viernes, 28 de octubre de 2016

Lucas 6,12-19: Jesús reza por nosotros, por el papa Francisco

Lucas 6,12-19 

En aquel tiempo, subió Jesús a la montaña a orar, y pasó la noche orando a Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió a doce de ellos y los nombró apóstoles: Simón, al que se puso de nombre Pedro, y Andrés, su hermano, Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago Alfeo, Simón, apodado el Celotes, Judas el de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor. Bajó del monte con ellos y se paró en un llano, con un grupo grande de discípulos y de pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón. Venían a oírlo y a que los curara de sus enfermedades; los atormentados por espíritus inmundos quedaban curados, y la gente trataba de tocarlo, porque salía de él una fuerza que los curaba a todos.

— Comentario del papa Francisco
“Jesús reza por nosotros”

El Papa Francisco ha celebrado este viernes misa en Santa Marta en la festividad de los apóstoles Simón y Judas Tadeo. En su homilía, el Papa ha recordado que cada elección de Jesús, incluso el fin de su vida terrena en la Cruz, se distingue por la oración. Por tanto, ha invitado a confiar en la oración del Señor.

Jesús elige a los discípulos después de haber rezado mucho e intensamente. “La piedra angular es el mismo Jesús”. “Sin Jesús no hay Iglesia”, ha asegurado. De este modo, ha recordado que Jesús se fue al monte para rezar y pasó toda la noche rezando a Dios. Y después viene todo lo demás: la gente, la elección de los discípulos, las sanaciones, expulsa los demonios…

El Papa ha añadido que Cristo ha rezado y continúa rezando por la Iglesia. “La piedra angular de la Iglesia es el Señor delante del Padre, que intercede por nosotros, que reza por nosotros. Nosotros le rezamos, pero el fundamento es Él que reza por nosotros”. Jesús, ha recordado el Papa, siempre ha rezado por los suyos, también en la Última Cena. Jesús “antes de hacer cualquier milagro, reza”.

El Santo Padre ha recordado que en el Monte de los Olivos reza y en la Cruz termina rezando. Su vida –ha señalado– terminó en oración. “Y esta es nuestra seguridad, este es nuestro fundamento, esta es nuestra piedra angular: Jesús que reza por nosotros, Jesús que reza por mí”, ha explicado Francisco.

Cada uno de nosotros puede decir esto: estoy seguro, estoy segura que Jesús reza por mí; está delante del Padre y me nombra. Esta es la piedra angular de la Iglesia: Jesús en oración.

Por otro lado ha insistido que antes de la Pasión Jesús le dijo a Pedro: “Satanás ha pedido poder para zarandearlos como el trigo, pero yo he rogado por ti, para que no te falte la fe”. Y esto que dijo a Pedro, ha explicado el Santo Padre, nos lo dice a cada uno de nosotros.

Finalmente ha asegurado que esto “nos da una gran seguridad”. “Yo pertenezco a esta comunidad, firme porque tiene como piedra angular a Jesús, pero Jesús que reza por mí, que reza por nosotros”, ha señalado.

De este modo ha precisado que “nos hará bien” pensar en la Iglesia, reflexionar en este misterio de la Iglesia. “Somos todos como una construcción, pero el fundamento es Jesús, es Jesús que reza por nosotros. Es Jesús que reza por mí”.

No hay comentarios: