasio, sostiene la Cátedra del Príncipe de los Apóstoles en la tribuna de San Pedro, en Roma.

Fuente: Religionenlibertad.com

SOBRE EL MISMO TEMA:
Discurso de san Ambrosio  
Primer encuentro entre Agustín y Ambrosio  
Discusión entre Ambrosio y Agustín