jueves, 15 de octubre de 2015

15 de octubre: Santa Teresa de Ávila, por Celestino Hueso, S.F.


Nuestra Santa de hoy es de las de primera fila, de las importantes. Definitivamente el mundo es de los valientes. ¡Ojo! he dicho de los valientes y no de los violentos, ni de los forzudos, ni de los gritones. El valiente se marca una meta y avanza hacia ella sin detenerse ante las dificultades por grandes que sean.

La peque Teresa de Ávila es así. Con siete años convence a su hermano para que la acompañe a tierra de moros a "ser descabezados por Cristo" ¡Menos mal que los moros no estaban por la labor y falló la jugada!

A los veintiuno se hace monja carmelita. Y lo que ve allí no le gusta nada. El convento aquel parecía el patio de un colegio. Cada monja hacía lo que le daba la gana y tenían tiempo para todo menos para la oración.

"Si la sal se vuelve sosa ¿con qué se la salará?" Los monjes y monjas de clausura son la oración de la Iglesia pero aquellas no se habían enterado.

Teresa con medio fraile (San Juan de la Cruz, que era pequeñito como la Virgen de la Cabeza) metió a todos en vereda. Reformó el Carmelo y la oración y la sabiduría volvieron a la Iglesia.
Tremenda santa la que celebramos hoy.

¡Por cierto! una curiosidad, murió el 4 de Octubre pero la enterraron al día siguiente que fue 15 de Octubre porque esa noche se cambió del calendario Juliano al Gregoriano que es el que utilizamos actualmente.

No hay comentarios: