lunes, 11 de septiembre de 2017

12 de septiembre: Significado del nombre de María

Estampa con el monograma mariano
y los lirios símbolo de la virginidad

Según san Jerónimo significa: "La Iluminadora". (S. Jeronimo M 1.23.780)
En el idioma arameo significa: "Señora" o "Princesa".
En el idioma hebreo significa: "Bella, Hermosa".

El idioma egipcio fue el primero que utilizó este nombre (Exodo 15,20). Mar o Myr, en Egipcio significaba "la más preferida de las hijas". "Ya" o "Yam", significaba: El Dios verdadero -Yahvé-. Así que MAR-YA o MYR-YAM en egipcio significaria: "La Hija preferida de Dios".

Según los Padres de la Iglesia:

El nombre hebreo de María se traduce por “Domina” en latín; el ángel le da, por tanto, el título de “Señora” (SAN PEDRO CRISÓLOGO, Sermón sobre la Anunciación de la B. Virgen María, 142).

"Y el nombre de la Virgen era María". Digamos también acerca de este nombre, que significa «estrella del mar» y se adapta a la Virgen Madre con la mayor proporción (SAN BERNARDO, Hom. sobre la Virgen Madre, 2).

Estas palabras, "el Señor es contigo", son las más excelsas que se le podían haber dicho. Con razón, pues, el Angel reverencía a la Virgen, por ser Madre del Señor, y Señora por tanto. Y le es muy propio el nombre de María, que en siríaco quiere decir «Señora» (SANTO TOMÁS, Sobre el Avemaría, 1. c., p. 183).

Porque sólo Ella conjuró la maldición, trajo la bendición y abrió la puerta del paraíso. Por este motivo le va el nombre de «María», que significa «estrella del mar»; como la estrella del mar orienta a puerto a los navegantes, María dirige a los cristianos a la gloria (SANTO TOMÁS, Sobre el Avemaría, 1. c., p. 185).

Con razón se la llama «María», que quiere decir «iluminada»: El Señor llenará tu alma de resplandores (Is 58, 11), y significa además «iluminadora de otros», por referencia al mundo entero; y se la compara a la luna y al sol (SANTO TOMAS, Sobre el Avemaría, 1. c., 182).

La palabra María significa en hebreo "estrella del mar", y en siríaco "Señora". Y con razón, porque mereció llevar en sus entrañas al Señor del mundo y a la luz perenne de los siglos (SAN BEDA, en Catena Aurea, vol. V, p. 36).

FUENTE:
Mes de María, P. Eliecer Salesman,
Mes de María, Paulinas.

No hay comentarios: