domingo, 8 de junio de 2014

Hechos 2,1-11, por M. Dolors Gaja, MN.


Hechos 2,1-11
Domingo de Pentecostés, ciclo A,

Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería. Se encontraban entonces en Jerusalén judíos devotos de todas las naciones de la tierra. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma. Enormemente sorprendidos preguntaban: "¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno los oímos hablar en nuestra lengua nativa? Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia o en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene; algunos somos forasteros de Roma, otros judíos o prosélitos; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua."

— Comentario de M. Dolors Gaja, MN

Excepcionalmente, hoy no vamos a comentar el evangelio – precioso y denso en contenido teológico- sino el relato histórico-teológico que nos ofrece Lucas, autor del libro de los Hechos de la Iglesia primitiva, de la venida del Espíritu  Santo sobre la Iglesia naciente.

Pentecostés es una fiesta heredada de la tradición judía a la cual los cristianos hemos dado otro sentido. Para el mundo judío Pentecostés rememoraba y celebraba  originariamente la fiesta de la siega; era la fiesta en que las primicias eran entregadas a Yaveh. Pasó luego a conmemorar la alianza de Dios con el pueblo en el Sinaí y, específicamente, la entrega por parte de Dios de la Toráh o Ley al pueblo de Israel a través de Moisés. Era una inmensa fiesta: una de las tres fiestas anuales de peregrinación a Jerusalén que se celebraban en Israel (ver Ex 23,16).

Estaban todos reunidos en el mismo lugar. Estaban juntos por miedo pero también les unía la esperanza que encarnaba, magníficamente, María. Es cierto que estar en el mismo lugar no significa estar unidos de corazón pero también es cierto que los que se aman se buscan y encuentran. Esta es la primera pregunta que debo hacerme este domingo: ¿permanezco unido/a a la comunidad cristiana? ¿La busco, me reúno con ella?

Un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa. Lucas nos presenta al Espíritu con un símbolo del cual destaca su inaprensibilidad. Nadie puede capturar el viento, nadie lo puede domesticar ni nadie se puede apropiar de él.  El Espíritu es libre y sólo puedo dejarme poseer por él…

Pregúntate: en mi hogar ¿resuena el Viento del Espíritu? ¿O está lleno de ruidos que no me permiten oírlo? ¿Qué hay en mi corazón, qué se agita en él? ¿El Espíritu o ruidos del mundo?

Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se repartían, posándose encima de cada uno.  Otro símbolo inaprensible y universal es el fuego. Tampoco lo puedo domar y tiene gran fuerza. Viento y Fuego son símbolos que están en todas las culturas para hablar de lo Trascendente.

También la luz. Cada cultura o nación, cada grupo humano, establece y crea símbolos propios. Pero algunos son universales y Lucas, que tiene el mundo en el corazón, nos habla ya una lengua universal: Dios es Viento, Fuego…

Como Iglesia ¿sabemos encontrar un lenguaje que toda cultura entienda y haga propia? Cuando hablo de Dios ¿soy inteligible?

El Espíritu se posa en cada uno de manera distinta y nos configura distintos. La Iglesia tiene múltiples carismas. ¿ Qué carisma me siento llamado a vivir? ¿Celebro las diferencias o preferiría una mayor homogeneidad? ¿veo las diferencias como riqueza o como amenaza?

Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras. Sin poder definir al Espíritu tenemos que hablar de Plenitud. El Espíritu es Plenitud, es aquel que nos va revelando y enseñando poco a poco, es el que nos da vida pues es Señor y Dador de Vida. Quien vive en el Espíritu vive una vida plena. Por tanto, nos acercamos al concepto de felicidad.
Y la felicidad es contagiosa, te hace hablar “en lengua extranjera”. Quien vive en el Espíritu ya no hablo según los criterios del mundo (dinero, fama, seguridad, éxito) sino que está en el mundo sin ser del mundo y habla otra lengua, la de Dios.

Cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua. Jerusalén estaba llena de judíos y simpatizantes que celebraban Pentecostés, la fiesta de la Antigua Alianza. Ante estos se presentan los apóstoles y causan asombro. En el fondo nada hay más fascinante  que una persona  que vive en libertad. La libertad auténtica no es una conquista, es Don.
Los siete dones del Espíritu (sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y  temor de Dios) son una magnífica glosa de la Libertad.

Pidamos hoy el Espíritu para todos: ¡Ven Espíritu Santo y renueva la faz de la tierra!

No hay comentarios: