sábado, 7 de abril de 2012

Etimología de la palabra “alegría”: del latín: alacer, alacris: que salta de gozo y nada le perturba, es feliz (san Isidoro de Sevilla); rápido, vivaz, animado, con vida. De ahí también las palabras alegre, alegrar y alegro (a través del italiano allegro).