viernes, 4 de agosto de 2017

1 Reyes 12,1-19: La asamblea de Siquém

1 Reyes 12,1-19: La asamblea de Siquém 
Cf. 2 Crónicas 10,1-19

12:1 Roboám se dirigió a Siquém, porque allí había ido todo Israel para proclamarlo rey.
12:2 Cuando se enteró Jeroboám, hijo de Nebat —que estaba todavía en Egipto, adonde había huido del rey Salomón— se volvió de Egipto.
12:3 Lo mandaron llamar, y él se presentó con toda la asamblea de Israel. Entonces hablaron así a Roboám:
12:4 "Tu padre hizo muy penoso nuestro yugo. Alivia tú ahora la dura servidumbre y el penoso yugo que él nos impuso, y te serviremos a ti".
12:5 Él les replicó: "Váyanse y vuelvan a verme dentro de tres días". Y el pueblo se retiró.
12:6 El rey Roboám fue a consultar a los ancianos que habían asistido a su padre Salomón, cuando este aún vivía, y les preguntó: "¿Qué respuesta me aconsejan dar a este pueblo?"
12:7 Ellos le hablaron así: "Si hoy te comportas como servidor de este pueblo, si te pones a su servicio y les respondes con buenas palabras, serán siempre tus servidores".
12:8 Pero él desechó el consejo que le habían dado los ancianos, y fue a consultar a los jóvenes que se habían criado con él y lo servían como asistentes.
12:9 Les preguntó: "Y ustedes, ¿qué aconsejan? ¿Qué debemos responder a este pueblo que me ha dicho: 'Alivia el yugo que nos impuso tu padre'?"
12:10 Los jóvenes que se habían criado con él le dijeron: "A ese pueblo que te ha dicho: 'Tu padre nos impuso un yugo pesado, pero tú alívianos la carga', diles esto: '¡Mi dedo meñique es más grueso que la cintura de mi padre!
12:11 Si mi padre los cargó con un yugo pesado, yo lo haré más pesado aún; si él los castigó con látigos, yo usaré lonjas con puntas de hierro'".
12:12 Al tercer día, Jeroboám y todo el pueblo comparecieron ante Roboám, según lo que había indicado el rey cuando dijo: "Vuelvan a verme al tercer día".
12:13 Pero el rey respondió al pueblo duramente; desechó el consejo que le habían dado los ancianos
12:14 y, siguiendo el consejo de los jóvenes, les habló así: "Mi padre les impuso un yugo pesado, y yo lo haré más pesado aún; mi padre los castigó con látigos, y yo usaré lonjas con puntas de hierro".
12:15 Así el rey no escuchó al pueblo, porque ese era el medio de que se valía el Señor para cumplir la palabra que él había dicho a Jeroboám, hijo de Nebat, por boca de Ajías de Silo.
12:16 Y cuando todo Israel vio que el rey no los había escuchado, el pueblo le respondió: "¿Qué parte tenemos nosotros con David? ¡No tenemos herencia común con el hijo de Jesé! ¡A tus carpas, Israel! ¡Ahora, ocúpate de tu casa, David!" Israel se fue a sus campamentos,
12:17 pero Roboám siguió reinando sobre los israelitas que habitaban en las ciudades de Judá.
12:18 El rey Roboám envió a Adorám, el encargado del reclutamiento, pero todos los israelitas lo mataron a pedradas. Y el mismo rey Roboám tuvo que subir precipitadamente a su carro y huir a Jerusalén.
12:19 Fue así como Israel se rebeló contra la casa de David hasta el día de hoy.

No hay comentarios: