jueves, 8 de diciembre de 2016

MARÍA LA QUE DESATA NUDOS, por M. Dolors Gaja, MN



San Ireneo, a finales del siglo segundo escribió que "el nudo de la desobediencia de Eva fue desatado por la obediencia de María”. Hoy se propaga rápidamente una nueva advocación mariana: la de María que desata nudos...

La historia

A comienzos del siglo XVII, los familiares del Padre Hieronymus, el noble Wolfgang Langenmantel y su esposa, Sofia, comenzaron a tener problemas en su matrimonio. Habiendo alcanzado el punto de considerar el divorcio, se acercaron al Padre Jakob Rem, un sacerdote jesuita, que vivía a 10 km del norte de Augsburgo.

Padre Rem era conocido por su fuerte devoción mariana y su consejo sabio. La pareja hizo cuatro visitas a este sacerdote a fin de rezar con él y recibir su consejo, en un periodo de 28 días. Durante su última visita, el Padre Rem estaba rezando ante la imagen de Nuestra Señora; y en un acto simbólico levantó la cinta blanca de boda y se lo presentó a Nuestra Señora, desatando uno a uno los nudos de la cinta mientras lo hacía. (En esa epoca, era común que en la ceremonia matrimonial la pareja fuera unida y envuelta una cinta blanca simbolizando su unión. Esta práctica aún se conserva en diversas formas y en varias culturas). En el momento que la cinta era presentada a Nuestra Señora, tomó el color de un blanco brillante.

Después de este tiempo de oración y de la intervención de la Santísima Virgen, esta pareja perteneciente a la nobleza, perseveró en su matrimonio y, cesó todo peligro de divorcio.

La pintura que muestra a Nuestra Señora desatando los nudos de una cinta blanca de boda, fue realizada bajo encargo hacia el año 1700, por el Padre Hieronymus Ambrosius Langenmantel, en acción de gracias por su intercesión en su familia.

La advocación de María Desatanudos, se ha expandido eficazamente, particularmente en relación a problemas matrimoniales y familiares. La devoción se ha difundido en todo el mundo, encontrando particular popularidad en Latinoamérica, de donde ha saltado a Canarias.

La propagación

El Papa Francisco tiene especial devoción a María Desata Nudos. El 8 de diciembre de 2011, al presidir la Eucaristía ante esta advocación, destacó que “Dios, que derrocha su gracia para sus hijos, quiere que nos confiemos a Ella, que le confiemos los nudos de nuestros pecados para que ella se los acerque a su hijo Jesús”.


El Papa ha sido un gran difusor de la devoción a la Virgen Desata nudos: La primera imagen de la Virgen Desata Nudos llegó a Argentina en la década del 80 de la mano del entonces sacerdote jesuita Jorge Bergoglio, quien en uno de sus viajes de estudiante a Alemania recogió en la Iglesia de St. Peter am Perlach, Augsburgo, algunas estampas de Nuestra Señora de Knotenlöserin, que en español significa “que desata los nudos”.

La postal que distribuyó monseñor Bergoglio muestra a la Virgen María desatando una madeja de nudos que le acercan varios ángeles. Uno de ellos le alcanza una cinta con nudos grandes y chicos, separados y agrupados. Encargó a la artista Ana Betta de Berti que pintase una imagen de mayores dimensiones. Con la debida autorización episcopal, varios fieles que habían trabajado con él propusieron al párroco de San José del Talar, un templo bonaerense, que le dedicase un espacio en un lateral. Ahora se lo conoce como el Santuario de Nuestra Señora que desata los nudos. Su fiesta de celebra el 8 de diciembre pues María desata el nudo de todo pecado.

No hay comentarios: