martes, 15 de noviembre de 2016

SANTA MARGARITA DE ESCOCIA (1045-1093)


Primeros años

Margarita (Hungría 1045–+16 de noviembre de 1093) era hija del príncipe inglés Eduardo el Exiliado y hermana de Edgar Atheling, heredero anglosajón a la corona de Inglaterra. Su padre huyó de Inglaterra cuando el rey Canuto de Dinamarca invadió el país. Ágata, su madre, se cree que pudo haber sido hija del rey San Esteban I de Hungría o familiar cercana de Gisela de Baviera, la esposa del monarca húngaro.

Margarita nació durante un periodo convulso de la historia de Hungría. Gobernaba Pedro Orseolo de Hungría, sobrino del fallecido monarca. Una salvaje revuelta pagana sucedió en 1046, cuando Margarita tenía tan sólo un año de edad. Los extranjeros que vivían en Hungría fueron atacados (principalmente germánicos, pues muchos habían acudido a apoyar a Orseolo).

En 1046 fue coronado rey Andrés I de Hungría, quien luchó contra los paganos y reforzó el cristianismo con tal fervor que fue conocido como "Andrés el Católico". Fue en esta atmósfera en la que creció Margarita, lo que muy probablemente la llevó a una vida piadosa y devota a Cristo.

Vuelta a Inglaterra

Se estima que viajó a suelo inglés alrededor de 1057, cuando su familia fue llamada a ocuparse de asuntos sucesorios en Inglaterra. Cuando su tío, Eduardo el Confesor, el rey anglosajón y francófono de Inglaterra, murió en 1066, Margarita ya vivía en territorio inglés. Su hermano, Edgar Atheling, había decidido reclamar el trono vacante.

Cuando Inglaterra cayó en poder del normando Guillermo el Conquistador, la viuda Agatha decidió dejar Northumbria en compañía de sus hijos y volver al continente, pero una tormenta desvió su barco a Escocia, donde buscaron la protección del rey Malcolm III. El sitio donde se cree que desembarcaron se conoce actualmente como St Margaret's Hope (La Esperanza de Santa Margarita), próximo a la villa North Queensferry.

Malcolm era probablemente viudo y se sintió atraído por la idea de casarse con alguna de las pocas mujeres restantes de la familia real anglosajona. El matrimonio entre Malcolm y Margarita, que tenía 24 años, tuvo lugar poco después y fue seguido por numerosas invasiones de Northumbria por el rey escocés, en apoyo de su cuñado Edgar. Esto, sin embargo, tuvo muy pocos resultados.

La familia de Margarita de Escocia

Margarita y Malcolm tuvieron ocho hijos, seis varones y dos mujeres: Edward, asesinado en 1093; Edmundo de Escocia; Ethelred, abad de Dunkeld; Edgardo de Escocia; Alejandro I de Escocia; David I de Escocia; Edith de Escocia, también conocida como Matilde, contrajo matrimonio con Enrique I de Inglaterra; María de Escocia, casada con Alexis Hasink I

Malcolm III, y su primogénito, Edward, fueron asesinados en el asedio contra los ingleses en el castillo de Alnwic, el 13 de noviembre de 1093. Su hijo Edmundo fue el responsable de informarle sobre sus muertes. Margarita exclamó entonces: "Te doy gracias Dios mío, porque al mandarme tan dolorosas noticias me purificas de mis pecados". Margarita estaba enferma y falleció tres días después, el 16 de noviembre de 1093.

Semblante humano y espiritual

Cada día servía el almuerzo a niños huérfanos. En su palacio se atendía diariamente a los pobres y cuando salía por las calles volvía a la casa sin dinero, sin joyas y hasta sin el manto, porque todo lo regalaba a los necesitados.

Su esposo Malcon III era cruel y rudo, pero la amabilidad de Margarita lo fue volviendo amable y caritativo. A sus hijos los educó con mucho esmero en la religión católica.

Costeó la construcción de conventos y templos y organizó una asociación de señoras para dedicarse con ellas a tejer y bordar ornamentos para las iglesias. Se esmeraba en conseguir sacerdotes fervorosos para las parroquias. A su esposo, le pedía que hiciera obras a favor de la Iglesia y de los pobres, y que fuera compasivo con sus enemigos.

Construyó una catedral. Insistía mucho a la gente en el deber de santificar el domingo. En Cuaresma y en Adviento ayunaba cada día.

El pueblo empezó a honrarla como santa y su popularidad ha sido inmensa en Escocia y en otros países. Es recordada sobre todo por su admirable generosidad para con los pobres y afligidos.

Canonización

El papa Inocencio IV canonizó a Margarita en 1251 por su santidad y fidelidad a la Iglesia. Patrona de Escocia.

No hay comentarios: