lunes, 7 de enero de 2019

7 de enero: San Raimundo de Peñafort



— Patrón de los abogados

Es el santo patrón de los juristas, del Derecho canónico, de los abogados y de los Colegios de Abogados (Cataluña).

— Entre Peñafort y Barcelona

Raimundo nace en el castillo de Peñafort, cerca de Barcelona, hacia el año 1175. Hijo del señor de Peñafort y de su esposa Sara. Joven, ingresa en la comunidad de la catedral de Barcelona para prepararse al presbiterado.

— Bolonia

Hacia los 30 años de edad se traslada a Bolonia para perfeccionar su conocimiento de las ciencias jurídicas. Allí obtiene el doctorado en derecho civil y eclesiástico. En Bolonia conoce a Domingo de Guzmán así como la vida y misión de los dominicos. Pide a su obispo Berenguer de Palou la creación de una comunidad dominicana en Barcelona.

— Miembro de la Orden de Predicadores

Raimundo vuelve a la capital de Cataluña donde, como eminente jurisconsulto, se dedica a la enseñanza del derecho y es árbitro en pleitos y litigios.

Visita con frecuencia la nueva comunidad de hermanos predicadores. El obispo le nombra canónigo de Barcelona. Raimundo lo acepta consagrándose más al retiro, a la celebración de las Horas y a la docencia. Anhela un estilo de vida más evangélico, por eso, a los 47 años, el viernes santo de 1222, renuncia a la canonjía y entra en la Orden de Predicadores. Opta así por una vida de austeridad y trabajo.

— Colaborador en la fundación de la Orden de la Merced

Los mahometanos encarcelan y torturan a cristianos para hacerlos abandonar su fe. En 1223 colabora con Pedro Nolasco, de quien era confesor, y con el rey Jaime I de Aragón en la fundación de la Orden de Nuestra Señora de la Merced, para liberar a los cristianos cautivos y esclavizados por los musulmanes. Raimundo de Peñafort colabora en la redacción de las Constituciones de la nueva Orden.

— El Código de Derecho Medieval

En 1228 acompañó al legado papal, Jean d'Abbeville, en su visita a los reinos hispánicos para implantar la reforma y decisiones del Concilio de Letrán IV. Con Jean d'Abbeville viajó a Roma en donde alcanzó el rango de capellán y penitenciario (1232) del papa Gregorio IX, quien le encargó la elaboración del Corpus Decretalium o las Decretales, es decir, el Código de Derecho Canónico Medieval. Su publicó en 1234 y junto a los libros posteriores, fue el cuerpo de Derecho canónico que usó la Iglesia Católica hasta la aprobación del Código de Derecho Canónico de 1917.

Como reconocimiento a los servicios prestados, Gregorio IX normalizó la Orden de la Merced, creada por San Pedro Nolasco y apoyada desde sus orígenes por Raimundo de Peñafort. El Papa también quiso premiarle con la concesión del arzobispado de Tarragona, pero cansado y enfermo, lo rechazó para retirarse a un convento, en Barcelona (1236).

Poco tiempo después reinició su actividad. Raimundo parece incansable y colabora en las Cortes de Monzón de 1236, intercede en favor de Jaime I para que no se le excomulgue (1237), favorece la dimisión del obispo de Tortosa y los nombramientos de los obispos de Huesca y Mallorca (reconquistada recientemente); también participa en actividades jurídicas: ejercer de juez o asesor en procesos de herejía y nulidades matrimoniales.

— Tercer Superior General de los dominicos

En 1238, el capítulo general de su orden le confía la revisión de sus Constituciones y en 1239 es elegido tercer general de la orden de los dominicos, sucediendo a Jordano de Sajonia. En ese puesto visita los principales conventos y obtiene bulas papales para el desarrollo de la Orden y la integración de la rama femenina dentro de los dominicos.

En 1240 dimite tras un breve pero intenso período de gobierno, regresando al Convento de Santa Catalina de Barcelona, donde ejerce como inquisidor del Reino y asesor jurídico. Es, además, confesor y consejero del rey Jaime I.

— Pastor y misionero

Raimundo de Peñafort desempeñó una importante acción pastoral y misionera. Fundó un Studium o escuela de lengua árabe en Túnez (1245) y en Murcia (1266) para facilitar la conversión de los musulmanes.

Solicitó a Santo Tomás de Aquino, también dominico, la redacción de un manual apologético, conocido como Summa contra gentiles (1259 - 1261), cuyo fin principal era el de proporcionar argumentos racionales y filosóficos a los predicadores para convertir a judíos y árabes.

— Autor prolífico

Además, es autor de una Summa Iuris Canonici (escrita aproximadamente entre 1218 y 1221), de las Dubitalia cum responsionibus ad quaedam ad Pontificem (primera mitad S. XIII) y de pequeños tratados sobre afinidades y consanguinidades matrimoniales, de casos jurídicos (Summa de casibus poenitentiae) y compilaciones de las Decretales para el uso de los dominicos.

— Muerte y santidad

Falleció el día 6 de enero de 1275 en la ciudad de Barcelona, a los 95 ó 100 años. Se le atribuyen milagros y hechos extraordinarios, de entre los cuales destaca la utilización de su capa como embarcación para llegar a Barcelona desde Sóller. El Concilio de Tarragona de 1279 solicitó su canonización, que aconteció en 1601 por el Papa Clemente VIII, previa beatificación en 1542 por Pablo III.

Su festividad se introdujo en 1671 en el santoral católico para el día 23 de enero, siendo desplazada al 7 de enero (día posterior a su muerte) en 1969.

Sus restos mortales fueron depositados en el Convento de Santa Catalina; en 1838 fueron trasladados a la Catedral de Barcelona. Ocupan la capilla actual desde 1879.

No hay comentarios: