domingo, 1 de noviembre de 2015

Los santos son nuestra gran familia, por el papa Francisco

— Comentario del papa Francisco: Los santos, que «pertenecen totalmente a Dios», son «nuestra gran familia»

En la fiesta de Todos los Santos, Francisco dijo que “sentimos particularmente viva la realidad de la comunión de los santos, nuestra gran familia, formada por todos los miembros de la Iglesia”, refiriéndose tanto a los que somos todavía peregrinos en la tierra como a aquellos que ya la han dejado por el Cielo.

Francisco se refirió a características esenciales de los santos: “Ellos son personas que pertenecen totalmente a Dios”.

Apoyándose en la imagen del libro del Apocalipsis, que habla del “sello de Dios” (7,2-4.9-14), dijo que “los santos pertenecen a Dios en modo pleno y exclusivo, son una propiedad.

Y preguntó si recordamos que en el Bautismo hemos recibido el “sello” de nuestro Padre celeste y nos hemos transformado en sus hijos, para explicar después que “los santos que hoy recordamos son precisamente aquellos que han vivido en la gracia de su Bautismo, han conservado íntegro el “sello” comportándose como hijos de Dios, tratando de imitar a Jesús”.

El Sucesor de Pedro explicó como segunda característica, que los santos son ejemplos para imitar.

Tanto los canonizados como los “de la puerta al lado” que, con la gracia de Dios se han esforzado por practicar el Evangelio en su vida ordinaria.

Dijo que “imitar sus gestos de amor y de misericordia es un poco como perpetuar su presencia en este mundo… estos gestos evangélicos son los únicos que resisten a la destrucción de la muerte: un acto de ternura, una ayuda generosa, un tiempo dedicado a escuchar, una visita, una palabra buena, una sonrisa… Ante nuestros ojos estos gestos pueden parecer insignificantes, pero a los ojos de Dios son eternos, porque el amor y la compasión son más fuertes que la muerte”.

Francisco pidió que “la Virgen María, Reina de Todos los Santos, nos ayude a confiarnos más de la gracia de Dios, para caminar con impulso en el camino de la santidad”, pidió que le confiáramos nuestro compromiso cotidiano, y le roguemos por nuestros queridos difuntos, “en la íntima esperanza de reencontrarnos un día, todos juntos, en la comunión gloriosa del Cielo”.

+ SOBRE TODOS LOS SANTOS  

No hay comentarios: