viernes, 4 de noviembre de 2016

Noviembre 4: SAN CARLOS BORROMEO, por Celestino Hueso, SF.


Si hay un santo con buena estrella es Carlos Borromeo. Doctor en Derecho con 21 años y sobrino del Papa Pio IV fue nombrado cardenal y Secretario de Estado por su sabiduría y dedicación.

Es una lumbrera de la Iglesia pero gasta su vida muy pronto por ayudar a la religión y al prójimo incansablemente. Su programa de vida consiste en orar mucho, trabajar mucho, comer poco y descansar menos aún. A él no le podemos pedir recetas de cocina porque ayuna con mucha frecuencia alimentándose con pan y agua.

Solía decir que a un cura le deben sobrar cosas para hacer en lugar de tener tiempo para perder.

También piensa que no hay que desanimarse nunca por lo que diga la gente; basta obrar rectamente en todo y luego que cada cual diga lo que quiera.

Fundó un montón de escuelas catequéticas y seminarios con unas normas tan sabias que fueron copiadas por medio mundo.

Tiene claro que al rico para pasar por el ojo de la aguja que da al Reino de los cielos le sobran las riquezas, así es que reparte todas sus posesiones, incluso sus muebles y se dedica al cuidado de los enfermos y necesitados.

A los 46 años deja de ser cardenal para convertirse en San Carlos Borromeo.

OTRAS ENTRADAS SOBRE EL SANTO:
"No seas de los que dicen una cosa y hacen otra"
Empezar por uno mismo la reforma de la Iglesia
El obispo que escribía incluso al borde de la muerte  

No hay comentarios: